La ecuación de la felicidad

109
La ecuación de la felicidad
109

www.buildyouruniverse.wordpress.com


 Mi proceso de liberación mental y física ha tomado años y que todavía está en proceso. No ha sido fácil y creo que nunca será un proceso que pueda completarse al 100%. Sin embargo, estoy muy satisfecha por los logros que he conseguido. Veo los beneficios en mi vida diaria, en la interacción con la gente que tengo a mi alrededor y sobre todo lo veo cuando estoy sola disfrutando de mi propia compañía. Alcanzar este nivel de satisfacción con la vida y la liberación no significa que todo es de color rosa en mi vida. Todavía se enfrentan subidas y bajadas, pero la distancia desde los altibajos al estado neutro y armonioso es significado más estrecho por lo que el tiempo para volver al equilibrio y la neutralidad es más corto.

Vamos a discutir un poco acerca de los llamados altibajos. Si imaginamos a los altibajos de la vida, van a tener este aspecto (ver imagen):

Todos somos un elemento de interacción con el mundo exterior y el interior. Esas interacciones dentro y fuera pueden desencadenar emociones en nosotros mismos. Esas emociones pueden ser positivas o negativas. Tener ambos tipos de emociones es parte de nuestra propia naturaleza. Sin embargo, el problema con esas emociones, ya sean positivas o negativas, es que nos apegamos a ellas (por ejemplo, en el caso de las emociones agradables) o las evitamos (por ejemplo, en el caso de las emociones negativas). El apego y la evasión nos llevan a la miseria. Es posible que te estés preguntando por qué. Bueno, podemos experimentar sensaciones muy agradables al hablar con alguien. Imagina que esta persona es alguien que te gusta mucho. Te gusta tanto que intentas pasar mucho tiempo con esta persona porque él/ella desencadena emociones positivas en ti. Eso no es malo. Sin embargo, cuando te apegas a esta persona a un grado que anhelas estar con esa persona todo el tiempo, entonces este comportamiento de apego te llevará a la miseria. En lugar de simplemente disfrutar el momento presente con esa persona, te gustan tanto las emociones provocadas en ti que deseas pasar más tiempo con esa persona. También puedes pasar demasiado tiempo recordando los momentos juntos y deseando encontrarte con esa persona pronto. Algo para destacar en este punto es que no te estas apegando a esa persona sino que el apego es hacia las asociadas a las sensaciones placenteras que esa persona desencadena en ti. Esto es algo que la mayoría de nosotros no se dan cuenta. Ahora, ¿qué sucede cuando no ves esa persona? ¿Qué pasa cuando no sabes nada de él / ella? Es entonces comienzas a sentirse triste y ansioso porque quieres experimentar las sensaciones placenteras y de nuevo esas sensaciones agradables son provocados por esta persona. El apego es como la drogadicción, queremos más y si no lo tenemos, nos parece lamentable.

La misma miseria es traída cuando evitamos situaciones o personas que provocan sentimientos negativos en nosotros. A veces nos enfrentamos a situaciones o personas que provocan sentimientos negativos en nosotros. ¿Qué pasaría si nos sentimos intimidados, inseguros, ansiosos, incómodo sólo por encontramos con una persona en particular y compartir el mismo espacio por un momento? Podemos entonces tratar de evitar estar cerca o evitar encontrarnos con esa persona porque esa persona desencadena sentimientos negativos en nosotros. Podemos cancelar citas, evitar ir a fiestas con amigos o cambiar nuestro itinerario para ir a trabajar sólo para evitar ver a esa persona en particular. A veces, tenemos que tomar distancia temporal de personas y situaciones para ayudarnos a pensar. Sin embargo, cuando ese tiempo que nos damos se convierte en una situación de larga duración y que interfiere con nuestras actividades de la vida diaria trayendo consigo sentimientos negativos, entonces nuestro comportamiento de evitación se nos está llevando a la miseria.

