La tierra del dragon del trueno

Compartir
La tierra del dragon del trueno

La tierra del dragon del trueno

www.buildyouruniverse.wordpress.com

Próximo destino

Como aventurera innata, siempre estoy en búsqueda del próximo destino descabellado. Un lugar en donde nunca he estado antes. Un lugar que pareciera inalcanzable. Una experiencia que pareciera imposible convertirse en realidad. Cuanto más inalcanzable, irreal y difícil sea la próxima aventura, más atractiva, fascinante e irresistible es para mí. Sé que he encontrado la aventura perfecta cuándo analizo el plan preliminar y digo “Esto es una locura”. Estoy loca y lo voy a hacer” En ese preciso momento del nacimiento de la próxima aventura loca, me siento tan llena de vida y de satisfacción porque sé que vivo intensamente, libremente, para mí misma, para mi propio disfrute, para mi propio crecimiento.

Como recordarás, soy una estudiante de postgrado. Cada estudiante de posgrado tiene un presupuesto proporcionado por el departamento para asistir a conferencias. Ya asistí a una y me quedó algo de dinero para asistir a una segunda conferencia. Mi sensor de aventura se activó como suele hacerlo como respuesta a la mínima provocación. “¿Qué pasaría si busco una conferencia en un lugar donde nunca soñé que podría estar?” Mis locos pensamientos de aventura comenzaron a fluir y les permití venir, como siempre hago. ¿Dónde? ¿A dónde podría ir? Hay una razón detrás de cada uno de nuestros pensamientos y acciones. Hay una razón detrás de las personas que conocimos. Todos estamos conectados. Todo está conectado. Nosotros, en nuestro entendimiento humano limitado, no podremos dar sentido a los niveles superiores de existencia y el propósito de lo que sea que nos suceda. Sin embargo, podemos observar, aceptar, amar y expandir lo que sea que venga a nuestras vidas. Y eso es lo que me pasó a mí. Recordé una conversación que tuve con mi hermano espiritual. Vivió durante un año en un lugar que tuvo un gran impacto en su vida. Mientras recordaba la conversación, escribí “conferencia en …” y el nombre de ese lugar en particular en el motor de búsqueda en internet. Este lugar es un área remota, desconocida u olvidada para el mundo. Hay un propósito para todo lo que hacemos y esta vez fue mi turno para cumplir ese propósito. No podía creer lo que veía cuando vi que se estaba organizando una conferencia internacional en esa parte aislada del mundo. La fecha de la conferencia encajaba perfectamente en mi agenda. El tema de la conferencia coincidió con mi área de investigación. Parecía que el universo me estaba enviando un mensaje y el mensaje era “Adelante, ve a Bután”. 

Lección de bondad infinita y práctica de paciencia

Cuanto más lo pensaba, más eufórica me ponía. “Me voy a Bután”. Las pocas cosas que sabía sobre la tierra de los dragones eran de mi hermano espiritual. Él compartió su experiencia conmigo y estableció el contexto para que yo tenga una experiencia completa en ese hermoso y único lugar. Hice algo que he practicado antes, rendición total. Escuché las palabras de mi amigo con curiosidad. Estaba receptiva, sin juzgar y simplemente aceptando. Este viaje no hubiera sido posible sin su guía y apoyo. Mi hermano hizo todos los arreglos logísticos para que yo pudiera centrarme completamente en lo que me estaba esperando allí. Contactó a un monje lama con el que tiene una relación muy cercana y él me guiaría durante todo el viaje. Mi experiencia de aprendizaje comenzó en ese momento, cuando vi la infinita bondad que emanaba de sus palabras y acciones. Estaba dando, brindando y facilitando todo tan desinteresadamente, tan desapegado, sin esperar nada a cambio. Vi lo feliz que estaba cuando me ayudaba. A veces, sentí que era una carga para él, pero dejé ese pensamiento allí mismo. Todo sucede por una razón y este viaje ya me estaba mostrando, sin siquiera haberlo comenzado, un claro ejemplo de bondad infinita.

