Lipedema: la confunden con obesidad y celulitis, pero esta rara enfermedad afecta más mujeres de lo que crees

Compartir
Lipedema: la confunden con obesidad y celulitis, pero esta rara enfermedad afecta más mujeres de lo que crees

Existe un factor que no permite que algunas personas se sientan cómodas para puedan mostrar sus piernas en público, especialmente en las mujeres, en quienes es más frecuente y suelen víctimas de expectativas irreales. Además, en estos casos, lo incómodo no solo es el aspecto, sino la hinchazón y el dolor. No estamos hablando de la celulitis ni la obesidad, sino del lipedema, una patología poco conocida que en la mayor parte de los casos se confunde con las dos anteriores y por eso no recibe tratamiento.


El lipedema es una enfermedad inflamatoria crónica progresiva que afecta al 11% de las mujeres en el mundo. Se trata del trastorno de la distribución de la grasa, especialmente de las extremidades inferiores, siendo acompañadas por edema y dolor.

Esta enfermedad se confunde fácilmente con obesidad y celulitis, retrasando su diagnóstico y tratamiento, y empeorando sus condiciones.

[Lee también:  6 Alimentos que provocan o empeoran la celulitis]


lipedema
Con frecuencia se confunde el lipedema por celulitis.

¿Cómo reconocer el lipedema?

  • Una de las formas de reconocer este problema es el dolor que causa y la dificultad para mover las articulaciones, provocado también por el exceso de grasa.

  • La piel se torna fría y pálida. Un síntoma común es que la grasa se aloja de forma simétrica en los miembros en los que se presenta.

  • Las causas no son bien conocidas, pero la especialista Mabel Bussati explicó que las causas pueden ser genéticas, provenientes de la herencia familiar, así como hormonales.

[Lee también:  "Aguanten las mujeres reales con celulitis", el video que es furor en todas las redes]

enfermedad rara
El lipedema es una enfermedad crónica que no tiene solución definitiva.

  • La mejor forma de reconocer esta enfermedad es a través del diagnóstico clínico, mediante una inspección y palpación profesional, esto ayudará también a identificar el perfil endocrinológico del paciente. Esta enfermedad no tiene cura definitiva, pero sí un tratamiento que evita el progreso de la enfermedad.

  • Asimismo, la terapia física combinada, o sea, el drenaje linfático manual, la presoterapia secuencial intermitente, la compresión adecuada y el ejercicio son esenciales. Otra de las posibilidades es la liposucción de masas adiposas, aunque este tipo de cirugías está reservado para un pequeño número de pacientes.

  • Como bien sabes, no podemos diagnosticarte, esa capacidad la tienen solo los profesionales que te atiendan. Lo que podemos es darte algunos de los síntomas más comunes para que los compares con los que tú puedas presentar.

Fuente:
Comentarios