NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

0
151
NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR
151

La nutrición y medicina ortomolecular, por desgracia, aún no es reconocida como científica por la ciencia médica ortodoxa u oficial, sin embrago existen muchos estudios científicos que la apoyan, qué es la gran paradoja de este tema. El médico y biólogo molecular francés Louis de Brouwer, consultor internacional para la Salud y la Ecología de la Onu y la Unesco y autor de libros como “Cette bouffe”, la comida que nos mata, afirma que: “la medicia moderna es administrada por una potente oligarquía formada por los grandes grupos farmaceúticos que llegan a condicionar las elecciones de la salud gracias a sus extraordinarios medios financieros”. Y en tono ligeramente menos agresivo añade: “La medicina ortodoxa  que representa la entidad corporativa de las farmaceúticas no cree en lo que los médicos o biólogos ortomoleculares hacen y los atacan diciendo que están al margen de la ciencia. Si esos mismo críticos se tomaran el tiempo de leer la literatura científica, encontrarían que los fundamentos científicos de la medicina ortomolecular están basados en los trabajos de cuatro científicos ejemplares: Albert Szent-Gyorgi, Otto Warburg, Everett Storey y Linus Pauling, que juntos comparten 7 Premios Nobel.  Y yo me pregunto… “¿Cuántos Premios Nobel hay trabajando en las farmaceúticas?”


Albert Szent-Gyorgianó, bioquímico húngaro, cursó estudios de medicina en Budapest y Cambridge y se doctoró con un trabajo sobre las vitaminas dirigido por Hopkins. Logró aislar en 1928 un agente reductor orgánico, el ácido ascórbico (vitamina C), presente en las naranjas, limones y coles; y la actina, una proteína que se encuentra en los músculos y que junto con la miosina permite la contracción muscular. Descubrió también que los músculos al contraerse utilizan ATP como fuente de energía. Por el descubrimiento de la vitamina C y por sus trabajos sobre los procesos de combustión de los nutrientes en el interior de las células, recibió el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1937. Además fue el primer científico en sugerir la acción de la vitamina C contra el cáncer.

En 1931, Otto Heinrich Warburg , doctorado en medicina y química, recibió el Premio Nobel de Medicina por haber hallado la causa primaria y la prevención del cáncer en base a su investigación sobre la respiración celular. Lo extraño de este logro trascendental para y por la Humanidad es que este descubrimiento quedaría silenciado. Así es, no fue difundido al público, y sigue sin difundirse. Uno de sus grandes logros fue demostrar que las células utilizan oxígeno. Precisamente el Premio Nobel de 1931 le fue concedido por sus investigaciones en la respiración celular, este nuevo avance sobre el funcionamiento metabólico del cáncer permitió abrir y desarrollar una táctica nueva en la lucha y prevención no sólo del cáncer sino de muchas enfermedades. Las investigaciones de Warburg abrieron el camino a la comprensión de los procesos orgánicos a nivel bioquímico, al igual que otros investigadores señalaron posteriormente. Dedujo que subcarencias de micronutrientes y elementos específicos como la vitamina B y el hierro podían desatar el cáncer. Hoy sabemos que hay más causas implicadas, pero lo singular de la fórmula de Warburg reside en proponer reforzar la dieta con micronutrientes específicos de los alimentos para prevenir el cáncer. Al final de su vida consideró que había micronutrientes responsables de desequilibrios que podían causar el cáncer, poniendo verdadero énfasis en los alimentos que ingerimos. Sin darse cuenta estaba abriendo las puertas de un universo nuevo en el conocimiento de las enfermedades y en el modo de curar, un nuevo concepto de medicina, porque buscaba las causas reales y no disimular síntomas, buscaba la curación a nivel celular porque es aquí donde surge la enfermedad. Hallar las causas del desorden y un modo de restaurar el equilibrio/salud mediante una correcta ingestión de “micronutrientes” que necesitan las células. El organismo necesita siempre micronutrientes para su correcto funcionamiento, para que se compensen los desequilibrios. Por esto puede considerarse al Dr. Warburg como un precursor de la futura nutrición ortomolecular que crea más tarde Linus Pauling.

