Haz coloridos papeles con textura de mármol

Lu B. por
1
Compartir
Haz coloridos papeles con textura de mármol

Crea coloridos papeles decorativos con textura de mármol y conviértelos en cuadros para darle vida a tus paredes o utilízalos para escribir o decorar otros objetos. La técnica consiste en hacer que el pigmento flote sobre el agua para que luego se fije sobre el papel, formando así vetas como las que se ven en la imagen debajo. Si este trabajo te resulta demasiado complejo, encontrarás también una alternativa más sencilla.


Técnica 1: Con agua

Materiales
- Pinturas al óleo
- Trementina (aguarrás)
- Papeles: los que mejor funcionan son los secantes, las cartulinas y los papeles para acuarela. También puedes probar con hojas comunes, siempre y cuando no sean brillosas.
- Un recipiente rectangular que sea más grande que tu papel
- Recipientes pequeños para preparar la pintura
- Guantes de látex
- Utensilios para mezclar la pintura: puedes usar la parte de atrás de un pincel o hacer tu propia herramienta con palillos, cartón y cinta adhesiva.
- Papel de diario para cubrir la superficie de trabajo

Instrucciones
1. Cubre bien tu superficie de trabajo ya que es probable que se manche mucho.

2. Prepara tu herramienta para mezclar la pintura. Toma un trozo rectangular de cartón y dóblalo al medio. Sobre una de las mitades, coloca los palillos y pégalos con cinta adhesiva para fijarlos en su lugar. Dobla el cartón nuevamente y pega bien todo su contorno con cinta adhesiva. Al terminar, debes obtener un objeto similar a un peine.

Asegúrate de que el tamaño de tu herramienta no sea más grande que tu bandeja. Si no, te resultará incómoda para trabajar.

3. Vierte aproximadamente 3 centímetros de agua en tu bandeja.

4. Escoge los colores que vas a usar y coloca cada uno de ellos en un recipiente. Puedes agregar blanco o negro para aclararlos u oscurecerlos.

5. Vierte un poquito de trementina sobre cada pigmento (aproximadamente, una cucharadita por cada media cucharadita de pintura). Revuelve para mezclar ambos componentes. La pintura deberá quedar líquida y suave, pero no demasiado acuosa. Haz esto en un lugar bien ventilado y usa guantes para proteger tus manos.

6. Crea tu diseño sobre el agua. Puedes tirar toda la pintura junta o ir acomodándola selectivamente por sectores. Si quieres que quede más traslúcido en algunos lugares, vierte un poco más de trementina.

7. Si te gusta el diseño que creaste en el paso anterior, puedes dejarlo como está. Si no, puedes usar la herramienta que creaste en el paso 2 para distribuir un poco más los colores.

8. Lentamente, coloca la hoja de papel dentro de la bandeja. Para evitar que se sumerja, comienza introduciendo uno de sus extremos y suéltala de a poco. La cara que mira hacia arriba debe mojarse lo menos posible. Es decir, que la hoja no debe sumergirse por completo.

9. Ni bien quede completamente apoyada sobre el agua, deberás removerla. Nuevamente comienza por uno de sus extremos. No te apresures.

10. Coloca el papel sobre una superficie plana y limpia. Cuando esté seco, puedes colocarle peso encima para evitar que se doblen los bordes. Cada bandeja te servirá para hacer cuatro o cinco hojas. Todas ellas se verán diferentes. Las últimas suelen quedar más claras.

Técnica 2: con crema de afeitar

Materiales:
- Crema de afeitar
- Colorante comestible
- Papel: en este caso es importante que uses un papel más grueso que una hoja común, como una cartulina o un papel secante.
- Cinta de enmascarar (como la de pintor)
- Una regla
- Una espátula
- Una bandeja rectangular que sea más grande que tu papel
- Palillos (opcional)

Instrucciones
1. Para preparar tu papel, colócale un poco de cinta de enmascarar en la parte de atrás, tal como se ve en la imagen de arriba.

2. En una bandeja rectangular, coloca una buena cantidad de crema de afeitar. Por encima, vierte un poquito de uno de los colorantes.

3. Con una espátula, empieza a mezclar para esparcir el color. No mezcles de más, ya que no quieres teñir toda la crema.

4. Una vez que hayas mezclado tu color de base, introduce un palillo dentro de otro de los colorantes y pásalo por distintas zonas de la crema de afeitar para crear áreas coloreadas. Puedes usar tantos colores como quieras. Cuando termines, debería verse como en las imágenes de arriba.

5. Coloca tu papel sobre la crema de afeitar, con la cinta de enmascarar mirando hacia arriba. Presiónalo ligeramente con tus dedos, para lograr que toda la superficie entre en contacto con los colores. Quítalo rápidamente para que no se humedezca por demás. Al hacer esto, levántalo cuidadosamente de una de las esquinas y tira hacia arriba lentamente.

6. Coloca el papel sobre un trozo de papel de cocina, con la crema de afeitar hacia arriba.

7. Con la regla, quita el exceso de crema de afeitar. Deberás hacerlo en una única pasada.

8. Con otro papel de cocina, quita el exceso de crema de afeitar que haya quedado. Hazlo dando toquecitos, sin frotar. Luego deja que se seque por completo. Coloca peso sobre el papel para que no se doble. Puedes repetir el proceso hasta que los colores se vean desgastados.

Fuentes:
Comentarios