La ciencia termina con 2 de los más grandes mitos sobre el cigarrillo

Compartir
La ciencia termina con 2 de los más grandes mitos sobre el cigarrillo

Fumar no trae más que desventajas para el organismo, y está ligado a enfermedades mortales como el cáncer, la ciencia lo ha comprobado.  Ahora también elimina uno de los grandes mitos: fumar no alivia el estrés como algunos todavía pensaban, sino que definitivamente lo aumenta.  


[También te puede interesar: Esta grave enfermedad es 4 veces más frecuente en los fumadores]  

Una investigación publicada en el 2015 por British Heart Foundation sugiere que los fumadores tienen un 70% más de riesgo de ansiedad y depresión en comparación con los no fumadores, a pesar de la percepción común de que encenderse es un alivio del estrés.

Curiosamente, los niveles de ansiedad y depresión reportados por exfumadores a largo plazo no se distinguían de las personas que nunca habían fumado y eran mucho más bajos que en los fumadores actuales. Esto sugiere que dejar de fumar podría ayudar a las personas a combatir la ansiedad y la depresión y mejorar la salud mental.


Fumar puede llevar a padecer enfermadades mortales

La investigación

El estudio de casi 6.500 personas mayores de 40 años encontró que el 18.3% de los fumadores reportaron sufrir depresión y ansiedad, en comparación con el 10% de los no fumadores y el 11.3% de los ex fumadores. Esto va en contra de la percepción de más de un tercio (36%) de los fumadores del Reino Unido que creen que el hábito es un factor de estrés.

El cigarrillo electrónico también es perjudicial

El uso habitual de cigarrillos electrónicos se asoció con un cambio en el equilibrio cardíaco

Si el mito más grande sobre el tabaco es el de que alivia el estrés, este es el segundo: que el cigarrillo electrónico, que ahora se está poniendo tan de moda, es inofensivo.

Los cigarrillos electrónicos han ganado popularidad, pero prácticamente no se sabe nada sobre sus riesgos cardiovasculares.

Un estudio más reciente, publicado este año en The Jama Network, explica que de 42 usuarios habituales de cigarrillos electrónicos sanos y de individuos que no usaban control, la variabilidad de la frecuencia cardíaca se desplazó hacia una mayor predominancia simpática, con un aumento significativo de la frecuencia baja a la relación de frecuencias altas.

Eso significa que el uso habitual de cigarrillos electrónicos se asoció con un cambio en el equilibrio cardíaco autonómico hacia el predominio simpático y el aumento del estrés oxidativo, ambos asociados con un mayor riesgo cardiovascular. En ese sentido, quienes creen que el cigarrillo electrónico es inofensivo podrían estar tan equivocados como quienes creían lo mismo hasta hace algunas décadas sobre el cigarrillo tradicional.       

Fuentes:
Etiquetas: dejar de fumar, estres, fumar
Comentarios