¿Para qué sirven las emociones negativas? La ciencia lo explica

Compartir
¿Para qué sirven las emociones negativas? La ciencia lo explica

Los nexos entre la inteligencia emocional y el mal humor han sido ampliamente documentados, varios estudios apuntan a que las emociones negativas causan mayor impacto que las positivas.


Según un estudio de la Universidad de Amsterdam, las malas emociones, los malos padres y la mala retroalimentación tienen más impacto que los buenos, y la mala información se procesa más a fondo que la buena. El yo está más motivado para evitar malas autodefiniciones que para perseguir las buenas.

Las malas impresiones y los malos estereotipos son más rápidos de formar y más resistentes al cambio que los buenos.

Las malas emociones tienen más impacto que las buenas

¿Cómo afrontar el mal humor?

Según la Universidad de Harvard, estas son algunas recomendaciones para encarar el mal humor:  

1. Utiliza la respiración


La respiración puede ayudarte a lograr una condición fisiológica llamada coherencia, lo que conduce a mejorar la claridad mental, el enfoque, la estabilidad emocional y la toma de decisiones. Durante la coherencia, las ramas simpática (aceleración) y parasimpática (ralentización) del sistema nervioso autónomo están trabajando en reciprocidad.  

2. Activa el sentimiento positivo 

Con la respiración controlada, comienza a concentrarte en una persona, lugar o cosa que realmente aprecias y / o estás agradecido. Asegúrate de reactivar los sentimientos reales que provocan en ti. Considera el uso de señales visuales y táctiles (por ejemplo fotografías, dibujos, objetos especiales, cartas) y estímulos externos como la naturaleza y la música para profundizar el sentimiento.  

3. Replantea el pensamiento 

A continuación, hazte una o más preguntas para evaluar tu pensamiento actual y te ayudará a decidir si diferentes pensamientos pueden ser más beneficiosos en tu situación. Aquí hay algunas sugerencias:      

  • ¿Qué otra opción es posible aquí?    
  • ¿Cuál es la oportunidad en esta situación?    
  • ¿Qué realmente importa en este momento?

La falta de sueño nos hace estar más estresados, enojados, tristes y mentalmente agotados

El sueño también afecta el humor

Después de una noche de insomnio, puedes estar más irritable, de mal genio y vulnerable al estrés. Una vez que duermes bien, tu estado de ánimo a menudo vuelve a la normalidad. Los estudios han demostrado que incluso la privación parcial del sueño tiene un efecto significativo sobre el estado de ánimo.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania encontraron que los sujetos que estaban limitados a sólo 4,5 horas de sueño por noche durante una semana informaron sentirse más estresados, enojados, tristes y mentalmente agotados. Cuando los sujetos reanudaron el sueño normal, informaron de una dramática mejora del estado de ánimo.

Fuentes:
Comentarios