Hablando con Fukuoka

Compartir
Hablando con Fukuoka

Masanobu Fukuoka entiende su actividad como un trabajo tanto de sanación de la Tierra como de cultivo del alma.  Sus campos tienen una alta capacidad de autorregulación y se mantienen con una interferencia mínima sobre los animales y plantas que en ellos habitan, minimizándose así también el trabajo necesario.


Fukuoka nació hace más de 95 años, vivía en una isla del sur de Japón llamada Shikoku, donde poseía una granja con dos características realmente notables:1-Es más productiva, por metro cuadrado, que todas las plantaciones agroindustriales del mundo, incluidas las que emplean las más modernas tecnologías.2- No emplea ningún tipo de maquinaria, ni pesticidas, ni abonos químicos. Tampoco ara la tierra.Su propia granja en Shikoku se divide en cuatro zonas circundantes: la zona 1, que rodea la casa de su familia, es un jardín clásico japonés con multitud de cultivos rotatorios de verduras y hortalizas, y gallinas que se mueven libremente. La zona 2 son unos extensos y riquísimos campos de cereales. La zona 3 es el área de árboles frutales y la 4 es pura naturaleza salvaje.
¿Cree que su filosofía trasciende?
El error básico es cuando el ser humano piensa que es él que produce la comida. Por eso utiliza productos químicos. Las cosas que se hacen para controlar el agua, presas, diques, son un error. Parar el flujo del río, ensucia el agua. El agua al fluir con las piedras es mucho mejor, el agua se purifica. El ser humano piensa que el problema se soluciona haciendo presas, pero no hace nada para solucionar la falta de agua, el agua la producen la cantidad de hojas que hay en el suelo. Este sitio está desierto no por falta de agua, sino por falta de vegetación. En España en Egipto, Libia, sacan el agua del fondo de la tierra y empeoran el problema, intentando subir el agua del fondo de la tierra. Destruyendo líquenes y hojas empeoramos la posibilidad del obtener agua. Sacamos el agua del mar para producir riqueza. Con este método creen que están controlando el agua. El trabajo que ese proceso incluye realmente destruye la naturaleza. El hombre quema madera, carbón, uranio, el hombre cree que está creando más y más energía, pero está haciendo lo contrario. La energía no sirve para nada.
¿Qué piensa de los científicos?
Solo piensan en hacer dinero. Utilizando el fondo de una mina a 3.000 mts. Los científicos del instituto Fukuba están investigando con la antimateria y estudios sobre superconductores. En la piscina aceleran las partículas y observan cómo se comportan. ¿Dónde nos llevarán estos experimentos? ¿Por qué buscamos cosas que ya sabemos que existen? ¿Por qué buscamos cosas que ya sabemos que no existen? ¿Estos estudios pueden tener algún valor? No se puede llamar progreso a lo que no sabemos cómo puede acabar. Podría llegar a resultados que una fuerza superior a la bomba atómica. Si somos capaces de acabar con estos experimentos habría dinero para salvar África dos o tres veces. La investigación de la antimateria se puede convertir en la cosa más peligrosa que jamás haya existido. Es tan peligroso porque es solo antinatural. Hoy en día se pueden crear ratas más grandes que gatos. Os imagináis un ratón persiguiendo a un gato. ¿Es precioso o monstruoso? Ese momento se está acercando. La montaña en el río y las hierbas en el árbol están destrozadas Aquí no existe dios ni Buda. Los humanos están partiendo la naturaleza en trocitos.
¿El “nendo dango”, es un experimento? (Nendo Dango, bolas de arcilla con semillas en su interior que se esparcen por doquier).
No puedo decir que sea un invento, es una imitación de la naturaleza. Cuando tiramos nendo dango, sembramos como Dios. Cuando hacemos nendo dango hay que sentir que somos Dios. Cuando se hacen los nendo dango estamos metiendo alma en la bolita de arcilla. ¿Qué tipo de semillas debemos sembrar y cuáles no? Ya no se trata de introducir o no introducir especies no autóctonas, se trata de “supervivencia”.

Comentarios