Historia de la Reflexología: Orígenenes

Compartir
Historia de la Reflexología: Orígenenes

Mabel Alejandra Davila, Terapeuta Complementaria autora del libro: "Reflexología Infantil" Ed Dunken 2017

¿Sabías cómo nace la Reflexología? Pensar que nos dijeron otra cosa!!!
La Reflexología propiamente dicha surge a fines del siglo XIX y principios del siglo XX y, desde sus inicios, ha sido considerada una terapia complementaria que las personas reciben con placer pero que su funcionamiento no tiene una aseveración científica. Muchos son los avances en este aspecto en estos últimos cien años.
Se encontraron algunas esculturas y dibujos que relacionan la aparición de la terapia en Egipto, Tíbet, China y en zonas de nativos americanos, pero no hay ninguna prueba de que ese arte nos asevere su uso de la terapia desde tiempos más remotos, ya que este arte solo indica un trabajo manual realizado en los pies. No hay nada que nos de precisión sobre el uso de la reflexología como una terapia para la homeostasis del individuo mediante la estimulación de zonas reflejas trabajadas sistémicamente. Esto descarta la teoría que dice que la Reflexología nace en épocas más lejanas.
A fines del siglo XVIII, el médico alemán August Unzer comenzó a establecer que las reacciones motoras determinaban un movimiento reflejo. De esta forma introdujo los reflejos aferentes, que son aquellos que se mueven hacia adentro desde algo externo llegando al SNC y eferentes, que son lo opuesto o sea que el sistema nervioso central desencadena un reflejo hacia los músculos. “To the end that an impression is felt…the external impression will have no other reflex action in the animal machines than that which is capable in virtue of its purely animal force, which it reflects upon the motor nerves…” . También explica los reflejos eferentes diciendo que, si se siente un estímulo externo, la mente conecta volitivamente otras concepciones cuyo estímulo interno puede producirse a través de los nervios motores. Por ejemplo, un reflejo aferente sería el patelar y un reflejo eferente sería el de succión de los bebés.
Un siglo más tarde (siglo XVIII), el médico inglés Marshall Hall estableció esta reacción motora como una acción refleja. Fueron los primeros indicios del nacimiento de esta terapia.
En 1880 se publicaron en Inglaterra en una revista sobre Neurología, “Brain”, los primeros artículos que decían que la acción refleja podría ser causa de enfermedad y medio de curación. Comenzó a trazarse los primeros dermatomas que establecían una relación neurológica entre los órganos internos y la piel. Más tarde sería Ivan Pavlov quien ganaría el Premio Nobel con su famosa teoría de la acción refleja. Unos años más tarde, Charles Sherrington no estuvo de acuerdo con Pavlov y su trabajo demostró que las respuestas reflejas son más complicadas ya que todo el sistema nervioso se ajusta a un estímulo. Esto lo llamó acción propioceptiva. El trabajo de Sherrington le valió el Premio Nobel en 1932. Este premio lo compartió con el Dr. Edgar Adrian. Adrián hizo el descubrimiento de que la intensidad eléctrica del impulso nervioso (o respuesta) dependía del tamaño del nervio más que de la fuerza del estímulo. Para los reflexólogos, esto significa que la aplicación de una presión ligera puede ser tan efectiva como una gran presión.
Luego fueron los rusos quienes siguieron el estudio de la Reflexología tanto desde el punto de vista psicológico como fisiológico. El estudio del Dr. Vladimir Bekhtrev sobre los reflejos se originó desde una perspectiva psicológica y dio el nacimiento del término “reflexología”, a principios del siglo XX, en su obra, Psicología Objetiva, la cual fue traducida al inglés bajo el título de Principios Generales de Reflexología Humana. En esta obra se definía a la Reflexología como una nueva doctrina, que la establecía como una ciencia de la personalidad humana estudiada desde el punto de vista estrictamente objetivo y bio-social.
En Alemania, en esta época, se desarrollaron técnicas de masaje que se conocieron como “masaje reflejo” y se acreditaban sus beneficios a la acción refleja. Asi, en la obra “Pressure points, Their Origin and Significance” del Dr. Alfons Cornelius, se muestra que la aplicación de presión en ciertos puntos incitaba a cambios en el cuerpo que se manifestaban con contracciones musculares, aumento de la presión sanguínea, del calor y la humedad del cuerpo y además producían cambios psíquicos en el paciente. Su teoría dice que la presión es una obstaculización puramente mecánica de las neuronas sensibles o sea de las neuronas del sistema nervioso simpático y que hay puntos de presión sensibles que pueden introducir la imagen de la enfermedad mucho antes de ser reconocida como una expresión de un problema neurológico. También el Dr.Barczewski introdujo, en esta época, el término ‘masaje reflejo’ como método de curación.
Recién se comenzó a conocer el uso de esta terapia con bases científicas en 1920 donde se estableció la teoría de que el cuerpo se refleja en los pies en igual correspondencia. Esta teoría fue diseñada por los médicos estadounidenses, el Dr. William FitzGerald y su discípulo, el Dr. Joe Shelby Riley.
El Dr. William FitzGerald (1872-1942) se le atribuye ser el padre de la ‘terapia de zona’.
FitzGerald nunca publicó dónde se familiarizó con la teoría de la terapia de zonas ni tampoco se refiere a ninguna influencia oriental en su Terapia Zonal. Se sabe que trabajó en Viena comenzando alrededor de 1899. Es aquí donde pudo haber aprendido sobre el uso de la presión en la práctica médica. A su regreso a los Estados Unidos, varios años después, descubrió que, si se aplicaba presión en la nariz, la garganta y la lengua, las sensaciones en áreas específicas se atenuaban. Esta teoría también podría aplicarse a otras áreas óseas, incluidos los pies y las manos y otras articulaciones para aliviar el dolor.
La terapia de zona divide el cuerpo en diez zonas, cinco en cada lado del plano sagital. Las manos / brazos y los pies / piernas también se dividieron en cinco zonas cada uno. No hay evidencia de que FitzGerald realmente se haya ilustrado a través de tablas, donde los reflejos aparecen en los pies. El Dr. Edwin Bowers en su libro en coautoría con el Dr. FitzGerald, Zone Therapy en 1917, escribe que FitzGerald descubrió la terapia de zona en 1909, pero no da ninguna indicación de dónde se familiarizó con la teoría. Desde 1915 hasta principios de la década de 1930, el tema de la terapia de zona tuvo cierto éxito con los médicos y dentistas como una forma de aliviar el dolor.
Luego el Dr. Riley, discípulo de FitzGerald quien desarrolló más áreas reflejas agregando 8 divisiones en manos y pies y de esta forma le dio el verdadero inicio a la Reflexología tal como se la conoce hoy en día siguiendo la anatofisiología del organismo. La variante es que este trabajo también incluía zonas en los oídos. También se incluían herramientas manuales para hacer presión que Riley modificó con inducción eléctrica. En esta época Eunice Ingham trabaja con el Dr. Riley y continuó a partir de 1930 perfeccionando la técnica. Su mayor contribución fue que la presión alterna en lugar de tener un efecto entumecedor propició la autocuración.
Hasta se cree que Charles Darwin también tuvo un papel importante de la reflexología cuando  investigó sobre la acción refleja y la emociones. Eso le permitió conocer la terapia.

Conocer los orígenes de lo que hacemos nos permite crecer. La ignorancia nos hace vulnerables
Autor Mabel Alejandra Davila
El artículo es un resumen de una investigación obtenida en el libro ” Reflexology: Art, Science & History by Christine Issel” y otro resultados de diferentes contenidos sobre la teoría refleja.

Comentarios