Después de un largo intercambio de mensajes, todo se confirmó. Sentí mucha paz. Atesoro el momento en el que vi que mi amigo estaba extendiendo su mano para hacer todos los arreglos y cada vez que nos topamos con un problema, él decía “No te preocupe, hermana, lo arreglaré, no tienes que preocuparte por nada más que disfrutar de tu experiencia en Bután “. Gracias a su claro ejemplo de bondad infinita, puedo ponerlo en práctica en mi vida cotidiana. Tuve un gran maestro y aprendí una gran lección de bondad mientras estaba en Bután. Todo sucede por una razón. Todo está conectado.¡Llegó el día del viaje! Mi hermano vino conmigo al aeropuerto y fue allí donde practiqué la aceptación y la paciencia en un nivel que nunca antes había tenido. “Lo siento, no puedes subir a bordo”. Esas fueron las palabras del personal de la aerolínea cuando traté de registrarme. La ruta que iba a seguir era Hong Kong-India-Bután y la misma a la vuelta. Como ciudadana holandesa, no necesito visa cuando viajo a la India. Sin embargo, la política de la aerolínea me obligaba a mostrar la visa a pesar de la información oficial del gobierno indio y holandés que establecía que no necesitaba visa. Es una política irracional y no la discutiré aquí, ya que es irrelevante. Intentamos hablar con el personal, pero fue como hablar con la pared. Me vino a la cabeza la planificación y el dinero gastados para inscribirme en la conferencia y cubrir la tarifa de la visa. Pero lo que llamó mi atención fue el hecho de que no podría ir a Bután. Cuando traté de explicar la situación al personal de la aerolínea, noté algo. No tenía ningún sentimiento negativo en contra de ellos, estaba en paz, escuchando y respondiendo con voz tranquila. Mi reacción me sorprendió, pero la abracé. De repente me di cuenta de que se trataba de una experiencia de aprendizaje y que podría ser parte de la aventura de Bután. Perdí el vuelo, pero todavía tenía algunas horas para tomar el vuelo en la India si lograba llegar a tiempo. Mi hermano y yo corrimos al mostrador de otra aerolínea para pedir un boleto de avión de última hora de Hong Kong a Kolkata, India. Cuando escuché el costo del boleto, tenía dos cosas en mente: (1) No debería estar apegada a este viaje, si el universo no quiere que vaya, lo aceptaré; y (2) el dinero es solo papel y la experiencia que me está esperando en Bután no tiene precio. Ni siquiera mencionaré la cantidad que tuve que pagar para obtener mi boleto de último minuto porque eso no es importante. Lo que es importante es lo que practiqué en ese momento. Estaba allí, consciente de mi respiración, prestando atención a “ser” más que a pensar. No dejé ningún pensamiento en mi mente. Yo era. Yo era. Sintiendo la vitalidad en mí misma, sin esperar ningún resultado en particular. En ese momento, me dí cuenta del poder de la experiencia de aprendizaje de mi viaje a Bután. Ha comenzado y me rendí para aprender. Esperaba pacientemente, a pesar de la urgencia de arreglar todo lo antes posible antes de perder mi vuelo de conexión. También acogí y acepté la realidad tal como era y no como yo quería que fuera. Y algo que nunca antes hice, dejé que el dinero se fuera, como las piezas de papel que el dinero es. Lo dejé ir y confié en el universo. 

La tierra del dragón del trueno

Todo sucede por una razón. Todo está conectado.El vuelo de Cathay Dragon me llevaró a la India donde me subí a otro dragón, Drukair, que me llevó a mi destino final. Los dragones volaron por todo el cielo, conmigo en ellos y me trajeron a salvo a un lugar único sobre la Tierra. Cuando me acerqué a uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo, me atrapó una nube de energía muy pacífica. Recordé mi compromiso de rendirme a lo que me esperaba en Bhután. La atmósfera en Bhután es tan pura y no es solo porque no hay contaminación que afecte la calidad del aire, sino que es otra cosa. La pureza del lugar tiene que ver con la estrecha conexión entre las personas y sus interacción respetuosa con la naturaleza. Nunca había visto tanto cuidado, amor y aprecio por cada criatura en la Tierra como lo hace la gente de Bhután, todos los días, conscientemente, naturalmente, y llenos de una conciencia de la estrecha conexión entre todos los seres.

