Éstos son los pingüinos más increíbles de la Antártida y tú puedes salvarlos

Compartir
Éstos son los pingüinos más increíbles de la Antártida y tú puedes salvarlos

Más de 11 mil kilómetros separan la Antártida de México; más de 6 mil, de Argentina y Chile; y más de 8 mil, de Perú. Pero proteger este ecosistema es un tema que debería importarnos a todos, más allá de la distancia.  


Tendríamos que cuidar la Antártida como si nuestra vida dependiera de ello porque de alguna manera, así es. Para el ambiente no existen las fronteras y si se rompe el equilibrio en un ecosistema como éste, se altera el equilibrio en el resto del planeta.

[Lee también:  ¿Por qué los océanos amortiguan el cambio climático?]

Cubierto en un 90% por hielo, la Antártida es un lugar lleno de riquezas, donde se encuentra cerca del 80% de las reservas de agua dulce del planeta y cientos de especies como pingüinos, focas, orcas, entre otras.

Más de 300.000 parejas de petreles antárticos (aves) crían en las costas
; un tercio de todos los pingüinos emperadores nacen en los bloques de hielo de estas aguas; y se han documentado hasta ahora seis especies de focas y doce de ballenas en esta área. 

Estas especies y muchas otras están sufriendo el impacto del cambio climático, la contaminación y la sobrepesca. La comunidad científica comienza a comprender ahora el papel que desempeñan los océanos sanos en la absorción de dióxido de carbono y cómo ayudan a contener el cambio climático. 

Los santuarios no solo protegen la biodiversidad, también aseguran la seguridad alimentaria a miles de millones de personas que dependen de los mares. 
[Lee también:  Descubren en la Antártida restos de vida completamente diferentes a todo lo que conocemos]

Un océano sano es una de las mejores defensas contra el cambio climático. La industria pesquera, por ejemplo, sobreexplota el preciado krill, un pequeño crustáceo que ayuda a capturar carbono en superficie y depositarlo luego fijado en el fondo. 

¡Pero aún estamos a tiempo de hacer algo para frenar esto! 


Por un santuario en la Antártida

Sin importar dónde nos encontremos, hoy tenemos una gran oportunidad para proteger el océano Antártico y la vida que alberga creando un Santuario que deje a la industria pesquera fuera de este frágil entorno. 

La pesca industrial ha aprovechado la falta de protección del océano Antártico y se está expandiendo ya por sus aguas. ¡Estamos a tiempo de detenerla! 

Únete a la petición que ya ha sido firmada por más de un millón de personas en el mundo y exige la creación de un Santuario que proteja las aguas del océano Antártico.

¡Suma tu firma a la de miles de personas en el mundo! Y si quieres unirte al movimiento para crear el área protegida más grande del mundo, un Santuario en el océano Antártico, firma aquí. 

¿Te faltan razones? Hazlo por los pingüinos. ¡Aquí te presentamos a los 5 más cool de la Antártida!

El auténtico rockstar de la Antártida: los adelaida. Lindos, tiernos y absolutamente rudos.

No todas las especies de pingüinos del planeta son lo suficientemente fuertes para vivir en la Antártida, pero los que sí han logrado adaptarse a este entorno, lo han hecho de una manera impresionante.

Te presentamos este top de los pingüinos más increíbles de la Antártida

5. Juanito o Papúa. ¡Así es! ¡Hay un pingüino Juanito! Son fáciles de identificar por el elegante parche triangular sobre sus ojos, que se extiende a lo largo de la parte superior de la cabeza. Prefieren las áreas libres de hielo, por lo que viven en la línea de costa de la Península Antártica y las islas cercanas a la costa. Los Juanitos tienen una cola puntiaguda como un pincel, miden 75 centímetros de alto, y echan la cabeza hacia muy atrás para hacer un ruido como de trompeta muy fuerte. Pequeños, pero valientes pueden hacer cientos de inmersiones todos los días en búsqueda de peces, kril y pequeños calamares. Se cree que son los pingüinos más rápidos bajo el agua, alcanzando velocidades de 36 km/hora.

4. Macaroni. No, no es un tipo de pasta italiana, también es una especie de pingüino y el más romántico. El monógamo y unido de por vida a una sola pareja, Macaroni es el pingüino que vive más al sur de los pingüinos con cresta, y no se aventura mucho más allá de las aguas antárticas. Anida en la Península Antártica y en las islas cercanas. Tiene mucho estilo con su perfecto penacho amarillo de cresta y le encanta comer kril.

3. Barbijo o chinstrap. Éstos son los pingüinos que parecen estar utilizando un casco. Monógamos también, vuelven al mismo lugar de cría y a la misma pareja todos los años, a menudo eligiendo islotes rocosos difíciles de alcanzar para mantener a los polluelos a salvo.  

2. Emperador. ¡Oh, gran pingüino emperador! La especie viva más grande de pingüinos que puede llegar a la medir 1,30 metros y pesar hasta 40 kilos. ¡Casi como un niño o niña! No solo son los más grandes, también los que bucean más profundo: pueden sumergirse hasta los 550 metros en el helado Océano Antártico para comer calamares y pescado. Los pingüinos emperadores son muy fuertes, no solo sobreviven al duro invierno en el continente de la Antártida, sino que también crían a sus polluelos mulliditos en el medio de la misma. Enormes grupos de padres se quedan en casa, moviéndose continuamente para mantenerse calientes y proteger los huevos y los polluelos recién nacidos, mientras que las hembras salen a cazar para traer comida.

1. Adelaida o Adelia. Y en el primer puesto, está el auténtico rockstar de la Antártida: los adelaida. Lindos, tiernos y absolutamente rudos. No crecen más allá de los 70 centímetros, pero estos auténticos cohetes son auténticos torpedos que capturan kril en el agua de manera espectacular. Y detrás de esta imagen adorable, se encuentra un duro especialista antártico. Se reproducen en toda la costa Antártida y en ningún otro lugar del mundo y además pasan los inviernos en alta mar, en pleno océano.

Éste es su hogar, ¡sé parte de este movimiento global para salvarlos!

Fuente:
Comentarios