Pensás a veces en nuestro planeta?

Compartir
Pensás a veces en nuestro planeta?

Pensás a veces en nuestro planeta?


  Todos los días nos despertamos, vamos al baño, desayunamos, nos trasladamos, compramos cosas, utilizamos otras cosas, y luego volvemos a nuestras casas.

 Y qué fue lo que cambió al final del día? Que estamos más viejos, sí. Pero también que de alguna u otra manera afectamos a nuestro planeta: utilizamos electricidad, utilizamos agua y utilizamos gas, de forma directa. Pero también de forma indirecta con cada acción que realizamos: cada alimento que nos llevamos a la boca demanda para ser producido grandes cantidades de agua, de energía (electricidad, combustible, etc) y materias primas.

 Al transportarnos es igual. Y de igual manera con cada objeto que compramos y/o utilizamos (ropa, cosas para la casa, elementos para divertirnos, y tantos otros). Lo que nunca nos pusimos a pensar es que con cada acción nuestra le estamos quitando algo a nuestro planeta. La Tierra no es infinita, ni tampoco lo que está sobre ella: los minerales, el agua, los combustibles.

 Hay un experimento que todos podemos hacer por internet, se llama HUELLA ECOLOGICA, y nos dice a cada uno de nosotros cuántos planetas necesitaríamos si todas las personas vivieran como vos…es muy gráfico, hasta impactante.  

Y por otro lado, todo el tiempo estamos descartando cosas: restos de comida, envoltorios, objetos, prendas, accesorios que ya no nos sirven o no queremos. Nuestros padres o abuelos solían usar envases recargables, los artefactos y los muebles se reparaban. Los materiales eran nobles y duraderos, a veces por generaciones.

 Pensaste cuál es la vida útil de un Smartphone hoy en día? 3, 4 años? Cada cuánto solemos cambiar el modelo de auto? Cuántos años tiene el mueble más viejo de tu casa?

 Desde la Revolución Industrial las personas comenzamos a consumir cada vez más. Se inventaron muchas cosas para hacer nuestra vida más fácil, esforzarnos menos y estar más cómodos. Pero al mismo tiempo comenzamos a vivir de manera más acelerada, a tener la atención afuera en lugar de ver lo que sucede dentro nuestro.

 Lamentablemente no podemos continuar con este estilo de vida. Ya no es una elección: El planeta está sufriendo nuestro mal uso y lo está mostrando día a día de diferentes maneras: terremotos, sequías, inundaciones, tornados.

 Lo bueno es que todos podemos hacer algo. Ahora mismo, sin que te cueste demasiado: Mirá a tu alrededor. Seguramente hay luces que podrían estar apagadas. Artefactos eléctricos que pueden desenchufarse. Llamas piloto encendidas innecesariamente. Canillas que gotean. Ropa que podemos regalar.

 También podés: clasificar los residuos, elegir elementos más sustentables, como luces Leds, pilas recargables, combustible ecológico. Y en el día a día, mejorando algunas de nuestras actividades diarias: Cerrar la canilla al cepillarte los dientes, ducharte en 5 minutos, usar menos el auto, comprar productos locales, estar más tiempo en la naturaleza, realizar actividad física, comer de manera más natural. Lo importante es tomar conciencia, de la realidad y de nuestro poder para cambiarla. Y de esta manera, de a poco comenzaremos a ver los resultados.
 
Arq Dardo Agustin Gutierrez
Arquitectura ecológica 

Etiquetas: casa de madera
Comentarios