Nació y murió en cautiverio: la triste vida de Inuka, el oso polar que nació en el trópico

Compartir
Nació y murió en cautiverio: la triste vida de Inuka, el oso polar que nació en el trópico

Inuka, el oso polar, nació el 26 de diciembre de 1990 y era una de las principales atracciones del zoológico de Singapur. Vivió 27 años, equivalentes a 70 años humanos. Fue el primero de su especie nacido en un país tropical y por absurdo que parezca hoy en día, fue motivo de orgullo para el zoo.


En los 90 no estaba tan claro cuán triste podía ser la vida de un oso polar que nunca conociera no solo la libertad, sino tampoco el frío. O sí lo estaba, pero a nadie pareció importarle con tal de tener una gran atracción en el parque. 

Su hábitat natural debió haber sido el polar, pero nació en Singapur, un país donde la temperatura llega a ser de 31°C.

A pesar de vivir todo su cautiverio en un espacio con temperatura controlada, el clima representó un problema para su bienestar toda su vida, aunque la causa de la muerte de Inuka fue diferente. Los especialistas concluyeron que su estado de salud se deterioraba rápidamente, eso agregado a una severa artritis provocada por su edad. Finalmente, fue sacrificado.

[Lee también:  Esto es lo que hemos hecho: el cambio climático está matando de hambre a los osos polares]


oso polar
Se convirtió en uno de los íconos del Zoológico de Singapur.

Inuka era hijo de un oso capturado en Canadá llamado Nanook y de la osa Sheeba, proveniente del zoológico de Alemania. Él nunca conoció la libertad.

De esta manera acaba una era para el zoológico de Singapur, Inuka era la principal atracción, y no habrá otro oso polar para reemplazarlo. En verdad, eso es una buena noticia, porque ningún otro animal merece vivir una vida tan triste.

[Lee también:  Así de crueles somos: las tristes imágenes de osos polares en Budapest que están recorriendo el mundo]

oso polar
Murió sacrificada luego de luchar 5 años con distintas complicaciones relacionadas con su edad.

Son muchos los que han acusado al zoológico de Singapur de crueldad animal, al mantener a un ser vivo fuera de su ambiente natural por razones financieras. Pero el parque zoológico continúa abierto. 

Esperamos que hechos como este creen cierta conciencia alrededor del mundo: es necesario dejar de visitar zoológicos y parques de atracciones en los que los animales vivan en cautiverio por razones meramente financieras; es injusto que por ese motivo algunos no conozcan jamás la libertad.

Fuente:
Etiquetas: oso polar
Comentarios