Qué son el mosquito tigre, la mosca negra y la avispa asiática y cómo evitar sus picaduras

Compartir
Qué son el mosquito tigre, la mosca negra y la avispa asiática y cómo evitar sus picaduras

La llegada del verano en el hemisferio norte, no solo trae consigo lindos días soleados de playa, sino también los indeseados insectos y sus consecuencias en nuestra salud. Hay tres que están apareciendo cada vez más en distintas regiones, y que, por ser particularmente dañinos, deberíamos saber reconocer.


[También puede interesarte leer: Cómo distinguir las picaduras de diferentes insectos y qué hacer ante cada una de ellas.]     

Entérate de cuáles son, cómo reconocerlos a ellos y a sus picaduras y cómo actuar para no correr peligro.


Aedes albopictus o mosquito tigre

  • La mosca negra (1), también conocida como Simuliidae,  se pueden encontrar en número abundante en arbustos y árboles situados cerca de cursos de agua corriente. Actúan como vectores de enfermedades como la oncocercosis. Mientras pican, inyectan un anestésico, un vasodilatador y un anticoagulante que evitan que la mordedura se note al instante. Posteriormente se produce una fuerte irritación e inflamación de la zona

  • La avispa asiática (2), también llamada Vespa velutina, es de origen chino; se alimenta de insectos pero también de abejas. Son peligrosas para los humanos porque el dolor causado por el picotazo es intenso y agudo, luego deriva en un escozor. La hinchazón se puede atenuar aplicando hielo y vinagre, y las molestias duran varios días o una semana.

  • El mosquito tigre (3), cuyo nombre científico es Aedes albopictus, puede producirse durante el transporte de personas, o de mercancías con restos de agua acumulada como pueden ser neumáticos usados, o plantas ornamentales.  Está incluido en la lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Puede ser vector en la trasmisión de enfermedades como el dengue, fiebre amarilla y chikunguña.

picaduras

Recomendaciones para el uso seguro de repelentes

La American Academy of Pediatrics recomienda:

Lo que se debe hacer:

  • Aplique el repelente de insectos sólo en la parte de afuera de la ropa de los niños y en la piel que queda expuesta. Nota: los productos que contienen permetrina no deben aplicarse en la piel.
  • Los repelentes en atomizador deben usarse al aire libre para evitar inhalarlos.
  • Use sólo la cantidad de repelente necesaria para cubrir la ropa de su hijo y la piel que queda expuesta. El uso de una mayor cantidad de repelente no lo hace más eficaz. Evite volver a aplicar el repelente a menos que sea necesario.
  • Lave la piel de los niños con agua y jabón para quitarle el repelente que le haya quedado cuando regrese al interior de la casa, y lave su ropa antes de que la vuelva a usar. 

Cuando sea posible, además, puedes utilizar repelentes naturales, que no son tóxicos ni nocivos para el cuerpo humano.

    Lo que no se debe hacer:

    • Nunca aplique repelente de insectos a niños menores de 2 meses.
    • Nunca rocíe el repelente de insectos directamente sobre la cara de los niños. En cambio, rocíe un poco en sus manos y luego aplíquelo en la cara de los niños. Evite el contacto con los ojos y la boca.
    • No rocíe repelente de insectos en cortaduras, heridas o en la piel irritada.
    • No use productos que combinen DEET con protector solar. El DEET puede hacer que el factor de protección solar (SPF) sea menos eficaz. Estos productos pueden hacer que se le aplique demasiado DEET al niño porque el protector solar debe volver a aplicarse con frecuencia.

    Fuentes:
    Etiquetas: insectos
    Comentarios