¿Por qué es importante reciclar? Te explicamos 5 razones

133
¿Por qué es importante reciclar? Te explicamos 5 razones
133

Basura en nuestros océanos, ríos llenos de desperdicios, ciudades cuyo aire es irrespirable… Nos sobran los motivos, ¡pongámonos en marcha!


Reciclar es una de las actividades cotidianas más sencillas y gratificantes que podemos llevar a cabo. Tanto, que puede participar cualquier miembro de la familia, incluso los más pequeños de la casa. Es un ejemplo de responsabilidad social y cuidado del medio ambiente. ¿Lo practicas?

A pesar de que el ser humano es el responsable de producir una gran cantidad de residuos, parece que a veces aún nos resistimos a reciclar. Así lo único que logramos es perjudicarnos a nosotros mismos y al medioambiente, tanto en el corto plazo como en el futuro de los que vendrán. Este pequeño gesto, que forma parte de practicar el consumo responsable, hará que nuestras generaciones futuras puedan disfrutar de un planeta verde y azul.

DESCARGA GRATIS LA GUÍA consumo responsable

5 razones que muestran por qué es importante reciclar:

Todas las ciudades de nuestro país ponen a nuestra disposición contenedores donde podemos introducir cada residuo, ya sea orgánico, papel, plástico o vidrio. También existen puntos limpios donde llevar objetos como electrodomésticos o maderas. Países como Alemania y Suecia, conscientes de la importancia de reciclar, han puesto en práctica diversos métodos para incentivarlo. El impacto del reciclaje es muy profundo, aquí te nombramos 5 de las razones por las que sería bueno que lo practicásemos todos:

1. Ahorramos energía y luchamos contra el cambio climático

- Si reciclamos reducimos el trabajo de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas, lo que conlleva una disminución importante del uso de la energía necesaria para llevar a cabo estos procesos.

A menor consumo de energía, generamos menos CO2 y reducimos el efecto invernadero. Es decir, que reciclar en casa supone ayudar al planeta y contribuir a luchar contra el cambio climático.

2. Usamos menos materias primas

Si reciclamos el vidrio, el papel o el plástico ya no hay necesidad de hacer uso de tantas nuevas materias primas para fabricar productos.

De este modo ahorraremos una cantidad importante de recursos naturales y conservaremos, entre otras cosas, nuestros bosques, los llamados pulmones del planeta, cuyo trabajo es fundamental para descontaminar el ambiente.

3. Fabricamos nuevos productos

A través del reciclaje se crean nuevos productos. Aunque nunca te hayas parado a pensarlo, hay objetos cotidianos que nacen a partir del reciclaje. Muchas cajas de zapatos tienen su origen en los tetrabriks, una llanta de neumático se puede fabricar con esas mismas latas de refresco que guardas en tu frigorífico, y ese forro polar que tanto te abriga tiene su origen en las botellas de plástico PET. Ten en cuenta que estos productos necesitan menos agua y energía, y generan menos contaminación durante su proceso de elaboración.

Hay muchas empresas que han puesto en marcha el ecodiseño con el objetivo de diseñar pero respetando el medio ambiente. Incluso reutilizan objetos tan diversos como las señales de tráfico o los neumáticos y les dan un uso totalmente distinto.

4. Creamos puestos de trabajo

Reciclar en casa supone preservar el medio ambiente y algo tan importante como ayudar a la creación y al mantenimiento de puestos de trabajo. Porque el proceso de reciclaje de residuos necesita de empresas y personas trabajadoras que recojan los distintos materiales y los clasifiquen.

En España disponemos de Ecovidrio y Ecoembes, entidades sin ánimo de lucro que puede que conozcas por sus activas campañas de sensibilización hacia el reciclaje. Ecovidrio se encarga de la gestión del vidrio, mientras que Ecoembes se ocupa de los plásticos, latas y briks.

5. Preservamos el medio ambiente

Si reciclamos, la industria contamina menos el aire al reducir la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero, protegemos nuestros suelos porque los residuos van al lugar correspondiente y no se acumulan en las aguas de nuestros ríos y mares. Al usar los residuos orgánicos para el compostaje de nuestros jardines o cultivos, evitamos los fertilizantes químicos.

También estamos protegiendo nuestros acuíferos y preservando el hábitat natural de muchas especies. ¿Eras consciente de las consecuencias de un acto tan cotidiano como el reciclaje de los materiales que ya no utilizamos?

Para introducir a los más pequeños de la casa en el hábito del reciclaje, propónles aplastar las botellas de plástico, los briks de leche y los paquetes de cereales y galletas. Les involucrarás en las tareas domésticas y aprovecharás al máximo el espacio disponible en casa. Si quieres saber cómo puedes animar a los niños y niñas a reciclar, te recomendamos la guía gratuita “Manualidades para niños y niñas“.

¡Súbete al carro del reciclaje: todo son ventajas!


Comentarios