Por qué cada vez somos más resistentes a los antibióticos

Compartir
Por qué cada vez somos más resistentes a los antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que se usan para tratar las infecciones bacterianas, y es muy común que sean recetados por los médicos ante una consulta. 


Pero las bacterias mutan y se vuelven farmacorresistentes mucho más rápido. ¿Por qué?  Por su uso extendido, generalizado e indebido (incluso sin receta médica); y también por las fallas en la prevención y control de las infecciones. 

 ¿Cuál es el problema de esto? Que pueden causar que infecciones como la neumonía o la tuberculosis se vuelvan más difíciles de tratar; que las internaciones se hagan más extensas; que aumenten los costos médicos (fármacos más costosos, y mayor carga económica para las familias); y que aumente la tasa de mortalidad.

Esto quiere decir que el mundo podría llegar a una era post-antibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores podrían causar directamente la muerte. Además, si no se tienen antibióticos eficaces, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las intervenciones quirúrgicas se volverán mucho más peligrosas.

[Quizás también te interese leer:  El poderoso antibiótico natural que elimina virus, hongos y bacterias]


Esto puede afectar a cualquier persona de cualquier lugar del mundo, por la misma circulación de ellas de un sitio a otro. Por eso, se ha vuelto, para la OMS, "una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo".  En el mundo, de acuerdo a un informe del gobierno británico, son cerca de 700.000 las personas que mueren por año a causa  de infecciones resistentes a los antibióticos. Si todo sigue igual, esta tasa aumentará a 10 millones anualmente en poco más de tres décadas.

Además, no es solo una cuestión de nosotros, los humanos. Muchos de antibióticos se usan para asegurar una mejor salud de los animales criados para alimento; pero, las bacterias que también desarrollan resistencia en ellos terminan infectando a las personas a través del contacto con los animales, o mediante los alimentos.

[Quizás también te interese leer:  Descubren proteínas en la miel de abejas que son más potentes que los antibióticos]

¿Qué podemos hacer?

Para prevenir y controlar esta resistencia, la OMS recomienda:

  • Tomar antibióticos solo cuando los prescriba un médico certificado.
  • No pedir antibióticos si los médicos dicen que no es necesario.
  • Seguir las indicaciones médicas cuando se toman.
  • No usar antibióticos que le sobraron a otros.
  • Lavarse bien las manos, cocinar en buenas condiciones higiénicas, evitar el contacto íntimo con enfermos, cuidando la seguridad en las relaciones sexuales y manteniendo las vacunaciones al día.
Es importante que cambiemos nuestros hábitos. Si seguimos como hasta ahora, esto será una verdadera amenaza a la salud de todo el mundo. ¡No te automediques! 

[También puedes leer: 15 plantas con acción antibiótica y antiviral]

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
OMS
Etiquetas: antibiotico
Comentarios