Fui guiada por un ser maravilloso, Lama Tashi. Él se encargó de todos los arreglos durante mi estancia. Nunca he interactuado con un monje Lama tan estrechamente como lo hice con Lama Tashi. No solo me guió a través de la tierra para ir del punto A al B, sino también espiritualmente. Lo sentí como un retiro espiritual intensivo. Sus palabras estaban llenas de sabiduría. Explicó la vida de una manera muy simple pero profunda. Escuché atentamente.Llegué a la cabaña de la maravillosa familia que me dejó quedarme con ellos. Mi primera impresión fue “estas personas son tan felices” sin darme cuenta de que ese es el estado cotidiano de Bután. Fue increíble ver la verdadera felicidad. Lo he experimentado, pero no lo he visto a nivel colectivo como lo vi en Bután. No necesitan ropa lujosa, una casa grande, la última televisión, muchos amigos, no necesitan nada para ser felices. Los butaneses están agradecidos con lo que tienen y el aprecio de cada día es lo que los mantiene tan felices. Nunca he escuchado la palabra feliz tantas veces como lo hice en Bután. Incluso cuando comenzó la conferencia, lo primero que dijo el orador fue “Me alegra verte aquí” y el presidente de la universidad nos deseó una “feliz estancia”.

Ser feliz es muy simple, sin esfuerzo. 

Visión Butanesa de la salud

La conferencia a la que asistí se centró en las ciencias médicas y de la salud. Mi interés principal era la medicina tradicional y realmente quería aprender más sobre el sistema de medicina tradicional de Bután. Este deseo fue el tema de otra lección que describiré más adelante. Mis observaciones en la conferencia se enfocaron en su cosmovisión o en su forma de entender el mundo, la relación paciente-empleado de salud y sus prioridades dentro del sistema de salud.

Taller previo a la conferencia: Valores humanos universales y ética profesional por Passang Lhamo

¿Qué significa para ti la globalización en términos de espiritualidad y valores?
¿Qué les sucede a las personas en el proceso de globalización?

Existe un fuerte vínculo entre espiritualidad y salud. La salud no es la ausencia de enfermedad. Estar sano no significa estar libre de enfermedades. La definición butanesa de salud es que salud significa la ausencia de enfermedad en el cuerpo, la ausencia de estrés en la mente.La medicina occidental dividió la mente y el cuerpo. Entonces, el cuerpo se dividió aún más. Pronto, se hizo difícil tratar el cuerpo debido a toda la división. Se celebra la especialización en el sistema de atención médica, pero no proporciona la respuesta.

Desde la conceptualización psicosocial de la salud, la salud es un objetivo muy difícil ya que involucra aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Eudaimonia es la presencia de significado y desarrollo del potencial de uno mismo. Se enfoca en las cosas más importantes que son la salud y la espiritualidad. Por lo tanto, otro elemento para agregar en la conceptualización de la salud es la espiritualidad.

La espiritualidad es universal y multidimensional. Las dimensiones centrales de la espiritualidad son de mayor poder y presencia. La participación en la espiritualidad tiene un efecto en la salud. Sin embargo, algunas prácticas espirituales podrían tomarse de una manera diferente. Por ejemplo, la meditación en el Oriente se considera una forma de vida, mientras que en el Occidente se considera una técnica, una herramienta, un medio para un fin. En la psicología Indú, las escrituras sagradas describen la teoría de la mente destacando no tomar conceptos externos. El último mensaje sobre espiritualidad es que “cada camino espiritual es de cada uno”.Volviendo a las instituciones y los valores, éstas son fuertes para apoyar la educación de las personas. Ciertas cosas no pueden cambiar debido a la globalización. La juventud de hoy crece con las tradiciones, pero también con los cambios de la globalización. Dharma nos ayuda a conocer lo correcto frente a lo incorrecto. Incluye conceptos de medio ambiente, potencial natural y karma. El karma son acciones relacionadas con la causa y el efecto que conducen a la justicia universal. Karma y Dharma están integrados en nuestro estilo de vida.

