¿Qué alimentos podemos consumir para mantenernos hidratados en invierno y en verano?

4.0K
¿Qué alimentos podemos consumir para mantenernos hidratados en invierno y en verano?
4.0K

A pesar de que estamos hechos de agua, nuestro cuerpo elimina más de lo que se ingiere a diario. Por eso, es necesario que nos mantengamos hidratados. La mejor manera de hacerlo es bebiendo agua. Sin embargo, existen alimentos que nos aportan un gran porcentaje del agua que necesita nuestro organismo y ayudan a mejorar el tránsito de nuestros riñones. A su vez, es muy importante que tratemos de consumir la menor cantidad posible de sal, ya que la misma nos hace más propensos a la retención de líquidos.


Según la estación del año y el clima,  se nos hace más fácil consumir cierto tipo de alimentos. En verano elegimos alimentos frescos y livianos. En cambio, en invierno preferimos platos calientes y más calóricos. 

Descubre en este artículo cuáles son los mejores alimentos para mantenernos hidratados tanto en invierno como en verano.


En verano: frutas


Son frescas y livianas  y sin duda son la mejor opción para cuando sube la temperatura. En verano solemos perder mucho más líquido a través del sudor. Por eso, debemos prestar atención a nuestra alimentación para no deshidratarnos.

Manzanas 
Aunque no lo parezcan, un 84% de su contenido es agua. Además, ayuda a reducir el colesterol, previene el cáncer y por la cantidad de fibra que contiene, ayuda a combatir el estreñimiento.

Sandía
Contiene más del 90 % de agua y muy pocas calorías por su bajo aporte de hidratos de carbono. Son sabrosas y frescas, ideales para los días de intenso calor.

Melón
Contiene un 92% de agua y casi no aporta calorías. Es una fruta muy fresca, dulce y con grandes propiedades de vitamina E y A.

Fresas
Un 91% de su composición es agua. Tiene un bajo contenido de sodio. Además poseen fenoles, un compuesto químico que, entre otras cosas, funciona como anti inflamatorio natural.

En invierno: sopas, caldos y vegetales cocidos


Sin bien las frutas son grandes amigas de la hidratación y suelen ser buenas compañeras durante el verano, suelen ser más difíciles de consumir en invierno. Sin embargo, no debemos descuidar nuestra hidratación en esta estación. Es recomendable que, además del agua e infusiones, incorporemos  alimentos que nos hidraten. 

Cuando hace frío solemos dejar la fruta más de lado y elegimos platos calientes y un poco más calóricos. Las sopas, los caldos y los vegetales cocidos son una buena opción para combatir el frío, cuidar nuestra salud y evitar deshidratarnos.



Sopas y caldos
Tienen un gran efecto hidratante y calórico en el cuerpo. Nos aportan calma y nos brindan una sensación de bienestar y calor al consumirlas. Cuantos más vegetales incluyamos, más nutrientes vamos a tener en nuestra comida. Una buena opción para aumentar el sabor es incluir especias como el jengibre, la pimienta o la canela. Suelen ser una opción económica y además al ingerirlas aprovechamos al máximo sus propiedades: los nutrientes que pierden los vegetales, quedan en el caldo que bebemos.

Espárragos
Contienen 95 % de agua y por esa razón son diuréticos naturales. A la vez, poseen muchos nutrientes, son fuente de fibra y ácido fólico. Este último es ideal para las embarazadas ya que les da fuerza y ayuda a prevenir embarazos defectuosos.

Acelga
Contiene más de un 90% de agua. Puede comerse cruda en ensaladas o cocida en diferentes variedades. Aporta grandes cantidades de vitaminas A, B, C, E y K. Es rica en minerales y fibra.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Hoy
Comentarios