Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Salud

Para tener éxito, empieza por eliminar la palabra sacrificio

Un cambio sencillo que te impulsará a donde quieras llegar.

Salud

Para tener éxito, empieza por eliminar la palabra sacrificio

Un cambio sencillo que te impulsará a donde quieras llegar.

Daniel Colombo

04/09/2017

Para tener éxito en cualquier aspecto de la vida hay algo muy sencillo que debes empezar a hacer desde ahora mismo: elimina la palabra sacrificio para siempre. Quítala de tu diccionario verbal, mental y emocional.

Reemplázala por “esfuerzo”: este sí es el término adecuado para todos los que desarrollan y obtienen su éxito.

Piensa esto: el sacrificio es más mental. ¿Eres consciente de que te dices muchas más cosas al ejecutar tu plan? El esfuerzo implica un mayor compromiso emocional, y, si lo sabes gestionar asertivamente, te acerca más rápidamente al resultado.

Si buscas en el diccionario hallarás múltiples definiciones de sacrificio; desde ofrendas de vidas humanas a una deidad superior, hasta el tortuoso andar por la vida si quieres obtener algo a cambio.

Para que puedas empezar a reemplazar esta palabra tan nociva y frecuente en el lenguaje cotidiano y en los pensamientos, debes saber que cuando te enfocas en “sacrificio”, las cosas se hacen por una obligación que te has impuesto.

Al hacerlas por obligación te cuestan mucho más, y generalmente no son gratas para ti. No las disfrutas: es más, hasta puedes odiarlas.

El sacrificio es lento, pausado, cansador, te agota y te deja con muy poca energía creativa e innovadora.

La actitud superadora: esfuerzo

Con tu enfoque puesto en el esfuerzo, las acciones se realizan por un compromiso que has adquirido contigo mismo. Tu actitud cambia de raíz.

De por sí esto le da un gran significado, ya que tiene un componente de entrega emocional mucho mayor que la del simple sacrificio.

Al poner todo de tu parte para lograr un resultado mayor, el entorno contribuirá y facilitará el proceso mientras tú haces la parte que te toca: no se trata de quedarte sentado esperando que las cosas sucedan.
En el esfuerzo hace falta que te mantengas en movimiento permanente. Sólo así empezarás a recibir el fruto del resultado de tu inversión en energía, pasión, ganas, entusiasmo, optimismo, visión a mediano y largo plazo, y esas ansias internas de ver tus realizaciones en la vida.

El esfuerzo es un gran paso en tu desarrollo individual. Requiere de mucho temple, de seguir adelante y levantarte cada vez que te caes.

En el sacrificio, las personas suelen lamentarse y quejarse por algún “designio divino” que les trajo “semejante maldición” -esto es textual de lo que escucho cotidianamente en un alto porcentaje de personas infelices-.

En el esfuerzo, las personas valoran su desempeño individual, y cada pequeño paso y logro, es el trampolín hacia algo mayor. Saben de corazón que están construyendo un proyecto de vida superador, de lo que sea y haga sentido para ti.

El esfuerzo induce tu productividad, te lleva adelante automáticamente, te mueve de dónde estás y hace más liviano el camino. El sentirte mejor es, en sí mismo, una gran recompensa temporal mientras te sigues moviendo.

Al estar comprometidos con su desempeño, el esfuerzo es más llevadero, por cuanto hay un propósito, que, además, se va visualizando casi microscópicamente. Vas percibiendo en forma tangible el avance, paso a paso.

La invitación es a cambiar tu mapa mental. Un mapa es el que define tu ruta y tu destino en cualquier cosa que quieras lograr. Empieza por hacer higiene verbal, ecología mental y sustentabilidad en tus acciones, siendo congruente entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces.

Sólo así estarás conquistando eso que tanto anhelas, con la cuota apropiada de esfuerzo diario en rumbo directo.

Si sigues encerrado en el sacrificio, estarás más metido en el fondo de un pozo, con sentimientos negativos permanentes y sin poder ver las señales de la pálida luz arriba de ti.

Recuerda: todo tu éxito empieza en tu mente, no en el afuera. Hazte responsable al ciento por ciento de toda tu vida. Es tu elección.

El esfuerzo es la llave para que consigas lo que deseas y por lo que vienes trabajando tan arduamente. Te mereces este enfoque para hacer más liviano el camino.

Sobre el autor: Daniel Colombo es Master Coach Internacional especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; autor de 21 libros y comunicador profesional

www.danielcolombo.com
SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER http://danielcolombo.com/pages/contact-alternative/ 
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube.com http://www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/danielcolombo


Otros

Entretenimiento

Por qué el éxito depende del amor propio

El amor propio es lo que te llevará lejos, no lo pierdas de vista.

Salud

Ritual de Primavera y Magia Femenina

Un post de Alejandra León Quieres ver el video de este post, haz click aquí Quienes me conocen saben que soy de rituales, actos psico mágicos y mucha magia. Este fin de semana estoy con los rituales de la entrada a la primavera, y a pesar del frio...

Entretenimiento

Las 7 leyes del éxito de Deepak Chopra que te llevarán a donde quieres estar

Conoce estas premisas y aplícalas en tu vida para ser exitoso.

share