Fué Everett L. Storey quien después de 23 años de investigación descubrió el Oxígeno Líquido.
El Pentágono le encargó que hiciera una bomba más potente que la Bomba Atómica,. Storey descubrió que el sulfato de Deuterio producía una reacción en cadena, provocando una potentísima explosión, lo que dió origen a la terrible Bomba de Hidrógeno, La cuál puede destruir, en cuestión de segundos, toda la vida animal, vegetal y humana. Al ver que había creado la muerte, decidió buscar la vida y encontró que el sulfato de deuterio producía, también, al ponerse en contacto con la humedad de nuestro organismo una reacción en cadena disociando la molécula del agua, liberando así “oxígeno naciente”, o sea oxígeno virgen, que no ha participado en ninguna reacción química. El mismo usó el Oxígeno Líquido para prolongar su vida hasta 1988, llamándolo: Cell Food, uno de mis más apreciados suplementos en mi práctica ortomolecular. Debido a que el Oxígeno Líquido comenzo a producir beneficios en los enfermos, Everet Storey fue acusado de ejercer la Medicina sin título y fue llevado a Prisión por 7 años, su fórmula fue castigada con una multa de 50,000.00 dólares  y no podría ser utilizada por 30 años.

Posteriormente otro científico, el también Bioquímico Jerry Rothen, obtiene la fórmula y paga la multa. El es quién la desarrolla y en 1997, la pone a consideración del mundo científico en el “Ïnternational Hall Of Fame” que realiza el Club de Inventores de los Estados Unidos en Atlanta, Georgia, donde obtiene el PRIMER LUGAR, por ser el producto con la más avanzada tecnología.
Posteriormente en México obtiene otro premio a través de la Compañía Plenitude en abril de 1999: “Las Palmas de Oro” Reconocimiento a la Excelencia Profesional, otorgadas por el Círculo Nacional de Periodistas, A. C., en la Cd. De México por SU DESTACADA LABOR EN PRO DE NUESTROS SEMEJANTES, por el fabuloso producto: Oxígeno Líquido.

El ganador dos veces del premio Nobel, y el biólogo molecular, Linus Pauling, acuñaó el término “Orthomolecular” en su artículo 1968 “psiquiatría Orthomolecular” en el diario “ciencia”. Pauling describió la “psiquiatría Orthomolecular” como el tratamiento de la enfermedad mental por la disposición del ambiente molecular óptimo para la mente, especialmente las concentraciones óptimas de las sustancias normalmente presentes en el cuerpo.Orthomolecular es un término compuesto de ortho, para las cuales es griegas “corrige” o “derecho” y la molécula que es la estructura más simple que exhibe las características de un compuesto. Significa por tanto literalmente la “molécula derecha” o la “molécula que corrige”.Pauling ensanchó más adelante su definición para incluir la medicina orthomolecular, que él definió como “la preservación de la buena salud y el tratamiento de la enfermedad, variando la concentración en el cuerpo humano de las sustancias que están normalmente presentes en el”. Pauling creyó firmemente que la suplementación diaria de vitaminas en cantidades óptimas, además de seguir una dieta sana, era la medida más importante que cualquier persona podría tomar para vivir una vida larga y sana, y siguiendo su propio consejo, él vivió en plenas facultades hasta los 93 años.Según Linus, la correcta administración de Vitamina C en la población disminuiría por lo menos en un 50% la incidencia de enfermedades de cualquier tipo, ya que su deficiencia es la que provoca mayores patologías sobre el organismo humano.

