Proyecto en Cerro Tecana, la apuesta al ecoturismo y cultura ambiental

123
Proyecto en Cerro Tecana, la apuesta al ecoturismo y cultura ambiental
123

Cerro Tecana en Santa Ana de aproximadamente 300 metros de altura. Su principal distintivo es una cruz blanca de 18 metros ubicada en la cima. Foto por Julissa Menjívar

La siembra de más de 1,000 árboles está proyectada para inicios de invierno acompañadas de convocatorias a nivel nacional y talleres eco-ambientales en la zona.


Por Julissa Menjívar y Josué Mejía

La iniciativa de un grupo de jóvenes santanecos busca proteger el medio ambiente en Santa Ana. Sus sueños y deseos están centrados en la apuesta por reforestar y hacer un atractivo turístico al cerro Tecana.

A 20 minutos del centro de Santa Ana, sobre la carretera antigua a San Salvador y San Pablo Tacachico se puede observar los aproximadamente 300 metros de altitud que posee dicho cerro. Desde arriba se obtiene una vista de toda la ciudad, otros cerros como Montecristo y Guazapa; y de volcanes como el de Santa Ana, Boquerón y Chinchontepec.

“Es un lugar verdaderamente estratégico para que el turismo de Santa Ana crezca y se promueva el cuido del medio ambiente”, aseguró el presidente de ‘Un pulmón más’, Caleb Padilla.

La iniciativa de “Un pulmón más”, ONG compuesta por jóvenes entre las edades de 15 a 28 años, surge en septiembre de 2015. En marzo de este año, para la primera fase del proyecto, logaron convocar a una masiva cantidad de personas interesadas en rescatar los recursos forestales del cerro Tecana.

Según el Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) 2015, presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la cobertura forestal para el año 2012 era de 13.4% del territorio salvadoreño.

Dicho informe advierte que se necesita de una cultura ambiental en El Salvador para garantizar el manejo sostenible de los recursos forestales. Entre 1990 y 2012 la reducción del área forestal ha sido del 26.2%. La reducción surge como consecuencia de incendios forestales, tala de árboles, uso de agroquímicos y cambio climático.

Es por eso que el proyecto ‘Dale vida al Tecana’ intenta reforestar y lograr una concientización de las personas sobre la importancia y mantenimiento de la flora en el lugar.

“El mayor obstáculo que tenemos es la propia cultura que hay en El Salvador. Por ahorita no se tiene una cultura ambiental. Todo se ensucia, todo se deforesta y no hay una conciencia en la gente”, expresó Padilla.

El proyecto abarca cuatro fases. La primera comprendió actividades de limpieza, pintura y caminatas. La segunda incluye estudios ambientales, tipos de suelo, tipos de árboles que se pueden sembrar, tiempos de siembra y tratamientos. Además de intervenciones arquitectónicas para que el lugar sea atractivo para niños, jóvenes y adultos. En la tercera fase corresponde la siembra de más de mil árboles y la recuperación del río Molino a un costado del cerro. La última fase será crear un mirador e iluminar el cerro.

El Tecana de los lugareños

Los pobladores recuerdan cuando el cerro era completamente verde allá por los 90’s. Pero la falta de cuidado y la tala de árboles generaron un deterioro del mismo. Asimismo, dicen estar entusiastas por una cultura ambiental más integral en la zona.

“Es un símbolo de la ciudad. Desde que nacimos lo hemos visto ahí y hemos visto como se ha ido deteriorando, como se ha ido deforestando. El proyecto es para la ciudad. A la gente le interesa participar”, explicó Padilla.

Asimismo, el incremento del turismo traería beneficios para los habitantes del cerro. Por el momento, cada actividad desarrollada en esta primera fase, ha permitido que lugareños tengan iniciativas de colocar puestos de alimentos y bebidas para los visitantes.

“La comunidad está muy contenta porque ve también una oportunidad de desarrollo, de ingresos para ellos. Estamos trabajando en un ganar-ganar para todos”, afirmó la directora de Talento Humano de la ONG, Ángela López.

Leonardo Linares ha vivido en el cerro desde hace más de 25 años. Señaló que el proyecto traerá beneficios para el medio ambiente, la salud y para la economía en la zona. “La gente saca su venta para los que vienen. Es muy bueno, esto beneficiará bastante”, comentó.

En cuanto a inversión, no se cuentan con cifras estimadas. Según Jaqueline Aparicio, encargada de la oficina municipal de turismo, parte del éxito del proyecto es porque todo ha sido de forma voluntaria. Por el momento, el atractivo son las caminatas al cerro. Las cuales también serán promovidas a turistas extranjeros. Aparicio señaló que en temporadas bajas reciben aproximadamente a 200 extranjeros.

Otras iniciativas

La ‘Política Forestal para El Salvador 2011-2030’ de la Dirección General de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), pretende revertir el deterioro de los recursos forestales en El Salvador.

La normativa contempla el manejo sostenible de los bosques productivos, restauración de ecosistemas forestales, garantizar la inversión privada en medio y largo plazo.

En el inicio de la primera fase del proyecto, también se pintó la cruz. En la fotografía se observan el deterioro ocasionado por la deforestación. Foto por Julissa Menjívar
Comentarios