¿QUIÉN ILUSTRABA LA CIENCIA?

Compartir
¿QUIÉN ILUSTRABA LA CIENCIA?

Dibujo de conexiones neuronales de Santiago Ramón y Cajal

Cuando hablamos en general de Historia (y en concreto de Historia de la Ciencia) es más que probable que la primera imagen que nos venga a la cabeza sean retratos de grandes “científicos”, es decir, representaciones de aquellos prohombres que consiguieron “(re)evolucionar” el conocimiento establecido a partir de sus ideas.Einstein, Galileo, Aristóteles, Lavoisier, Kepler, Darwin, Mendel, Curie… Son sólo algunos de los nombres que nos pueden venir a la cabeza. Y con ellos (sí, mayoritariamente con “ellos”) encontramos sus ideas, extraídas de “mentes brillantes”, ideas recogidas en memorables libros como “Al-Magesto” de Ptolomeo o el “Philosophiæ naturalis principia mathematica” de Newton.


Pero si nos centramos sólo en esta pequeña parte de la ciencia, nos olvidamos de la gran riqueza que ella misma contiene: La Ciencia. La Historia Natural. La Filosofía… El conocimiento ha necesitado de muchas voces para poder transmitirse, de diferentes profesionales que han ido aportando su grano de arena para que la gran construcción que la ciencia representa a día de hoy haya llegado como lo ha hecho.

Nos queremos centrar en uno de estos colectivos. Personas a las que que la historia no les ha dado el protagonismo de las primeras páginas, pero que sin su esfuerzo, sin su dedicación y sin su talento, muy difícil habría sido -por no decir imposible- la transmisión y co-producción de conocimiento: los Ilustradores de la Ciencia. Para hacerlo, nos ayudaremos en gran medida del enorme trabajo realizado por José Maria López Piñero, uno de los pioneros de la Historia de la Ciencia en el Estado y un gran entendedor de cómo de importante es dar visibilidad a la ilustración dentro de la narrativa de la Historia de la Ciencia. Su libro “El grabado en la ciencia hispánica” ha sido uno de los pilares de este proyecto. Por lo tanto, queremos dedicar -en gran en parte- estos posts a su memoria.

Estos ilustradores, muchas veces anónimos, procedían de diferentes campos profesionales para completar o producir un conocimiento en el mundo de la ciencia. Arte y ciencia, por lo tanto, unidos. Dos mundos que en el imaginario colectivo se consideran a años luz, entrelazados. Puede sorprender, pero si seguimos leyendo, si seguimos indagando, si seguimos pensando, veremos que no se puede entender el uno sin el otro. ¿O es que quizás no encontramos perfiles como Leonardo de Vinci que lo confirman?

Pero no nos quedemos otra vez en la superficie de los nombres, profundicemos algo más. Es evidente que una de las maneras más eficaces de hacer circular el conocimiento es mediante los libros que lo recogen. Sólo hay que ver la relación que tuvo la salida de la imprenta en Europa con la explosión exponencial de transmisión de conocimiento. Miles de libros editados, esparcidos por todos los rincones de Europa (y el mundo, que poco a poco se iba “abriendo”). Pero estos libros… ¿Sólo tenían textos? ¿Sólo letras?

Es fácil darse cuenta de que los libros “científicos” (no se puede hablar siempre de ciencia a lo largo de la historia) tenían que ser completados por dibujos, ilustraciones y grabados. ¿O es que alguien se puede imaginar la descripción anatómica de algún órgano sin un dibujo? ¿El anuncio de nuevas especies descubiertas en las Américas sin alguna ilustración de cómo eran? ¿La descripción del mundo microscópico sin grabados de lo que se veía a través del ocular? ¿O la construcción de algún aparato quirúrgico, de algún horno o de instrumentos químicos sin un dibujo detallado de las diferentes piezas?

Dejemos, pues, que esta parte más escondida de la ciencia salga a la luz, y descubramos con ella quiénes fueron las personas que consiguieron reproducir de la manera más precisa posible la ciencia en dibujo: ¡la Ilustración Científica!

Referencias: López Piñero, J. M. (1987), El grabado en la ciencia hispánica. (Madrid: CSIC)

www.illustraciencia.info
www.facebook.com/illustra.ciencia
twitter.com/illustraciencia


Etiquetas: arte, ciencia
Comentarios