Los tratados de paz entre las dos Coreas: ¿Cómo seguiremos ahora?

Compartir
Los tratados de paz entre las dos Coreas: ¿Cómo seguiremos ahora?

Los días pasados han parecido un sueño imposible de suceder. En una época llena de tensión por alguna inminente guerra entre las grandes potencias del mundo, el llamado a la paz es algo que sólo los más optimistas podían esperar, y de nuevo demostraron porqué siempre hay que esperar algo bueno incluso en los momentos más difíciles.  


Marcando un momento histórico y comenzando el fin de una guerra de más de 60 años, el viernes 27 de abril los líderes de las dos Coreas firmaron la Declaración de Panmunjom en la que se comprometen a la desnuclearización total para tener una península coreana no nuclear. Kim Jong-un y Moon Jae-in se reunieron ese día en una cumbre histórica y bajo el escepticismo de millones hicieron a un lado sus diferencias para asegurar la paz.  

coreas

Corea del Norte y Corea del Sur han aceptado sus diferencias y en lugar de seguir peleando por ellas, decidieron trabajar en conjunto. Ahora podemos esperar que se presenten juntos en eventos deportivos internacionales, que terminen con la desnuclearización por etapas, mientras se calma la tensión militar que existe entre ellos y sobre todo, que las familias separadas por la guerra puedan volver a reunirse.  

Desde que comenzó la guerra, miles de coreanos vieron sus vidas partidas en dos cuando una nueva frontera, altamente militarizada, los separó de sus familias. Hay personas que perdieron a toda su familia sólo por encontrarse en el lugar equivocado en el momento equivocado. Sin embargo, estos tratados buscan darles su merecida recompensa y reunir a quienes nunca debieron separarse.  


guerra corea

La paz es siempre una noticia bien recibida a nivel internacional, sin embargo no se puede olvidar la complejidad del asunto al hablar de los ciudadanos coreanos. Millones de ellos están felices de ver que su nación está buscando la paz, pero hay algunos que han crecido toda su vida viendo a su vecino como un enemigo y hoy se encuentran perplejos.

Cada historia es muy particular y hay que entenderla desde la perspectiva de cada ciudadano. Por ejemplo, Kim Ryon-hui es una norcoreana que vive en el sur desde hace siete años cuando una visita temporal para trabajar y conseguir dinero para una operación médica la llevó a cruzar la frontera. Ella no sabía que se trataba de un viaje sin retorno. Desde entonces marcha, asiste a pláticas y expresa su sentimiento de estar secuestrada en un país extranjero.  


kim Coreana

De Corea del Norte se escuchan muchas historias, pero Kim Ryon es esposa de un militar, por lo que su vida era bastante cómoda en el régimen norcoreano. Luego, en Seul, se sintió tratada como ciudadana de segunda clase. Ha contado que durante mucho tiempo se enfrentó a insultos y miradas despectivas, de conocidos y extraños, todo por pertenecer al norte.  

Esas pequeñas tensiones existen en todos los aspectos imaginables, por lo que incluso una promesa de paz es un paso pequeño ante la realidad de un asunto tan complejo. 80 millones de coreanos están involucrados, pero la diferencia de ideologías es algo que involucra a todo el mundo. El resultado de estas negociaciones será un ejemplo para países como Rusia, China, Estados Unidos y más.  

A pesar de la complejidad, la cumbre fue un éxito total y distintas naciones han expresado su admiración a los líderes coreanos por dejar a un lado sus diferencias y buscar el bien común.

Tal vez la pesadilla en la que parece que hemos vivido los últimos años sea sólo y eso, y la realidad sea que nos encaminamos a un futuro sin guerra.  

Fuentes:
Etiquetas: corea, corea del norte, paz
Comentarios