Incel, la peligrosa y machista tendencia que apareció en Internet

Compartir
Incel, la peligrosa y machista tendencia que apareció en Internet

Hace unas semanas, Canadá sufrió una gran tragedia cuando Alek Minassian, de 25 años, condujo una van sobre la acera matando a 10 personas y lastimando a más de una docena. Minassian fue capturado por la policía y está a la espera de un juicio, pero parece que las razones por las que decidió cometer el delito no son un secreto.  


Minassian es un autoproclamado “incel”, o sea, un involuntary celibates (célibes involuntarios), parte de una comunidad de hombres misóginos que se sienten rechazados y culpan a las mujeres por ello.   “¡La rebelión Incel ya comenzó!”, decía uno de los últimos posts de Alek, en el reafirmaba su postura como incel, declarando que terminarían con los “Chads” y “Stacys” del mundo. Esta serie de términos son algo nuevo para muchos, pero lamentablemente los incels son un grupo con miles de hombres en sus filas, con unas ideas peligrosas que están lastimando a muchas mujeres.  

En Internet, estos hombres heterosexuales y en su mayoría blancos, se quejan de ser los últimos en las filas para recibir amor y sexo por parte de las mujeres. Creen que han sido humillados o ignorados por ellas toda su vida, así como por el resto de los hombres que sí tiene posibilidades de tener relaciones sexuales y sentimentales.  

Esta cultura de violencia contra las mujeres no es nueva, pero esta rama de la misoginia ha crecido gracias a Internet y a que mucho jóvenes (la mayoría de los incels tiene menos de 30 años) conversan en grupos cerrados acerca de su situación. Jóvenes que nunca han tenido una novia o contacto real con mujeres, que sienten que son despreciados o rechazados y que creen que son los “machos alfa” los que logran conseguir lo que ellos tanto quieren.  

incel
La retroalmentación en Internet es lo que sumerge más a estos hombres en ideas misóginas

Encerrados en su ideología, creen que por tener una actitud cordial, por respetarlas y en general “ser el chico bueno” está en su derecho acostarse con ellas, pero al ser rechazados su actitud cambia y es cuando el peligro comienza. La comunidad incel cree que las mujeres deben ser violadas. También sostienen otras aberraciones, como que incluso está en la genética femenina soportar y disfrutar las violaciones, por lo que ellos sólo están siguiendo el rumbo de la naturaleza.  

Las acciones de Alek Minassian son la respuesta en la vida real a lo que sucede en Internet. Esas apologías a la violación, el sentimiento de odio a las mujeres, los comentarios negativos que reciben una retroalimentación positiva entre esa comunidad y más hacen que estas personas consuman más y más odio.  

Se trata de un reflejo de la toxicidad masculina que responde a décadas de estereotipos. Es el escenario de deportista con músculos que se queda con la porrista mientras el delgado intelectual no tiene oportunidad, pero llevado al extremo. Es cuando el chico “bueno” decide que no lo soportará más y les demostrará quién manda, pero al mismo tiempo, alimentado por una cultura violenta, decide convertirse él en el ser que hace daño. 


En el último comunicado antes subirse a la furgoneta, Minassian llamó héroe a Elliot Rodger, otro autodenominado incel que en 2014 mató a seis personas en California después de aceptar que fue el rechazo de las mujeres lo que lo llevó a hacerlo.  

Esta cultura del resentimiento es fuerte y al afectar a jóvenes que se sienten rechazados por ver a otros que han logrado conseguir pareja los vuelve vulnerables ante ideas extremistas que nunca terminan bien. Aunque para muchos puede resultar inconcebible que alguien piense así, muchos son adolescentes que están encerrados frente a un monitor y nadie sabe lo que hacen o dicen en línea.  

troll

Tal como apunta el New York Times: “A pesar de una gran cantidad de evidencias que conectan a estos asesinos en masa y grupos misóginos radicales, todavía nos referimos en gran medida a los atacantes como ‘lobos solitarios’, un error que ignora la forma prevenible de cultivar y alimentar deliberadamente el miedo y la ira de estos hombres”.  

La solución va más allá de pláticas y de buscar culpables, se debe luchar contra toda una cultura machista, una tradición tóxica que ha permitido que las cosas se salgan de control hasta tal punto que estas son las consecuencias que están saltando a la vista.

Fuentes:
Etiquetas: incel, internet, machismo
Comentarios