Mi refugio, mi sueño.

Compartir
Mi refugio, mi sueño.

    Este sueño es tan intrínseco que creo firmemente que lo traigo desde otras vidas, este amor a la tierra y el arrobamiento que me produce en los amaneceres ver como el rocío  tan fresco y dueño  de sí, es obligado por los primeros rayos de sol a exhalar su vaho redentor  de naturaleza, natura que si despabiláis los sentidos  escucharéis  a su sístole  y diástole con su sincronización tan perfecta infringiendo su savia creadora por doquier.

    Hoy empieza el rescate y reconstrucción del edén devastado por manos trabajadoras pero ignorantes y desprevenidas, actualmente quedan vestigios, pero se adivina su fuerza regeneradora.
    Acompañadme en mi emprendimiento y seréis los testigos del renacer de mi propio elíseo, siempre y cuando Él, mi Señor, mi Dios, me dé su licencia. Venid...


Comentarios