Las complicaciones en el parto de Serena Williams que generaron un debate en todo el mundo

Compartir
Las complicaciones en el parto de Serena Williams que generaron un debate en todo el mundo

La talentosa tenista Serena Williams pasó a las estadísticas de mujeres mal atendidas en los hospitales de Estados Unidos. Este mes contó su historia.  


[También te puede interesar:
Cientos de mujeres denuncian los daños que les causó un "innovador" tratamiento anticonceptivo]  

En la edición más reciente de la reconocida revista Vogue, la tenista Serena Williams cuenta su difícil experiencia durante el parto de su hija.

Después de que su frecuencia cardiaca bajara durante el parto, le realizaron una cesárea de emergencia. Afortunadamente, la operación fue bien e incluso Olympia (su hija recién nacida) dejó de llorar en el momento en que la colocaron sobre su madre. Sin embargo, todo comenzó a empeorar pronto.

"Fue una sensación increíble", dice Williams a Vogue. "Y luego todo empezó a salir mal".


Williams tuvo a su bebé en septiembre de 2017

La embolia pulmonar

Williams afirma que al día siguiente al nacimiento sintió dificultades para respirar y que se preocupó, pensando que podría estar sufriendo una embolia pulmonar. Williams cuenta que toma habitualmente anticoagulantes, debido a sus antecedentes de coágulos sanguíneos, uno de los cuales casi acaba con su vida en 2011. Por eso, sabía que era posible que esa condición le ocurriera.

Williams le dijo a una enfermera que necesitaba un TAC y un anticoagulante de inmediato, pero la enfermera creyó que los analgésicos le estaban produciendo confusión. Cuando Williams siguió insistiendo en el tratamiento, en su lugar, un médico le realizó una ecografía en las piernas.

"Me quedé como, ¿un Doppler? He dicho que necesitaba un TAC y un gotero con heparina"
, cuenta Williams que dijo al equipo médico.

El personal del hospital le realizó un TAC después de que la ecografía no revelara nada. De hecho, le encontraron varios coágulos sanguíneos pequeños en los pulmones y la trataron con anticoagulantes.

Más problemas y malos tratos

Sus problemas de salud no terminaron ahí. La herida de la cesárea se abrió debido a la tos producida por la embolia, y los médicos le encontraron un gran hematoma en el abdomen durante la operación, por lo que terminó postrada durante las seis semanas posteriores al parto.

La terrible historia del parto de Williams ha iniciado un debate sobre las altas tasas de mortalidad maternal y complicaciones en el parto en los Estados Unidos, sufridas con una frecuencia alarmantemente desproporcional por las mujeres negras.

Fuente:
Etiquetas: parto, tenis
Comentarios