Qué dice de ti lo que llevas en el carrito de las compras

Compartir
Qué dice de ti lo que llevas en el carrito de las compras

Si eres de los que, en la cola del mercado no pueden evitar mirar de reojo el chango que lleva el de adelante, esta nota es para ti. Hay una frase muy conocida que dice: "somos lo que comemos", pero yo lo ampliaría un poco más y diría que, en verdad, "somos lo que consumimos".


Por eso, cuando vas al mercado puedes percibir, a veces sin mucho esfuerzo, cómo es quien está delante tuyo: si es muy dubitativo, si  es ahorrador, si vive solo, si celebrará una fiesta en su casa, si tiene niños pequeños, si cuida su salud, si piensa en el ambiente, etc. 

[Lee también: 10 consejos para consumir responsable cuando vas al mercado]

¿Qué tipo se ajusta más a ti? 


El/La previsor/a

Si ves caminando por las góndolas a alguien con un lápiz y su lista de papel, seguramente estás frente a alguien previsor. No creas que esto revela una personalidad estructurada: quien tiene pautado qué comprar, posiblemente será quien menos derroche luego porque conoce bien qué es lo que consume. Por lo tanto, el previsor puede ser una persona que esté cuidando el ambiente, y evitando tentarse con las publicidades de los mercados que incitan a consumir aún más de lo que se necesita. 

El/La impulsivo/a

Si ves a alguien que casi sin mirar las etiquetas, ni el precio ni las tablas nutricionales, llena su chango de gran cantidad de productos, posiblemente estés frente a un comprador de este tipo. Si crees que tú también entrarías dentro de esta categoría, ten en cuenta que tomarte un tiempo para saber qué es lo que estás comprando es vital. Ya que, por hacerlo rápido puedes estar llevando cosas que no necesitas y pueden echarse a perder sin que las uses (generando desperdicio de alimentos y derrochando la energía y materias primas que se usaron para generarlas), o bien que no sean tan saludables como necesitas. 

El/La "light"

Si ves que el chango de alguien es casi completamente verde, seguramente estás frente a este tipo de consumidor. Es el que se caracteriza por leer las etiquetas nutricionales con tiempo (puedes ir a otra góndola, volver y quizás lo encuentres en el mismo lugar), seleccionar productos reducidos en grasas u orgánicos certificados. 

Si crees que tú entras dentro de esta categoría quizás puede interesarte conocer cuál es la diferencia entre "light" y "diet", para que las publicidades no te vendan un producto solo por su apariencia; o bien, saber algunas formas en que puedes consumir orgánico sin pagar de más

El/La ahorrador/a

Si ves a alguien en el mercado que compara precios y mira promociones, estás frente a un ahorrador/a. Si piensas que entras dentro de esta categoría debes saber que no siempre los grandes mercados son la mejor opción para comprar. Posiblemente encuentres los productos que necesitas en mercados locales, de mano de productores o pequeños comerciantes que podrán decirte de dónde provienen, de qué están hechos y de qué manera. Así, además, estarás promoviendo la economía local, apoyando a los pequeños productores independientes y ayudando al ambiente, ahorrando CO2 emitido en el transporte que llevó esos productos a las góndolas. 

El/La ocupado/a

Seguramente alguna vez has visto a alguien que lleva en su chango productos congelados, envasados, embutidos, y enlatados. Estás frente al tipo de consumidor ocupado. Posiblemente sea alguien que no cuenta con el tiempo físico para cocinar o intentar hacerlo. Si entras dentro de esta categoría deberías saber que esto, muchas veces, no es lo más saludable que puedes hacer. Podrías estar recurriendo a alimentos procesados o con mucha cantidad de conservantes que podrían hacerte peor que el estrés de preparar tu propia comida, por más simple que sea, o bien escoger comprar viandas caseras en un mercado local. 

El/La obsesivo/a

En el mercado también puedes ver al que tiene en su chango un sinfín de productos de limpieza; uno para cada parte de la casa. Si crees que tú entras dentro de esta categoría debes saber que esto no es necesario, y que incluso hay muchos de esos productos que puedes hacerlos tú sin necesidad de pagar de más y con la posibilidad de prepararlos biodegradables para que no contaminen el agua o el suelo al correr por el desagüe una vez que los uses. 

¿Qué otro tipo has visto y sumarías? 

Etiquetas: chango, supermercados
Comentarios