Paneles solares

Compartir
Paneles solares

Si nos preguntamos qué es un panel solar, la respuesta es que los paneles solares son dispositivos tecnológicos que pueden aprovechar la energía solar convirtiéndola en energía utilizable por los seres humanos para calentar el agua sanitaria o para producir electricidad. El término panel solar abarca los diferentes tipos de dispositivos que, a pesar de compartir la similitud y el uso de la energía solar como fuente de energía, se hacen con tecnologías diferentes.


Existen distintos tipos de paneles solares que detallaremos a continuación:
Paneles solares fotovoltaicos: Estos transforman la energía solar en energía eléctrica (electricidad) para ser reutilizados en tiempo real, para alimentar el consumo eléctrico en una casa (por ejemplo, iluminación, heladera, televisión y cualquier otro aparato electrónico normal). Las plantas pueden ser aisladas o estar conectadas a la fuente de alimentación normal. En este último caso, si usted produce más energía de la que consume, la planta da crédito a la energía de la red, de lo contrario, se basa en la red para satisfacer los requisitos. No queremos entrar en detalles, solo decir que es especialmente importante saber que los paneles solares fotovoltaicos producen electricidad para su hogar.

Paneles solares o colectores térmicos: Son dispositivos capaces de captar el "calor" de la energía solar para calentar agua sanitaria en casa. No producen electricidad. Los colectores solares térmicos pueden calentar el agua en un tanque de uso doméstico normal. (Por ejemplo: ducha, aseo, lavar los platos). Algunos colectores, más caros y más potentes, pueden también ayudar en el sistema de calefacción de la vivienda. Los paneles solares más vendidos son generalmente destinados para calentar el agua sanitaria. De esta manera, es posible ahorrar en la factura de energía pues una instalación típica proporciona agua caliente de sobra para la mitad del año aproximadamente. 

Paneles solares termodinámicos: Se trata de una interesante alternativa a los paneles solares convencionales, la gran diferencia  es que no sólo captan la energía del sol, sino que pueden hacerlo también de la energía exterior, siempre que la temperatura no baje de 0º (el calor del sol, del agua de lluvia, del viento). De esta manera son capaces de producir energía incluso un día nublado. Otra forma de producir electricidad a partir de energía solar es la tecnología de la energía solar térmica (o concentración solar). En su mayoría son plantas de energía de tamaño medio donde los paneles solares son espejos que reflejan y concentran la luz solar en un punto.

Paneles solares autoinstalables: Su objetivo es facilitar el proceso de instalación y el abaratamiento de los costos, permitiendo que cada persona pueda adquirir y colocar su propio panel solar. Lo evidente es que los paneles solares proporcionan una corriente eléctrica limpia, sin cables ni pesadas infraestructuras (postes y centrales eléctricas) y por supuesto nos ahorran los sobrecostos de las facturas de energía convencional.

Facundo Bengoechea - UNC
Bárbara Mirto - UNR

Comentarios