"Sobrepeso mental": cómo deshacerte de un mal habitual que está estropeando tus días

Compartir
"Sobrepeso mental": cómo deshacerte de un mal habitual que está estropeando tus días

¿Te sientes cansado, rígido y con la mente nublada? Estos pueden ser síntomas de sobrepeso, pero no solo del corporal, sino también del sobrepeso mental.


El sobrepeso mental es la acumulación de pensamientos negativos, improductivos e inertes. En definitiva: pensamientos inútiles que ocupan nuestra mente de forma innecesaria y tóxica. Cuando estos pensamientos abundan, nuestra mente se agota y podemos terminar sufriendo algunos de los síntomas físicos de la obesidad: agotamiento físico, dificultades para respirar, aumento en la sudoración y más.


Ilustración: Brett Ryder

Estas pueden ser algunas de las causas del sobrepeso mental. Si crees que te sientes de esta manera, lo que debes hacer es comenzar a desplazar la energía que le dedicas a esos pensamientos, y llevarla progresivamente a otra cosa: a algo productivo y que disfrutes. 

  • Las suposiciones: las conjeturas, adivinanzas y predicciones sobre el futuro cargan nuestra mente y la ocupan en pensamientos casi siempre equivocados.

  • La lástima: cuando sentimos pena por nosotros mismos entramos en una mentalidad de víctima que nos aleja de un estado mental positivo.

  • La crítica: cuando juzgamos cruelmente a las personas, en realidad lo que estamos haciendo es proyectar nuestras inseguridades e impotencias. Esto nos llena de pensamientos negativos.

  • Los condicionales: cuando nos atormentamos con “qué habría pasado si…”, “si tan solo hubiese hecho…” y pensamientos por el estilo, nos estamos enjuiciando y autodestruyendo.

[Te puede interesar: Cómo transformar el enojo y la frustración en energía positiva]

Con algunas estrategias, podemos superarnos y alcanzar la productividad que deseamos.

Si te parece que presentas algunos de estos pensamientos negativos, estas son algunas de las medidas que puedes tomar para “adelgazar” tu mente.

  • Descansa tu mente: los hobbies, las pasiones fuera de tu trabajo y la meditación son una gran manera de liberar tu mente y llenarla de pensamientos positivos y productivos que enriquecen tu vida.

  • Elimina las relaciones tóxicas: los entornos sociales donde la crítica y los pensamientos negativos son comunes pueden afectar tu forma de pensar. Identifícalos y aléjate de ellos si es necesario.

  • Corta los pensamientos negativos de raíz: por unos minutos piensa en todas esas cosas que sabes que no te hacen bien, y luego corta bruscamente esa línea de pensamiento y dedícate a algo productivo. Vacía tu mente.

La calidad de nuestros pensamientos puede afectar profundamente la productividad de nuestro día a día, y por la tanto de nuestras vidas, haciéndonos más o menos felices. Así que si cuidamos la calidad de nuestros pensamientos, cuidamos la calidad de nuestras vidas.

Fuente:
Etiquetas: psicología
Comentarios