El proceso de desarrollo de identidad está cambiando debido a la globalización. Sin embargo, la globalización no está eliminando los valores tradicionales.¿Estás construyéndote a ti mismo basado en otros o estás construyéndote a ti mismo basado en tu propia identidad?Como pueden en las palabras de la Sra. Lhamo, existe una estrecha relación entre la mente, el cuerpo y la sociedad. Al mismo tiempo, el camino espiritual individual es reconocido y respetado. Todos caminamos por caminos diferentes y enfrentamos desafíos según la naturaleza del camino. Por lo tanto, no podemos esperar que lo que funcionó para mí funcione para otra persona. No podemos esperar que lo que considero un gran problema también sea así para otra persona. Algo fue muy claro en la sesión de intercambio de la Sra. Lhamo, tanto la mente como el cuerpo son esenciales cuando se habla de salud. 

Las acciones significativas y desinteresadas de Bután

Todas las actividades llevadas a cabo en Bhután se realizan para brindar beneficios a la comunidad, mantener el equilibrio con el medio ambiente y con el objetivo final de aumentar la felicidad de las personas. Es un entorno de trabajo muy simple que ha permitido que todas las actividades en Bután tengan sentido. Los butaneses tienen un fuerte sentido de cooperación. Si pueden contribuir para ayudar, facilitar y beneficiarlo a usted y a otras personas a su alrededor, lo harán. Por lo tanto, la respuesta a una situación de emergencia de salud en el país es rápida y eficiente, ya que todos se comunican y hacen lo que pueden para ayudarse mutuamente y facilitar las tareas. Me impresionó especialmente ver cómo ponen esta configuración en la práctica clínica. Si se necesita alguna información de un hospital para ayudar a un proyecto de investigación que en última instancia beneficiaría a los pacientes y al personal, esa información se proporciona de inmediato.

Cada vez que las personas butanesas toman medidas, lo hacen de manera significativa con la plena intención de ayudar y extienden su mano de ayuda desinteresadamente. 

Escucha, siente y sé

El tiempo que pasé con Lama Tashi fue breve pero una experiencia de aprendizaje maravillosa. Originalmente, iba a quedarme 5 días en Bután, de los cuales 3 estaban dedicados a la conferencia y 2 a explorar. Sin embargo, debido al cambio de última hora en mi vuelo, tuve que acortar mi estadía a 4 días. Una vez más, practiqué la aceptación. Todo tiene un propósito.Lama Tashi aprovechó cada minuto que compartimos para compartir su conocimiento. Escuché atentamente. A veces corríamos de un lugar a otro y pensé “Ojalá pudiera quedarme en este lugar más tiempo para disfrutarlo más”. Entonces, la realización vino “Puedo disfrutar de la visita incluso con tiempo limitado. No necesito más tiempo para disfrutar de un lugar, solo necesito estar aquí y experimentar el lugar siempre que esté aquí sin tener en cuenta la duración de mi estancia “.

