"Fui adicta a arrancarme el cabello": el relato de una joven con tricotilomanía

Compartir
"Fui adicta a arrancarme el cabello": el relato de una joven con tricotilomanía

La tricotilomanía es un raro trastorno afecta al menos a 4% de la población mundial, y una joven inglesa cuenta su historia.  


[También te puede interesar:
Esta joven pidió "que le dijeran algo interesante" y el resultado fue increíble]  

La tricotilomanía, que fue descrita por primera vez hace unos 200 años, puede producir desde una pérdida leve de cabello hasta calvicie severa. Pero no porque el cabello se caiga por razones fisiológicas... sino porque la persona lo arranca.


Es la pérdida de cabello por las ganas de jalarlo y retorcerlo hasta que se desprende

Según la U.S. National Library of Medicine, esta enfermedad se define como “la pérdida de cabello por las ganas de jalarlo y retorcerlo hasta que se desprende. Los pacientes son incapaces de detener este comportamiento, incluso aunque su cabello se vuelva más delgado.”  

Origen psicológico

La tricotilomanía es un tipo de trastorno de control impulsivo. Sus causas no se comprenden con claridad. Puede afectar hasta el 4% de la población, en algunos casos siendo leve y en otros tan grave como para dejar calva a la persona. Las mujeres tienen una probabilidad 4 veces mayor de resultar afectadas que los hombres.


La tricotilomanía es un tipo de trastorno de control impulsivo

El caso de Megan

Megan Malone empezó a desarrollar tricotilomanía cuando tenía siete años.

A lo largo de dos años, cuando se sentía ansiosa o molesta se arrancaba mechones de cabello. En conversación con la BBC, Megan, quien vive en la ciudad inglesa de Coventry, contó los dramáticos cambios que ese trastorno provocó en su vida.

Ahora tiene 14 años y gracias a tres meses de sesiones de terapia psicológica, la joven pudo superar el problema y luce con orgullo su cabellera.

El desorden está caracterizado por la necesidad urgente y recurrente de arrancarse el cabello, pelo facial, pestañas, cejas y todo tipo de pelo corporal.   Aunque el trastorno puede aparecer en la infancia, por lo general surge en la adolescencia y suele ser provocado por crisis de depresión o estrés.

Fuentes:
BBC
Comentarios