Marruecos: los 5 mejores destinos

417
Marruecos: los 5 mejores destinos
417

Asilah

(fuente foto y textos: Siente Marruecos)


Asilah:
Asilah tiene la facultad de combinar varias propiedades en una sola ciudad, cuestión que la hace única: por un lado su medina es una de las más cuidadas del país, y sus calles de gran anchura (si es comparada con otras de Marruecos) hace que resulte una opción ideal para todo el que quiera darse un agradable paseo, alejándose del continuo fluir de personas que se produce en la mayoría de las medinas.

Por otro lado, la muralla que la escuda y que da al mar, escoltada por numerosos bastiones y que sirve de presentación de la Playa de los Cañones, resulta un lugar ideal para pasear o, como hacen muchos de sus ciudadanos, simplemente mirar al mar mientras que se mantiene una conversación.Finalmente, debido al carácter cultural de la ciudad, son numerosas las actividades que allí se ofrecen. Muestra de ello es el Festival Cultural Internacional “Moussem”, punto de encuentro de artistas y demás intelectuales. Normalmente se celebra en Agosto, lo que hace más interesante Asilah en esa época si cabe, pero puede cambiar de fecha en función del mes del Ramadán.

Por lo tanto, Asilah puede llegar a ser el cobijo ideal para todo aquel que quiera desconectar y escaparse al país vecino, pero que a la misma vez quiera algo distinto: un lugar en la que a la magia del estilo de vida marroquí se le une una gran carga artística y una envidiable situación geográfica y climática, haciéndolo especialmente disfrutable en Verano.

Chefchaouen:
Esta ciudad alberga varios edificios de interés, como pueden ser la Alcazaba o la Gran Mezquita; o incluso edificios no religiosos pero de gran interés cultural, como los lavaderos.Además, para los amantes del senderismo y la montaña, también es un punto de referencia para comenzar diversas rutas por los parques nacionales que la rodean, terminando una de dichas rutas en una pequeña ermita que se encuentra al Norte de la ciudad.

Por otro lado, la artesanía de la que dispone la ciudad es muy diversa y, al no ser tan turística como otros lugares, se compra de forma más cómoda y con precios más ajustados.

Pero si por algo destaca es por su capacidad para invitarte a perderte entre sus calles: tanto si eres amante de la fotografía como si no, no pararás de capturar recuerdos de todos los rincones teñidos de azul que Chefchaouen te ofrece.

Fez:
Es imposible hablar de aquello por lo que se destaca y define Fez sin empezar nombrando su medina más antigua, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una vez se penetra y se transita por sus laberínticas calles, mientras nos cruzamos, o más bien intentamos esquivar, el transporte de mercancías (fundamentalmente burros y motos), resultará imposible no sentir que nos hemos trasladado a otra época.Recorriéndola podremos ver desfilar tiendas y oficios que, en la inmensa mayoría del resto del mundo, han terminado por desaparecer: alfareros, orfebres, tejedores,…

A destacar el trabajo del cuero, y más concretamente la plaza de los curtidores, un lugar donde es imposible sentirse a la misma vez fascinado y contrariado por el trabajo tan duro que allí se realiza.Aunque no todo es artesanía en Fez, y dentro de su medina podemos contemplar verdaderas joyas de edificios como la madraza de Bou Inania, la mezquita Al Karaouine o el mausoleo de Mulay Idrís. Y, si dejamos la muralla atrás y nos adentramos en la zona nueva, podremos maravillarnos con las puertas de bronce del Palacio Real o recorrer el barrio judío.

Sin embargo, en Fez también se puede disfrutar de paisajes urbanos más contemporáneos, como las amplias avenidas con locales modernos que definen la zona francesa.Otro ejemplo de modernidad es su famoso Festival de las Músicas Sacras del Mundo, donde además de acoger grupos de música tradicional marroquí, han actuado artistas españoles como Paco de Lucía o Carmen Linares o incluso músicos vanguardistas internacionales como Ben Harper o Björk.

Por lo tanto, se puede concluir que Fez tiene el honor de ser la ciudad de Marruecos que mejor ha sabido modernizarse sin haber perdido en el transcurso aquello que la identifica. Una ciudad donde el arraigo hacia las tradiciones se une con una sana actitud aperturista hacia la cultura contemporánea.

Marrakech:
Marrakech se caracteriza por disponer de gran variedad de lugares y un gran contraste; tanto es así, que si se pasea por la zona nueva y la antigua parecen ciudades distintas.Por un lado, puedes perderte por su laberíntica medina y ver los burros llenos de cajas para abastecer las tiendas, o si eres un intrépido alquilar una moto para recorrer sus calles.

Además, puedes visitar los numerosos lugares y monumentos (no en vano, se trata de la ciudad de Marruecos con más monumentos catalogados como Patrimonio de la Humanidad).Pero por el contrario, si no te quieres ceñir a la zona antigua de la ciudad, en la parte moderna tendrás muchos museos, restaurantes y sitios para salir, puesto que se trata de una de las ciudades más cosmopolitas del país.

En definitiva, Marrakech es una ciudad capaz de ofrecer casi cualquier cosa a todo aquel que sea capaz de adentrarse en ella.

Tetuán:
Su medina, completamente encalada de blanco y con calles muy estrechas, donde el único medio de transporte son los animales, es Patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO.Su estilo pintoresco, de claras reminiscencias al estilo tradicional andaluz, contrasta con el del ensanche, definido por una fuerte retícula y con un estilo colonial español. Este, además, sirve de nexo entre la medina y la zona contemporánea y periférica de la ciudad.Además, es interesante visitarlo por su fuerte predominancia de edificios culturales.

Aquí se encuentran sitios de interés como el Palacio Real, La escuela de Arte y Oficios o el Museo Etnográfico.Por lo tanto, podemos considerar a Tetuán una ciudad de grandes contrastes y zonas diferenciadas, donde con un solo paso podemos pasar del caos de la medina a la claridad de la arquitectura del ensanche, todo ello bañado con diversos edificios culturales, y con una gran carga de identidad española.


Comentarios