Lama Tashi me llevó a Paro Taktsang, el monasterio del nido de tigre que se encuentra en la cima de una montaña. Subir a la montaña fue una maravillosa experiencia espiritual. Lama Tashi estaba orando en el camino mientras observaba la belleza del lugar y sentía la paz del entorno. Todo se veia tan brillante, tan vivo, el aire llevaba algo que es imposible de describir. Solo me permití sentir y estar completamente receptiva. De vez en cuando encontramos agua corriente. Me lavé las manos y bebí un poco de agua. Fue purificador. Las banderas de oración bailando en el aire en armonía con las hojas de los árboles me estaban entregando un mensaje, “Estamos aquí, estás aquí, estamos vivos, somos” En el camino, experimentamos una maravillosa bienvenida natural cuando nos acercamos al monasterio. Estaba hermosamente soleado, luego las nubes nos alcanzaron y se aseguraron de que supiéramos que estaban allí porque nos dieron un poco de lluvia. Cuando estábamos a punto de bajar y subir las escaleras para llegar al monasterio, la naturaleza nos sorprendió con granizo. Abracé el momento y seguí a Lama Tashi, que estaba rezando todo el camino hasta que llegamos al monasterio. La energía en el monasterio fue muy fuerte. Una sensación intensa viajó por todo mi cuerpo. Fue intenso, pero lleno de vida y paz. Nos sentamos en una cueva por algunos minutos. No teníamos mucho tiempo, pero estaba allí todo el tiempo que el universo quisiera que estuviera allí. La cueva era el lugar donde meditaba Guru Rinpoche. Me senté. El aire en la cueva era fresco, puro y comencé a meditar. No puedo decir cuánto tiempo medité. Pero yo estaba allí en completo gozo, tan presente. Estaba consciente de mi ser y me fui con la corriente, centrándome en mi respiración. Me fusioné con la cueva, sentí que era la roca que formaba la cueva. Mi cuerpo ya no estaba allí, era mi esencia, liberada de mi cuerpo. Yo era, yo era. Abrí los ojos cuando el lama Tashi me llamó ya que teníamos que apresurarnos y regresar. Antes de salir de la cueva, oró y me dio un poco de agua en un frasco especial. Bebí un poco. La lluvia había desaparecido, el sol se estaba preparando para caer. Seguí a Lama Tashi mientras dejaba atrás a Paro Taktsang. Estoy agradecida por la experiencia.Lama Tashi es un monje muy especial. Él es divertido y muy simple. Compartí con él que tenía algunos problemas para tratar con las personas. Le dije que estaba exhausta y, aunque le pedí a la gente que no me molestara y tratara de dedicarme un poco de tiempo a mí misma, no cooperaron del todo. La situación era muy frustrante para mí. Me dijo que, si eso está sucediendo, es porque hay algo que necesito aprender de la situación. Mis acciones pasadas son responsables de lo que me está sucediendo en este momento. Me mantuve en silencio. Estábamos casi cerca del punto donde comenzamos la caminata.

Lama Tashi dijo “Hermana, ¿ves la roca detrás de ese árbol justo en frente de nosotros?”
“No, no la veo” respondí

No la ves porque el árbol está escondiendo la roca”. Desde tu lugar, no puedes ver la roca, pero desde aquí, donde estoy parado, puedo verla. Ambos tenemos razón, tú y yo. ¿Ves hermana?”

Lo vi, muy claramente. A veces queremos que otras personas vean lo mismo que vemos, pero no es posible ya que estamos parados en diferentes lugares y el ángulo desde el que vemos las cosas es diferente. Estamos bien al explicar lo que vemos. Tal como dijo la Sra. Lhamo, el camino espiritual de todos es el de uno mismo, Lama Tashi también me mostró cómo la realidad está allí, y es diferente en las personas. Pero debemos respetar sus puntos de vista, ya que ellos verán las cosas desde el lugar donde están parados, seguirán su propio camino, y entenderán las cosas desde su propio nivel de desarrollo espiritual.

No interfieras. Todo sucede por una razón. Todo está conectado. 