Estas afirmaciones le enfrentaron con numerosos estamentos médicos de aquella época en Estados Unidos, pero despertaron el interés de muchos científicos. Uno de ellos fue el cirujano Ewan Cameron, con cuya colaboración publicó en 1979 el libro “Cancer y Vitamina C” (Cancer and Vitamin C).Son muchos más los científicos que han contribuido aunque sin ganar un Premio Nobel a que podamos hoy entender la Medicina Ortomolecular.La primera persona que demostró una relación directa entre la enfermedad y una carencia de un alimento específico era James Lind, médico de la marina británica en la guerra, que descubrió que los marineros en viajes largos sin las raciones que contenían los cítricos sangraban, tenían  la piel áspera,  y heridas que tardaban en curar, todos los síntomas característicos de lo que conocemos como  escorbuto. En 1757, en uno de los primeros experimentos médicos controlados, Lind demostró que cuando los marineros ingerían  los limones y las naranjas, el escorbuto se prevenía y todos estos síntomas remitían. Como resultado de sus estudios, el capitán James Cook hizo obligatorio que cada marinero inglés obtuviera raciones de limones y otros cítricos, permitiendo navegar alrededor del mundo libres de escorbuto. Hoy, es bien sabido que el escorbuto es debido a la deficiencia de la vitamina C.Christiaan Eijkman, médico holandés, es famoso por su investigación alimenticia. En 1893 él descubrió que una dieta de arroz refinado  causa beriberi, y podía producir la enfermedad experimental en pájaros. Él descubrió la vitamina B.

En 1897, Christiaan Eijkman probó que un nutriente del arroz  integral era esencial para el funcionamiento apropiado del metabolismo del sistema nervioso y del carbohidrato, y que una deficiencia en ese ingrediente podría causar beriberi y otras enfermedades. En 1929, su investigación le llevaron a recibir el premio Nobel compartido con Frederick Gowland Hopkins.A finales de los años 20, Max Gerson, comenzó a observar que el cáncer se podría curar con la nutrición y con la desintoxicación . Charlotte Gerson (hija de Gerson) escribe: El “Dr. Gerson encontró que los problemas subyacentes de todos los pacientes del cáncer son toxicidad y deficiencia. Una de las características importantes de su terapia era la administración cada hora de los jugos de las verduras frescas. Éstos aportan los nutrientes necesarios, así como los líquidos para ayudar a enjuagar los riñones. Cuando los altos niveles de alimentos vuelven a entrar en los tejidos finos, las toxinas acumuladas durante muchos años son empujadas a la corriente sanguinea. Las toxinas entonces son filtradas hacia fuera por el hígado. … El Dr. Gerson encontró que él podría proporcionar ayuda al hígado por la cafeína del café, a traves de enemas.Hace ya más de 50 años, el médico Guillermo J. McCormick de Toronto, inició estudios sobre la idea de que la formación baja de colágeno es debida a la deficiencia de  vitamina C, siendo la causa principal de las patologías relacionadas con la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Esta teoría  sirvió para que Linus Pauling y Ewan Cameron comenzaran a emplear dosis grandes de la vitamina C para luchar contra el cáncer.

