Gestión del ganado revertiría el proceso de desertificación mundial

747
Gestión del ganado revertiría el proceso de desertificación mundial
747

Gestión del ganado revertiría el proceso de desertificación mundial

norman_from_allan2 Desierto de Karoo: Savory transformó la zona desértica de la derecha en la zona con pastizales de la izquierda.

 Allan Savory es un ecologista visionario oriundo de la ex Rhodesia (hoy dividida en Zambia y Zimbabwe), que ha dado con un método asombroso, efectivo y económico para detener el proceso de desertificación que azora aproximadamente a 2/3 de las tierras del planeta, incluida nuestra Patagonia. Mediante la utilización del ganado de forma tal que opere una mímesis de la naturaleza, actuando como los primeros rebaños que caminaron sobre nuestro planeta, la desertificación puede detenerse e incluso revertirse.

El proceso de desertificación consiste, como indica su nombre, en la transformación de suelos que anteriormente conservaban la humedad en suelos completamente secos. El fenómeno en cuestión se da en zonas que experimentan una transición entre estaciones húmedas y estaciones secas durante el año.

 ¿Cuál es su impacto ambiental?

Como la capacidad del suelo de retener tanto el agua como el carbono está ligada a la materia orgánica que lo cubre, los terrenos desérticos que no están cubiertos por vegetación no logran retener el agua, la cual se evapora incluso con buenos regímenes de lluvias, ni el carbono, el cual se libera en la atmósfera. El deterioro del suelo y el cambio climático aparecen como las consecuencias más inmediatas.

 ¿Posibles soluciones?

Los remedios ensayados para solucionar este problema, tales como la reducción del ganado (para evitar el deterioro por sobrepastoreo) o la quema de pastizales secos (para eliminar la vegetación muerta y permitir la aparición de nuevos brotes) han demostrado no ser efectivos e incluso han contribuido a acelerar el proceso de desertificación.

 ¿Cuál es, entonces, la solución?

Savory no tiene ninguna duda al respecto: existe sólo una respuesta, y consiste en organizar al ganado en forma de grandes rebaños en constante movimiento. Así lo quiso la naturaleza en los orígenes del planeta: los animales que hoy constituyen el ganado se agrupaban en manadas y se movían constantemente para protegerse y escapar de los depredadores que los acechaban. Esto implica, por un lado, el abono de grandes extensiones de tierras y, por otro, la neutralización del sobrepastoreo por el movimiento periódico.

 El Savory Institute y la Gestión Holística.

Pero el método de Savory no concluye aquí. Para una adecuada implementación, ha incorporado elementos de planificación provenientes de distintas disciplinas y ha dado con lo que su instituto, el Savory Institute, denomina “Holistic Management” (en español, Gestión Holística), apuntando a resolver problemáticas no sólo ambientales, sino también económicas y sociales que se derivan de ellas, tales como el hambre, la pobreza y la violencia que tanto se ven en algunas regiones de África. El objetivo es realizar una gestión adecuada de los suelos basándose en el planeamiento del pastoreo del ganado a través de la mímesis de la naturaleza, para así obtener beneficios en distintos ámbitos.

La Gestión Holística se ha implementado en diversos países, tales como Zimbabwe, Sudáfrica, Estados Unidos y México. En el 2012, Savory junto a otros integrantes de su instituto llegaron a la Patagonia para participar del Evento Regional de Gestión Holística, presentado por Ovis XXI, empresa en red que agrupa a distintos actores dedicados a la producción ovina en Argentina, Chile y Uruguay. El encuentro tuvo lugar en Puerto Madryn, provincia de Chubut, región en la cual se venía operando una reducción en la cantidad de ganado desde hace 22 años que no logró detener el proceso de desertificación. La aplicación de la Gestión Holística promovió la regeneración del suelo y la vegetación, al mismo tiempo que permitió aumentar la población del ganado.

MINOLTA DIGITAL CAMERA Arriba: Ricardo Fenton (Ovis XXI), Jody Butterfield (SI), Allan Savory (SI), Pablo Borelli (Ovis XXI), Tre' Cates (SI).

Abajo: Birju Pandya (Grasslands y SI), Daniela Ibarra-Howell (SI) y Jackson Salovaara (Ovis XXI)

Hoy en día, el Savory Institute brinda asesoramiento para el correcto manejo de los suelos con el objetivo de “curar a la tierra”, al mismo tiempo que contribuye al cuidado del hábitat salvaje, la remoción de carbono de la atmósfera y al desarrollo social. Para expandir su campo de acción, se encuentra desarrollando una red de centros (Savory Hubs) desde los cuales actuará en distintas regiones del mundo. El primero y, por ahora, único de ellos se encuentra en Zimbabwe, pero varias regiones se postulan como candidatos para albergarlos, entre ellas la Patagonia argentina. Para el año 2025, el Savory Institute espera contar con cien Savory Hubs dispuestas estratégicamente en diversas partes del mundo.

 

 

 

 

 

Acá pueden escuchar la conferencia que dictó Allan Savory este año, en el marco de las charlas TED.


Comentarios