Qué puedes hacer para no sentirte mal si el día anterior dormiste poco

Compartir
Qué puedes hacer para no sentirte mal si el día anterior dormiste poco

Parece que una de las cosas más fáciles del mundo es dormir menos de lo planeado. Tal vez es una nueva serie que no podemos dejar de ver, un día pesado en la oficina, mucha tarea o simplemente procastinar en nuestro celular hasta las tres de la mañana viendo los mismos memes una y otra vez.  




celular

 Los casos varían, pero las consecuencias son las mismas. No podemos concentrarnos al día siguiente, estamos de malas, nos sentimos cansados y si sucede en lunes o martes, lo más probable es que nos cueste toda la semana recuperarnos y sea una de las peores semanas de nuestras vidas.  

Así que si estás en época de exámenes, o si tuviste un problema el día anterior, sigue los siguientes consejos, pero recuerda que no deben ser una rutina, sino algo en caso de emergencia, pues aunque creas que no pasa nada, dormir ocho horas es algo que no se compensa con otras prácticas.  

Despierta a tu hora

alarma

Aunque desees dormir un poco más para regular las horas de sueño, lo mejor es que, aunque te hayas dormido más tarde,  despiertes a la misma hora de siempre y sigas la rutina de todos los días. Tu reloj biológico está acostumbrado a una hora específica, y aunque no hayas respetado el hábito de ir a dormir a la hora que acostumbras, sí espera seguir la rutina en el nuevo día.  

Café con moderación

café

Incluso inhalando el aroma del café, la cafeína puede surtir efecto. Una o dos tazas de café pueden ser la fórmula perfecta para comenzar un día que se avecina como malo. La cafeína interfiere con las señales químicas del sueño, lo que nos hace sentir más alerta y sirve para activar el cuerpo.  

El sol es tu amigo

caminar

Después de aplicar protector solar, intenta que ese día la luz del sol te de más de lo normal. La luz natural puede calibrar tu reloj biológico por el resto del día, así lo dijo Michael A Gardner, investigador de la Universidad de Pennsylvania.  

Mantente hidratado

agua

Todos los días despertamos un poco deshidratados, por eso una de las formas más sencillas de despertar y refrescarnos es con un vaso de agua. Cuando no dormimos bien, hidratarnos sirve para liberarnos de la fatiga. Si desayunas carbohidratos complejos una hora después de despertar también harás que tu propio metabolismo te mantenga activo.   

No te ejercites demasiado

ejercicio

Si tienes una rutina de ejercicio y crees que hacerla te ayudará, estás en lo correcto. A pesar de eso es importante tomarlo con calma y no buscar romper records, incluso es mejor hacer menos ejercicio para no agotar un cuerpo que ya tiene síntomas de estar exhausto.  

Duerme media hora más

Si el cansancio terminó por agotarnos, tal vez sólo queremos llegar a casa y dormir, pero no lo hagas. Lo mejor es sólo darnos entre media hora y una hora extra de sueño, eso es más que suficiente para regular nuestro cuerpo y no terminar por agotarnos más. ¿Te ha pasado que duermes más de lo normal y despiertas más cansado? Es lo que debes evitar.  

La meditación y el yoga pueden ayudarte como el ejercicio, sobre todo si te estiras, pero ten en cuenta que un cuerpo cansado equivale a una mente cansada y puede que eso te cueste un poco más de trabajo, sin embargo si te ha funcionado puedes continuar haciéndolo.

Fuentes:
Comentarios