Unos veinte años antes de Pauling, McCormick había repasado ya las causas alimenticias de la enfermedad cardíaca y descubrió que cuatro de cada cinco casos de enfermedad coronaria tenían deficiencia de vitamina C. McCormick también propuso el uso de la vitamina C como antivirus y antibiótico. McCorick defendió el uso de la vitamina C para prevenir y para curar la formación de algunas piedras del riñón desde 1946 y encontró, en la investigación clínica y de laboratorio, que fumar un cigarrillo neutraliza el ácido ascórbico, la Vitamina C, por ello a todos los fumadores les recomendamos que aumenten la dosis de Vitamina C.Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Dr. Moerman publicó su opinión de que el cáncer no es una enfermedad local, pero el tumor es la etapa  extrema de la deterioración del cuerpo entero. La consolidación del sistema inmune, él dijo, es la respuesta a esta enfermedad, y la nutrición desempeña el papel central.Moerman, que estudiaba con palomas, había observado que los pájaros sanos no desarrollaban cáncer, mientras que lo hicieron los débiles y subalimentados. Él basó en sus propios experimentos con sus palomas, que el cáncer era una degeneración  del metabolismo, una deficiencia de yodo, ácido cítrico, vitamina B, hierro, sulfuro, y de las vitaminas A, D, E y  C. Una dieta terminantemente apropiada con estas sustancias, forma la base de la terapia de Moerman.Sus principios para el tratamiento del cáncer eran revolucionarios. En septiembre de 1976, Moerman fue invitado por Linus Pauling a la conferencia de la asociación internacional de los vencedores y de los amigos del cáncer en Los Ángeles. Como huésped de honor, Moerman recibió una concesión por su trabajo valioso con los pacientes de cáncer y por su original acercamiento al tratamiento del cáncer.Abram Hoffer, M.D (1917-2009), fué un médico internacionalmente reconocido, autor, investigador médico y un pionero en el uso de vitaminas y de alimentos para tratar la enfermedad. El Dr. Hoffer ha pasó sus últimas cinco décadas dirigiendo la investigación relacionada con la práctica de la medicina ortomolecular, que enfatiza el uso de nutrientes en dosis óptimas para el tratamiento de las enfermedades. Sus descubrimientos médicos han sido el tema de numerosos libros y cientos de trabajos de investigación.En 1952 él y sus colegas empezaron a desarrollar un tratamiento más eficaz para la esquizofrenia, que involucraba una hipótesis bioquímica. Probaron dos nutrientes: vitamina C y vitamina B3. Fue el primer intento sistemático importante en usar terapeuticamente dosis grandes de vitaminas. En 1955 también descubrió que la niacina bajaba los niveles de colesterol.

El Dr. Hoffer continúo recetando los regímenes de ortomoleculares en pacientes en Victoria, Columbia Británica y Canadá, fué también el editor Jefe de la revista de medicina de Ortomolecular.En resumen la Medicina Ortomolecular se trata de una medicina dedicada a la rehabilitación celular y el restablecimiento del equilibrio orgánico del organismo mediante sustancias naturales, como vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, probióticos, coenzimas y utilizando dosis que exceden a veces con mucho, lo recomendado en los estándares oficiales de ingesta diaria recomendada o IDR por sus siglas en inglés. Con ello se pretende reequilibrar bioquímicamente el organismo, neutralizando efectos tóxicos y mejorando la calidad de vidaY podemos seguir citando investigaciones y más datos, pero creo que ha quedado vigente y bastante claro, que aunque la ciencia ortodoxa no nos respalde, no entiendo por qué, hay bastante documentación  científica al respecto. A parte de todo lo explicado en este artículo,  en una búsqueda que ayer hice en pubmed en la que busqué  la palabra “orthomolecular”,  pude encontrar exactamente 246 artículos científicos realizados en universidades en los que se hacía uso de nutrientes en dosis altas, en los que se usaba la terapia ortomolecular…Lo cierto es que la nutrición ortomolecular funciona y así lo corrobora el testimonio de miles o millones de pacientes y a veces funciona de forma espectacular.

Rosa López Monís 
www.masquedietas.es


Bibliografía
  • he Nature of the Chemical Bond. Übersetzt von H. Noller. Verlag Chemie, Weinheim 1968, 1976 (origianl 1939 y 1960), ISBN 3-527-25217-7
  • Fundamentals of Chemistry. Übersetzt von Friedrich G. Helfferich. Verlag Chemie, Weinheim 1956, 1973, ISBN 3-527-25392-0
  • General Chemistry. W. H. Freeman, San Francisco 1949, 1970; Dover Publ. New York 1988 ISBN 0-486-65622-5


Que tu alimento sea tu medicina
Comentarios