¿Por qué observar aves?

199
¿Por qué observar aves?
199

Mayan Birds

Alguien podría pensar que observan aves los que no tienen nada que hacer. La realidad es al revés, observan aves personas muy ocupadas que aman la naturaleza pero que desean bajarle revoluciones al estrés, relajarse. Mientras dan rienda suelta a su curiosidad, combinan ciencia y paciencia; sus ojos y oídos aprecian las maravillas de la naturaleza.


Guatemala tiene la suerte de contar con una densa biodiversidad. En América Latina solo es superada por Europa. Contamos con más de 700 especies de aves, entre residentes y migratorias (aquellas que vienen a estar con nosotros unos 4-6 meses del año, entre noviembre y marzo-abril). Las aves migratorias vienen huyendo de la escasez de comida y de los serveros climas. Aquí hay aves de todos los tamaños, colores, cantos y costumbres, algo que varía según van creciendo.

En Guatemala existen muchos sitios y biomas para la observación de aves. Los alrededores del lago de Atitlán son un paraíso para el birdwatching. Aquí hay por lo menos 150 especies en los aires y dentro de las ramas de nuestros árboles. En Uxlabil tenemos un par de años de haber empezado a inventarirar las aves de nuestro entorno. Uno de nuestros colaboradores (Juan Chocoy) es un guía bien capacitado y buen conocedor del área; contamos con binoculares para observar aves y una cámara que nos permite filmarlas y fotografiarlas; hemos elaborado una guía y un checklist. Esto y mucho más dentro de nuestro proyecto Mayan Birds. 

Los colibrís (hummingbirds en inglés, tzununen en tz´utujil) abundan en número y en variedad de especies (unas diez); su tamaño puede ser tan pequeño como la mitad de un dedo meñique. Ellos se alimentan de la miel que producen las flores, y con ese alimento se cargan de energía para mover sus alas más rápido que un helicóptero. En el extremo opuesto de tamaño tenemos los patos que nadanpor el lago y un ave en peligro de extinción, el pavo de cacho (Horned Guan) en la parte alta del volcán San Pedro.

Hemos diseñado diversos tours de observación de aves, uno dentro del lago y tres en los alrededores de San Juan. Participe en uno de ellos entre 5:00 y 9:00 de la mañana y luego tenga un sabroso desayuno. Se camina despacio, haciendo el menor ruido posible para no disturbar las aves, vestidos con colores verde o beige y con zapatos cómodos. El color y tamaño de las plumas, la cabeza, el pico, las patas y el sonido de su canto son cruciales para saber qué ave solicita nuestra atención. El guía nos ayudará a identificarla y nos contará sobre su comida y costumbres. Se trata de una experiencia maravillosa que nos dará la satisfacción de prestar ojos y oídos a la armonía de la naturaleza.

Organice su viaje, pregunte en Recepción. Enriquecerá su vida, la sensación de que estamos rodeados por maravillas naturales. No perderá el tiempo.

Comentarios