Lee esto y ahorrarás miles de horas en toda tu vida: nunca te cambies de lugar si eres el último de la fila

Compartir
Lee esto y ahorrarás miles de horas en toda tu vida: nunca te cambies de lugar si eres el último de la fila

¿Quién no ha sufrido ese momento de indecisión cuando entras a un local y hay varias filas disponibles para pagar o ser atendido? La decisión común y racional sería elegir la fila más corta, pero entonces llega otro dilema.


Y es que no importa cuál elijamos, siempre parecerá que la de al lado se mueve más rápido. Puede que esto sea verdad en algunos casos, pero este científico ha demostrado que en promedio te conviene más quedarte en la fila actual que cambiarte a la de al lado.

Ryan Buell es un científico de la Escuela de Negocios de Harvard y su más reciente investigación ha sido analizar el comportamiento de los consumidores cuando se enfrentan la elección de la fila.

Cuál es la solución, ¿tener paciencia, cambiarnos de fila o abandonar ambas y hacer otra cosa con nuestro tiempo?

Por naturaleza, detestamos ser los últimos en cualquier cosa.

El estudio concluyó que cuando una persona es la última en la fila, es 4 veces más probable que la abandone y 2 veces más probable que se cambie a la de al lado, le contó Buell al portal The Guardian, ya que su investigación aún no ha sido publicada.

Sin embargo, cambiarnos a la fila de al lado no necesariamente reporta ningún beneficio. Entonces, ¿por qué lo hacemos? Según el investigador, se debe a nuestra aversión natural a ser los últimos en cualquier cosa, y lo demostró con un experimento en línea.

Buell realizó una encuesta en línea que supuestamente tomaba 5 minutos en completar, cuando en realidad tomaba solo 1 minuto, pero antes de acceder a la encuesta los participantes debían hacer una cola virtual que podía verse en pantalla.

Puedes distraerte hablando con el que tienes en frente.

Uno de cada cinco participantes se cambió de fila, y en promedio esperaron más que los que no se cambiaron. Los que se cambiaron más de una vez tuvieron que esperar aún más.

Pero, ¿cómo evitamos la tentación de cambiarnos? Tenemos 2 opciones, distraernos (hablando con el que tenemos en frente, por ejemplo) o simplemente no mirar atrás y dejar de prestarle atención a las demás filas.

En general, elegir la fila de la izquierda también ayuda, ya que casi todos eligen la de la derecha. Y en el caso de los supermercados, podemos elegir la fila que es atendida por varias cajas al mismo tiempo, si está disponible.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que tengas que hacer una fila, ármate de paciencia y resiste la tentación de cambiarte, porque solo hará que te tardes más.

Fuente:
Etiquetas: psicología
Comentarios