Fue madre de alquiler y terminó entregando a su propio hijo sin saberlo

Compartir
Fue madre de alquiler y terminó entregando a su propio hijo sin saberlo

Una joven de California decidió ser madre sustituta de una pareja asiática por dinero. Pero sin saberlo, llevaba también en su vientre a su propio hijo. Es algo completamente extraño, pero como este caso demuestra, puede suceder.


[También te puede interesar: Todo lo que deberías saber si vas a viajar estando embarazada]  

La mujer, que ya era madre, alquiló su vientre y tuvo dos niños, y los médicos le dijeron que eran gemelos. Sin embargo, los bebés en realidad se habían gestado en bolsas diferentes, y tenían distintos padres. Sin saberlo, ella dio a luz a su propio hijo biológico al mismo tiempo que a un hijo de una pareja china que le pagó por el embarazo. Los padres sustitutos querían $ 22,000 dólares para devolverle el bebé una vez que se dieron cuenta del error.


El extraño fenómeno médico se conoce como superfetación

Jessica Allen y su esposo ahora tienen la custodia completa de su hijo Malachi, pero están endeudados y decepcionados con la agencia de alquiler, Omega Family Global.

Allen, de 31 años, le dijo a la revista People que dio a luz a lo que ella creía que eran gemelos idénticos en diciembre de 2016 como madre sustituta de la pareja china.

Los bebés fueron llevados rápidamente con sus padres legales antes de que Allen tuviera la oportunidad de verlos, a pesar de que, según Allen, había un acuerdo contractual de que ella podría pasar una hora con los dos niños que trajo al mundo.

Dudas


A Allen solo le mostraron fotos y notó algo extraño: "En uno, su tono de piel era mucho más claro que el otro. Uno parecía chino completo, el otro no", le dijo a People. "Estaba muy claro que no eran idénticos... pero no hice preguntas".

A Allen, de Perris, California, donde a diferencia de China sí es legal la subrogación, le dijo un asistente social de la agencia de subrogación que, aunque los niños se veían diferentes, eran gemelos idénticos.

Omega Family Global
y su abogado no respondieron a múltiples solicitudes de comentarios. El abogado Matthew J. Faust envió una carta al New York Post que decía que tanto Allen como la agencia están legalmente y contractualmente prohibidos de dar detalles sobre el embarazo. La pareja china no pudo ser contactada para hacer comentarios.

Semanas pasaron antes de que Allen recibiera un mensaje de texto de la madre con fotos de los bebés, diciendo "veo que se ven diferentes". "Ella me dijo que tenía dudas de que uno le perteneciera" declaró Allen.

Los hermanos Jasper

Una prueba de ADN determinó que uno de los niños era biológicamente el hijo de Allen y su esposo Wardell Jasper. Allen, que ya tenía dos hijos con Jasper, se sorprendió al saber que había quedado embarazada de su propio hijo mientras era sustituta. El extraño fenómeno médico se conoce como superfetación, en el que una mujer continúa ovulando después de quedar embarazada.

Allen dice que ella y su esposo Jasper siguieron las órdenes de los médicos y no tuvieron relaciones sexuales hasta que se confirmó que estaba embarazada. Pero luego, ella no sabía que estaba ovulando en los primeros días del embarazo.

Batalla ganada


La pareja china quería hasta US$22,000 para entregar el bebé
. Aun así, la pareja estaba decidida a traer a su pequeño Malachi a casa. Ganaron la batalla legal y no tuvieron que pagar por la devolución de su hijo, sin embargo, tuvieron que pagar por todos los gastos legales que acarreó el proceso. El pequeño Malachi está con sus padres pero aún no tiene seguridad social.  

Allen asegura que no se arrepiente de haber sido madre sustituta, pero asegura que no lo hará más. Este caso, en el que queda claro que hay muchas cosas sobre el embarazo que los médicos pueden no saber y las agencias de este tipo no tienen en cuenta, renueva las preguntas que existen acerca de la subrogación: ¿hasta qué punto puede alquilarse un vientre, como si fuera un recurso? ¿es ético alquilar a una mujer?

Fuente:
Comentarios