En primer lugar tengo que aclarar que no hay que evitar las subidas y bajadas porque son parte de la dinámica de la vida. Incluso en la zona de equilibrio de la figura anterior, se puede ver que la línea de equilibrio no es una línea recta, que tiene pequeñas protuberancias en el camino. La vida es un proceso dinámico en el que sólo 2 cosas son ciertas: el cambio y la muerte.Sin embargo, lo que es importante aquí es el tiempo invertido para regresar a la zona de equilibrio, porque pasar demasiado tiempo apegado o evitando situaciones / personas puede asimilarse en nuestras mentes y cuerpos tan profundamente que será muy difícil salir de ese entorno para volver a la zona de equilibrio. También la asimilación profunda del apego y la evasión pueden hacernos olvidar lo que se siente al estar en la zona de equilibrio. Demasiado tiempo dedicado al apega y evitar situaciones / personas nos hace insensibles e incluso nos hace temer a la felicidad y a una mente en paz. ¿Por qué? Pues porque no estamos acostumbrados a la felicidad ni la paz mental. Hemos pasado mucho tiempo tratando de mantener las situaciones / personas que provocan sensaciones placenteras o poner tanta energía evitándolas que hemos olvidado lo que es estar en la zona de equilibrio. No sólo vamos a estar muy lejos de la zona de equilibrio, pero también muy lejos de nosotros mismos. Al mantener la conducta de apego / evasión también tendremos menos tiempo para conocernos a nosotros mismos. Al pasar menos tiempo con nosotros mismos, nos convertimos en extraños. El problema de alienarnos a nosotros mismos es que vamos a tener miedo de mirar en el espejo o tener miedo de estar solo. Nos convertimos en personas que no conocemos, experimentamos sentimientos que no nos son familiares y que no sabemos cómo lidiar con ellos porque toda nuestra energía se está invirtiendo en el apego o la evasión.

El apego y la evasión tienen algo en común, funcionan como una adicción, como las drogas. A veces vamos muy lejos tratando de mantener el apego o la evasión y aquellos comportamientos que nos llevan a mantenerlos son distracciones que nos mantienen lejos de nuestro propio yo, el yo real. Nos convertimos en extraños con nosotros mismos en el proceso. Esas distracciones nos traen sensaciones placenteras o nos mantienen alejadas de sentimientos negativos. Además, el tiempo que pasamos en el comportamiento de apego y evasión nos está llevando lejos de la felicidad y la paz. No podemos disfrutar de la vida al máximo si nos apegamos a esos sentimientos positivos o si estamos preocupándonos todo el tiempo acerca de cómo evitar ciertas situaciones o personas. Es como las personas con problemas de adicción a las drogas, la única cosa que tienen en cuenta son las drogas, las distracciones, el placer y la evasión de la realidad.Una estrategia que me ayudó a permanecer cerca de la zona de equilibrio así como también a redescubrirme a mí misma fue el deshacerme de esas distracciones. En primer lugar, reconocí el comportamiento de apego y de evasión gracias a la meditación Vipassana y también aprendí que teníamos que deshacérsenos las distracciones. Durante el curso de meditación Vipassana, a los participantes se les pide que sigan 5 preceptos: abstenerse de matar, abstenerse de robar, evitar la mala conducta sexual, abstenerse de mentir y evitar la ingesta de sustancias intoxicantes. Con el fin de aprender la técnica de la meditación Vipassana, hemos tenido que deshacernos de las distracciones que puedieran provocar la conducta de apego / evasión que obstaculizan el proceso de aprendizaje. Después de eso, los participantes del curso de Vipassana nos involucramos en un proceso de auto-descubrimiento en el que somos capaces de experimentar lo que es el apego y la evasión y aprender a observar y dejar ir.

Tomen algunos minutos para ser totalmente honestos con ustedes mismos y pregúntense por qué se involucran en cierto comportamiento. Tal vez el comportamiento trae consigo un consuelo temporal; digamos que ir de compras, la lectura de mensajes de amigo, el consumo de alcohol, etc. ¿Por qué haces eso? Tal vez el comportamiento de apego / evasión te mantiene lejos de hacer frente a ti mismo, a tus propios miedos, tu propio ser vulnerable; tal vez te mantiene lejos de los recuerdos dolorosos; tal vez te mantiene lejos de cambio porque tienes miedo del cambio, no quieres moverte en escenarios de la vida desconocidos, la interacción con gente nueva, o quieres evitar ver al “verdadero yo” que no conoces más.

Debido a que noté el gran obstáculo que las distracciones traen consigo en el proceso de auto-desarrollo y para disfrutar plenamente de la vida, me comprometí a deshacerme de algunas distracciones.

