Delicioso y saludable pastel de cacao sin cocción

Lu B. por
1
13.6K
Delicioso y saludable pastel de cacao sin cocción
13.6K

Los sabores equilibrados de este pastel hacen que sea dulce sin ser empalagoso. Además, para que no sea de digestión pesada, la base está preparada coco rallado. Date el gusto de comer algo rico, sano, preparado con ingredientes naturales y sin procesar. La receta es apta para veganos.


Beneficios nutricionales de los ingredientes

El coco rallado es rico en fibra, favoreciendo así el tránsito intestinal. Además, ayuda a regular el colesterol y la presión arterial, al mismo tiempo que controla el azúcar en sangre. Contiene calcio, fósforo y magnesio y ayuda a prevenir las enfermedades del aparato digestivo. 

El aguacate también aporta fibra y regula el colesterol "malo", protegiendo asimismo el corazón. Tiene un alto contenido de antioxidantes, vitaminas A, C y E, potasio, hierro, magnesio y fósforo. Además, favorece el funcionamiento renal y ayuda a mejorar la piel y el cabello.

Los dátiles contribuyen a la salud del aparato respiratorio y, dada su gran cantidad de hidratos de carbono, tienen propiedades vigorizantes. Ayudan a relajarse, dormir mejor y reducir el estrés. Contienen muchos minerales, como calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, cinc, manganeso, cromo, cromo, cobre y yodo; y vitaminas A, D, B1, B2, B3, B9 y C.

Ingredientes

Para la base

  • 2 tazas de dátiles remojados la noche anterior
  • 1 y 1/2 tazas de coco rallado
  • Una pizca de sal
  • Agua del remojo de los dátiles si fuera necesario

Para el relleno
  • 2 tazas de dátiles remojados la noche anterior
  • 4 aguacates (paltas) maduros
  • 4 cucharadas de cacao puro
  • 1/2 taza de aceite de coco (es opcional, hace que la crema quede más consistente y sólida)
  • 1 cucharada de vainilla triturada o esencia
  • Agua del remojo de los dátiles si fuera necesario

Preparación

1. Coloca todos los ingredientes de la base en una procesadora de alimentos. Mezcla hasta formar una pasta en la que los ingredientes queden bien unidos. La preparación deberá pegarse a los dedos, sin desgranarse.

2. Una vez lista, colócala en un molde desmontable. Aplánala con las manos o con una espátula. No deben quedar huecos. Al terminal, métela en la nevera mientras preparas el relleno.

3. Para la crema, bate todos los ingredientes hasta obtener una textura cremosa y fina, sin grumos. Prueba para asegurarte de que no falte ningún sabor, más cacao o más dulzor. Cuando esté lista, viértela sobre la base. Acomódala con una espátula haciendo movimientos circulares para que quede plana.

4. Una vez terminado, refrigera por 3-4 horas o en el congelador por 1 hora. Para desmoldar, pasa un cuchillo por el borde interno para despegar un poco la crema.

Fuente:
Comentarios