Las 5 fiestas más raras que ocurren alrededor del mundo

Compartir
Las 5 fiestas más raras que ocurren alrededor del mundo

Desde el año pasado, la Ciudad de México cuenta con un desfile de Día de Muertos. Para muchos puede parecer algo lógico, en la última película de James Bond se presenta ese desfile en el que el agente inglés recorre la ciudad en medio de catrinas y calaveras gigantes, pero en realidad antes de que la cinta se estrenara ese desfile no existía. Fue a partir del estreno que el gobierno de la Ciudad de México decidió comenzar una nueva tradición en la ciudad.  



Día de muertos

 No nació en las calles del barrio ni fue idea del pueblo, se impuso una idea hollywoodense acerca de una tradición con siglos de historia que apenas terminó su segunda edición, pero que parece haber llegado para quedarse. No es el desfile sino el origen del mismo el que dota de extrañeza a esta fiesta. En cambio, hay otras raras fiestas alrededor del mundo cuyo origen y costumbres las hacen extrañas y difíciles de entender para el resto.   

Festival del lodo Boryeong, Corea del Sur

lodo

Mientras la India tiene el Holi, que ya se occidentalizó y se celebra de muchas formas en todo el mundo permitiendo a la gente llenarse de polvos de colores y divertirse hasta el amanecer, en Corea del Sur las cosas cambian. El color gris o marrón del lodo se convierten en el símbolo uniforme de un festival creado por una empresa de cosméticos en el que hay luchas, carreras y bailes con una temática: el lodo.   

La Tomatina, España

Tomatina

Es tan popular, que el gobierno registró el nombre para quedarse con los derechos. Esta festividad no es gratis, pero gente de todo el mundo viaja a Buñol cada agosto para disfrutar de una guerra de tomates. Es una fiesta cuyo único objetivo es divertirse y continuar con la tradición. Desde el día anterior comienza una fiesta que dura toda la noche y a las 10 de la mañana comienza la Tomatina, lanzarse tomates unos a otros. Los tomates son procedente de Xilxes y su producción es específica para la fiesta, por lo que no es apto para consumo humano.  Sin embargo, utilizar comida para divertirse es algo que les vale críticas y que la fiesta esté constantemente en cuestión.

Festival del queso rodante, Inglaterra

Queso

El último lunes de mayo se celebra un festival en la colina de Copper que los habitantes de Brockworth han convertido en una sensación internacional. Un queso Double Gloucester, que pesa cerca de cuatro kilos, es lanzado desde lo alto de la colina y los participantes deben seguirlo colina abajo para interceptarlo.   La persona que lo atrapa o la que estuvo más cerca de hacerlo antes de que este cruce la línea de meta gana el queso. Aunque tiene una historia de casi 200 años, no se sabe cuál es el origen de la festividad.   

Festival del mono, Tailandia

monos

Por su creencia budista, un hotel en Tailandia patrocina cada año un festival, pero no para los humanos, sino para los monos, que en la localidad son respetados por su origen divino. Aunque los monos son alimentados a diario, el día del festival grandes montañas de comida son presentadas para los monos, así como estatuas, danzas y hasta espectáculos aéreos. Cuidado con lo que lleves, pues los monos son conocidos por robarse todo lo que pueden.   

Festival de música submarino, Estados Unidos

música submarina

Cada año se reúnen en Florida cientos de personas con instrumentos especiales para poder ir al fondo del océano y festejar ahí su festival musical. Con música pregrabada, puedes ver a las agrupaciones tocar bajo el mar y disfrutar de una gran canción que resulta en uno de los espectáculos más graciosos que encontrarás en todo el mundo.  

Ya sean cientos de años de tradición o sólo unas décadas de juego, estas fiestas pueden parecer extrañas para todo el mundo, pero sin duda los locales lo toman muy en serio y hay quienes incluso viven de organizarlas cada año.

Fuentes:
Etiquetas: cultura, fiestas, historia
Comentarios