La Hernia Discal Y Osteopatía

Compartir
La Hernia Discal Y Osteopatía

La hernia discal es una patología en la que parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce lesiones neurológicas derivadas de esta lesión. Se puede decir que la hernia discal, es la evolución de un proceso de degeneración discal. Generalmente, al disco intervertebral sólo se le considera un mero amortiguador de choques. No olvidemos que su función permite la amplitud de movimiento a todos los niveles.


Está compuesto por dos partes: la parte central de consistencia gelatinosa que se denomina "núcleo pulposo", y una envuelta fibrosa que lo mantiene en su lugar y se denomina "anillo fibroso". El anillo fibroso es más grueso en la porción anterior del disco, por lo que la pared posterior es más frágil. Ese es el motivo por el que la mayoría de las veces el anillo se rompe por detrás, causando una hernia discal.
La Osteopatía es un tratamiento o terapia natural muy eficaz en los casos de hernia discal lumbar ya que trata de curar la causa real del problema. Muchas personas que sufren de hernias discales han encontrado por fin en la osteopatía una solución.

PATOLOGÍA DE LA HERNIA DISCAL

La patología de hernia de discal se debe a un cambio en la estructura normal del disco. La mayor parte de las veces, la rotura del disco se produce como resultado del envejecimiento y de la degeneración que ocurre dentro del mismo. En ocasiones un traumatismo grave o un esfuerzo mal controlado o realizado pueden hacer que un disco normal se hernie. Los traumatismos y los esfuerzos también pueden hacer que un disco ya herniado empeore. Y si a todo ello le unimos la debilidad muscular periférica, el exceso de abdomen, el sobrepeso, la falta o el exceso de tono muscular, no solo tendremos una hernia discal, sino que probablemente el dolor sea agudo y, si se trata, no desaparecerá.

DIAGNÓSTICO DE UNA HERNIA DISCAL

El uso de la resonancia magnética confirmará la existencia de una hernia discal. De hecho es el método más preciso de diagnóstico, a través de ella podemos aclarar en qué estado se encuentra, si se trata de una protusión o una hernia discal y el segmento vertebral que está siendo afectado, objetivando el grado de compromiso de las raíces nerviosas.
No obstante se hacen imprescindibles las pruebas de movilidad articular en camilla, y otros síntomas que nos confirmen que el dolor realmente proviene de la hernia discal. Solamente tras un exhaustivo estudio, podremos precisar si los síntomas realmente son producidos por la hernia discal. Si carecemos de la prueba radiológica que lo confirme, el osteópata puede detectar la hernia a través de una serie de exploraciones.

TRATAMIENTO OSTEOPÁTICO DE LAS HERNIAS DISCALES

La Osteopatía es un tratamiento o terapia natural muy eficaz en los casos de hernia discal lumbar ya que trata de curar la causa real del problema. Es sin duda el mejor de los tratamientos conservadores para las hernias discales. Cada persona responde a un tratamiento diferente, por lo que primeramente hay que hacer un estudio previo del paciente, a fin de determinar la causa que haya producido dicha lesión.

Posteriormente se hace un examen osteopático para determinar las lesiones actuales. En este estudio tendremos presentes los acortamientos musculares, posturas antiálgicas, posibles fijaciones viscerales, lesiones pélvicas, etc.

Seguidamente hay que restablecer la movilidad del conjunto lumbar mediante una normalización manipulando las vértebras que sean precisas para su correcta movilidad. Tratamiento de los tejidos blandos, tratamiento postural. Con técnicas más específicas como la flexión-distracción, se consiguen muy buenos resultados, llegando a evitar muchas veces tratamientos más agresivos y cirugías, según el tipo de hernia discal.
El principal objetivo de la osteopatía para el tratamiento de las hernias discales lumbares en fase aguda, es disminuir el dolor, esto se consigue principalmente mediante dos técnicas:

1º- Manipulaciones del segmento vertebral afectado, en función del tipo de hernia. Por ejemplo: para una hernia para medial derecha, el objetivo en una manipulación en rotación es separar la hernia de la raíz nerviosa.

2º- Bombeo del disco intervertebral mediante el sistema de flexión-distracción. La finalidad de esta terapia es ejercer una presión negativa (efecto de succión). Es bastante potente y suele dar resultados desde las primeras sesiones.

Estas son sólo dos técnicas de las más utilizadas en el tratamiento osteopático para las hernias discales. Muchas personas que sufren de hernias discales han encontrado por fin en la osteopatía una solución. Los resultados obtenidos mediante el tratamiento con osteopatía son muy satisfactorios, en un gran porcentaje los síntomas remiten en poco tiempo de comenzar el tratamiento. También es necesaria la colaboración del paciente para fortalecer la espalda con ejercicios específicos, estiramientos, y especialmente ejercicios de Pilates.

Fuente: Universidad de Alcalá



Comentarios