Aceptar y dejar ir

El último día de la conferencia llegó. Me estaba preparando para dejarlo ir. Una de las principales motivaciones, como científico centrado en la medicina tradicional, era aprender sobre la medicina tradicional butanesa de la boca de los investigadores butaneses. ¿Pero adivina qué? No iba a ser capaz de hacerlo porque necesitaba tomar un vuelo. Al mismo tiempo que las charlas sobre medicina tradicional iban a comenzar, tuve que salir de la habitación. No fue difícil hacerlo ya que estaba al tanto de la situación. Viajé tanto, obtuve la ayuda de tanta gente para venir aquí, y me salté uno de los temas más importantes para mí en la conferencia. Sin embargo, acepté la oportunidad de practicar el desapego. Cuando el maestro de ceremonia anunció la primera charla sobre medicina tradicional, lentamente me fui. Cuando estaba en la puerta, me volteé. Vi a los butaneses muy atentos. Vi a las mujeres con su hermoso vestido tradicional, la kira y los hombres que llevaban su Gho. Eché un vistazo a las imágenes del Rey, la Reina y el príncipe del Reino de Bután que colgaban de las paredes de la sala de conferencias. Les agradecí a todos inmensamente por permitirme estar allí. Con esa última mirada del lugar, di media vuelta y me fui.

Familia anfitriona butanesa

Estaba muy agradecida por tener un lugar donde quedarme. Era una cabaña muy acogedora y sencilla en Thimphu. La familia maravillosa con la que me alojé fue muy amable e hizo arreglos para una estancia confortable. Cada vez que les agradecí por la comida, una taza de café o cualquier cosa que hayan hecho para ayudarme, vi en sus caras lo desinteresadamente que dieron. Muy a menudo decían “no es nada, no hice nada”. Ya están felices por lo que tienen, si pueden hacer algo para que otras personas estén felices o cómodas, lo harán. Dar, cuando estás en un estado de satisfacción, no es nada. Dar no te quitará nada, ya que estás satisfecho porque la satisfacción proviene de lo profundo de tu ser, no de las cosas materialistas. Eso es felicidad. Me sentí como en casa en esa pequeña cabaña. Sentí todo el amor en la familia. La madre de la familia era una mujer maravillosa, que pasaba la mayor parte del tiempo orando, sonriendo y cocinando. A veces se despertaba muy temprano para calentar un poco de agua que yo usaría para ducharme. El último día de mi estadía, la abracé. No podíamos comunicarnos con palabras ya que no compartimos el mismo idioma, pero podíamos comunicarnos con nuestras almas. Me regaló algo muy precioso, un cinturón hecho a mano para usar una kira que compré. Ella hizo el cinturón ella misma. Me conmovió su amable regalo. Estoy infinitamente agradecida por la hospitalidad, enseñanzas y la gran demonstracion de felicidad de esta hermosa familia butanesa.

Poniendo en práctica las enseñanzas de Bután

No puedo resumir aquí todo lo que aprendí en Bután. Cuando terminé de escribir un párrafo, recuerdo algo más que experimenté y aprendí. Pero creo que puedo compartir las enseñanzas en otras publicaciones, ya que esas enseñanzas están incorporadas en mi vida diaria.

Me convertí en una mejor dadora después de estar en Bután. Soy consciente de dar desinteresadamente y ayudo siempre que puedo. La paz que experimento al ayudar a otros y dar es más intensa que antes. También noté que a veces es difícil para las personas comprender el comportamiento generoso desinteresado. No están acostumbrados y les puede cruzar por la mente que hay una intención oculta detrás del gesto del “dar”. La gente piensa que dar implica una deuda que un día debe pagarse. O si una persona da, es porque esa persona quiere algo de ti. Cuando veo caras confundidas cada vez que ayudo o doy desinteresadamente, solo les sonrío. Mis intenciones desinteresadas están bien transmitidas y creo firmemente que el ejemplo de dar desinteresadamente puede ser contagioso. Mi amigo budista, que hizo mi viaje a Bután una realidad, fue un claro ejemplo de eso. Él me mostró en la práctica el cómo extender una mano de ayuda sin esperar nada a cambio. Él lo aprendió en Bután y ahora yo lo aprendí de ambos.No sé cuál será la próxima lección para mi desarrollo espiritual. No sé nada, tal como dijo Lama Tashi. Pero una cosa es segura:
Todo sucede por una razón. Todo está conectado.

www.buildyouruniverse.wordpress.com
Escrito por Dalinda Sánchez


Comentarios