Jardines de aire: un opción sencilla para decorar con naturaleza

Lu B. por
1
15.5K
Jardines de aire: un opción sencilla para decorar con naturaleza
15.5K

Los jardines de aire son una excelente opción para decorar tus paredes e incorporar un poco de naturaleza dentro de tu hogar. Además, son una buena idea para reutilizar las latas de conservas. Para hacerlos, se utilizan plantas que no requieren riego, así que su mantenimiento es mínimo.


Materiales

  • Lata de conservas
  • Pinza
  • Lima metálica
  • Acrílico o vidrio
  • Pintura esmalte (opcional)
  • Piedras para decorar
  • Musgo de maceta
  • Pegamento universal
  • Planta a elección

Plantas

Escoge plantas que no requieran riego y que vivan bien en interiores. Una buena opción son las plantas epífitas, como el clavel del aire, que no requieren de tierra para sobrevivir ya que se alimentan de sustancias que extraen del aire. Otra alternativa es usar suculentas.

Las especies que elijas vivirán en tu jardín de aire gracias a la humedad del ambiente. En caso de que el lugar sea muy seco, humedécelas con un algodón. Ten presente que es muy importante que reciban suficiente luz para que puedan hacer la fotosíntesis.

Instrucciones

1. Limpia bien la lata con agua y jabón para eliminar los restos de comida. Sécala completamente y quítale las etiquetas. Quedará mejor si usas una lata poco profunda, como las de atún.

2
. Si la lata no tenía abre fácil, usa la pinza para doblar las rebarbas de la abertura hacia adentro. Con la lima metálica, repasa los bordes para que queden planos y suaves.

3.
 Píntala de un color que te guste. Este paso es opcional, puedes dejar la lata como está si así te gusta más.

4.
 Coloca la lata encima del acrílico o vidrio y dibuja su contorno. Ten en cuenta que el trozo que recortes debe ser ligeramente más pequeño que la lata para que quepa dentro de ella. Recorta el círculo que dilneaste y divídelo en dos partes.

5.
 Pega una de las mitades del acrílico o vidrio a la lata. También puedes quitarle la base a la lata y hacer que ambas “paredes” sean transparentes, cubriendo un extremo por completo con el vidrio o acrílico, y el otro sólo por la mitad.

6.
 Rellena tu jardín como si fuera un terrario, usando pequeñas piedras y luego musgo. Es importante que las piedras estén limpias y no sean salinas. A continuación, agrega la planta.

7.
 Coloca una arandela en la parte trasera de la lata y cuélgala en la pared.

Fuentes:
Comentarios