La ciencia explica por qué amamos los videos de cachorritos y de bebés

Compartir
La ciencia explica por qué amamos los videos de cachorritos y de bebés

¿Eres de los que se pueden pasar horas frente a una pantalla, sin hacer otra cosa más que ver videos graciosos de animalitos, cachorros o bebés? No estás solo. A miles de personas les pasa. Son tantos los que aman los videos de animales tiernos o de bebitos, que la ciencia se propuso averiguar la razón.


Lo curioso es que, según la ciencia pudo explicar, se trata de una reacción perfectamente biológica. Y cuando leas la explicación, probablemente no podrás negar que es muy coherente. 

El gusto por los videos de chachorritos se debe nada más y nada menos que al instinto humano de conservación de la especie. Más concretamente, la razón es un principio: neotenia

El término neotenia hace referencia a un conjunto de características que se asocian a los niños pequeños: ojos grandes, frente amplia y redonda, piel suave, cuerpo blando y rollizo. Estas características, biológicamente, provocan que los adultos de la especie les presten más atención, los alimenten, los protejan y hasta que no se los coman. 

El principio de la neotenia, también llamado "principio del cachorro", ha sido estudiado por la publicidad y utilizado para obtener mejores resultados. No solo los bebés, sino también lo que se parece a ellos (como los animalitos pequeños, o los cachorritos de ojos saltones) despiertan en el ser humano una especie de atracción, un impulso a prestarles atención durante más tiempo.

Los videos de bebés, entonces, nos despiertan ese interés, simplemente, porque son bebés. Estamos diseñados genéticamente para cuidarlos y darles toda nuestra atención, porque si no lo hiciéramos, morirían.

El principio de neotenia no se extiende a los "bebés" de otra especie (por eso, por ejemplo, un león puede devorar a un cervatillo). Sin embargo, cuando notamos características "humanas" o similares a las de los bebés humanos en otra especie, nos sentimos igual de atraídos. Por eso los animalitos de ojos saltones, los perritos juguetones, o los gatitos que piden atención, nos resultan tan atractivos de observar como los bebés.

Ahora que sabes que la razón es biológica, ¡sigue disfrutando de tiernos videos!

Fuentes:
Comentarios