A finales de 2014, justo antes de llegar a Hong Kong, me preparé psicológicamente a dejar algo que ha sido una gran distracción en mi vida. Decidí dejar el sexo. Sí, suena loco, pero yo estaba muy decidida a cumplirlo. Cuando compartí mis intenciones con mis amigos, ninguno de ellos lo podía creer; no podían imaginar que “yo” dejaría de tener sexo. Identifique al “sexo” como una de los mayores distractores en mi vida y quería deshacerme de él para trabajar en los problemas subyacentes que me condujeron a que utilizara al sexo como una distracción en el primer lugar. El sexo me cegó en muchos aspectos; no sabía cómo ver los valores y actitudes importantes en las personas porque estaba tan centrada en la interacción sexual en lugar de una conexión espiritual más profunda. Cuando estaba estresada, recurría al sexo como una herramienta para relajarme que no sólo me afectaba a mí, sino también a mi pareja. Me puse tan triste porque estaba tan adicta a ello que yo no sabía cómo era vivir sin esa fuente de placer temporal que además estaba afectando mi vida en muchos niveles diferentes. También deje el alcohol. Solía beber una lata de cerveza después del trabajo para relajarme. Pero a veces, cuando estaba bajo estrés o me sentía triste, utilizaba el alcohol como medio para evitar los sentimientos negativos que tenía. Hasta hoy, sigo con mi compromiso de no tener relaciones sexuales y de no beber alcohol porque he ganado mucho más que cuando tuve esas distracciones en mi vida. La lista de cosas a las que he renunciado es cada vez más larga. He tomado este estilo de vida de manera conscientemente y con un significado profundo detrás y he visto los enormes pasos que he dado en mi vida gracias al hecho de quitar esas distracciones. En este punto, yo no diría que significa renunciar sino que es un paso para voluntario para profundizar y explorar el núcleo tratando de encontrarnos a nosotros mismo, nuestra misión en la vida, de entablar una vida social de una manera más saludable, de respetar la vida y sacar a la luz a los valores escondidos.Esos son dos ejemplos de cosas a las que he renunciado porque representaban enormes distracciones en mi vida. Cualquiera de nosotros se involucra en diferentes distractores por muchas razones diferentes. No podemos saber lo que realmente somos y no podemos disfrutar de la felicidad si es que seguimos siendo distraídos de nosotros mismos y de la felicidad, la verdadera felicidad no es un estado placentero temporal.

Llamé a este post ecuación de la felicidad post porque se me ocurrió una ecuación que resume la interacción de los conceptos que he descrito anteriormente. Ten en cuenta que la felicidad es uno de los estados más puros y universales en la naturaleza. La felicidad no significa tener una enorme sonrisa en la cara todo el tiempo, la felicidad significa desapego, mantener la paz interior mientras enfrentas los desafíos internos y externos. La felicidad no significa que no llores sino significa llorar por algo que sucedió y luego dejar esos sentimientos negativos ir y seguir adelante. La felicidad significa aceptar el cambio como parte de nuestra vida. La felicidad significa que no se está persiguiendo desesperadamente a alguien a quien amar porque nos sentimos incompletos; la felicidad significa que te gusta estar solo y que reconoces que eres un ser completo. La verdadera felicidad no se encuentra en las distracciones (la conducta de apego / evasión). Por el contrario, el apego y la conducta de evasión nos empujan lejos de la felicidad. La felicidad es la libertad de nuestra propia falsa imagen o de nuestro ser distraído.

Tenemos que encontrar nuestro propio camino para liberarnos de los hábitos que usted y otros afectan y desarrollan la capacidad de gastar menos tiempo para volver a la zona de equilibrio.La ecuación de la felicidad es muy simple e incluye los conceptos que he descrito anteriormente.El grado de felicidad es inversamente proporcional a las distracciones multiplicado por el tiempo dedicado a volver a la zona de equilibrio. Si son más las distracciones (conducta de apego y de evasión) menos felices seremos. El menor el tiempo que pasamos de volver a la zona de equilibrio, más felices seremos. Además, cuanto más conocemos nuestro verdadero ser, cuanto más cerca de la felicidad estaremos. La situación ideal sería saber más de nosotros mismos, disminuir las distracciones que nos alejan de nuestro ser real y dedicar menos tiempo a volver a la zona de equilibrio cuando nos enfrentamos a situaciones / personas que desencadenan sentimientos positivos o negativos.

¿Cuál es tu nivel de felicidad actual de acuerdo con la ecuación de la felicidad? ¿Sabes lo que te está distrayendo de tu ser real y por lo tanto de la felicidad?
 

www.buildyouruniverse.wordpress.com
Escrito por Dalinda Sánchez

Comentarios