Grooveshark se reinventa y sigue viva, ¡y legal!, en España

536
Grooveshark se reinventa y sigue viva, ¡y legal!, en España
536

groovesharks.org

Los aficionados a la música en streaming de habla hispana están de enhorabuena. La marca web Grooveshark, una de las páginas musicales de Internet más famosas del mundo, “resucita” en España y seguirá dando servicio de forma completamente legal.


Grooveshark estaba gestionada por una compañía estadounidense desde una dirección URL “punto com”. Pero el pasado mes de abril dejó a sus millones de usuarios sin servicio en todo el Planeta, por sorpresa, al verse obligada a cerrar súbitamente por sus problemas de legalidad de estas actividades.

La historia
La marca se había creado hacía una década para proporcionar música on line cuando apenas había nada parecido en el mercado. Posteriormente, llegaron otras compañías similares, como Spotify, Deezer, Google Play, Beats Music, Rhapsody, Rdio… La firma Grooveshark “punto com” siguió en funcionamiento y se presentaba como una seria alternativa a estas otras firmas poderosas. Pero la gran diferencia radicaba en que estas últimas se ajustaban a la legalidad y, en cambio, aquella primera “punto com” arrastraba conflictos y pleitos en los tribunales con la industria musical.
En 2012, la firma tuvo que cerrar en Alemania y empezó a cobrar a sus usuarios por acceder desde determinados países a causa de una sentencia adversa. La “punto com” lanzó al mercado aplicaciones para móvil, que acabaron siendo expulsadas de las tiendas de Apps. Los problemas parecieron suavizarse con un acuerdo con Sony, pero el acuerdo no fue más que el principio de su definitivo fin, pues se basaba en el compromiso de borrar de la base de datos todas las canciones y melodías que estuvieran en ella sin todas las bendiciones legales y las correspondientes licencias de autor.

Más pleitos
Aquel acuerdo fue seguido de nuevos pleitos, esta vez no sólo con Sony Music, sino también con Universal Music Corp, Warner Music Group, etc…
En la última semana de abril, la Justicia de los Estados Unidos abrió las puertas a una posible responsabilidad de hasta 736 millones de dólares en daños y perjuicios por violar los derechos de autor. Fue la puntilla.
La marca cerró la web de inmediato, limpió sus servidores y emitió un escueto comunicado en el que admitía sus “graves errores”, pedía perdón a todos cuantos hubiera podido perjudicar (tengamos en cuenta que comercializaba con música a cuyos autores no retribuía) y recomendaba utilizar estos servicios musicales siendo siempre escrupulosos con la legalidad vigente.

Cabeza ajena
Así las cosas, surge desde España una nueva iniciativa, Grooveshark “punto org” que es completamente legal. La web se acaba de lanzar utilizando la API de Last FM y la de YouTube para poder escuchar música en streaming, “escucharla, no descargarla”, explican sus gestores, “y si la canción le gusta al usuario, tiene la opción de comprarla en iTunes o en Amazon”.


Más información en Grooveshark

groovesharks.org
Comentarios