Estos remedios naturales te aliviarán cuando tienes irritada la piel de la entrepierna

Compartir
Estos remedios naturales te aliviarán cuando tienes irritada la piel de la entrepierna

Cuando la piel de nuestros muslos se roza entre sí, se puede generar irritación en la zona. Especialmente sucede en épocas cálidas, ya que usamos pantalones cortos o faldas que favorecen el roce. También, porque la irritación es más intensa cuando la piel está sudada.


Si alguna vez lo has experimentado, sabrás que este tipo de irritación puede ser sumamente incómodo y doloroso. Además, si no se cuida, la piel se puede lastimar dando lugar a infecciones.

Por eso, no bien notes que tienes irritada la piel de la entrepierna, puedes usar algunos de estos remedios naturales para aliviar el malestar y favorecer su cura.

[También te puede interesar leer: Reafirma y levanta el busto con estos 5 trucos ¡Notarás grandes cambios!]


Aloe vera

1. Aplica frío

Para reducir el enrojecimiento y la irritación, una buena idea es aplicar frío en la zona de inmediato.

Envuelve unos cubitos de hielo en una toalla fina y suave y aplica en la zona afectada no más de 5 minutos. Luego descansa un rato, y vuelve a aplicar. Haz esto tantas veces al día como sientas necesario.

Nunca apliques el hielo directamente sobre la piel.

2. Usa aloe vera

La planta de Aloe Vera tiene muchísimas propiedades curativas, especialmente cuando se trata de problemas en la piel. Contiene glicoproteína, que ayuda a reducir el dolor y la inflamación, y polisacáridos que estimulan la reparación de las células de la piel.

Corta una hoja de Aloe Vera, extrae de ella el gel del interior y aplica directamente sobre la piel dos o tres veces al día.

Cúrcuma

3. Aceite de oliva

El aceite de oliva es un gran agente humectante, pero además contiene vitamina E, la cual es muy buena para estimular la recuperación de la piel.

Después de ducharte, pon unas gotas de aceite de oliva en tus manos, y frótala sobre la piel afectada.

El aceite de coco también funciona.

4. Cúrcuma

La curcumina es lo que le da su color a la cúrcuma, pero además tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Por eso, protege la piel de infecciones y acelera su recuperación.

Para hacer un remedio con cúrcuma debes agregar dos cucharaditas en polvo y mezclarlas con una de agua.

Aplica la pasta sobre la zona afectada, cubre con un paño suave y deja que haga efecto durante 30 minutos. Luego enjuaga con agua tibia.

bicarbonato de sodio

5. Bicarbonato de sodio

Las propiedades curativas del bicarbonato ayudan a reducir la irritación y el riesgo de infección.

Para preparar una mezcla curativa debes agregar el bicarbonato a un vaso con agua. Puedes agregar también aceite de lavanda.

Aplica en la zona afectada y deja reposar unos pocos minutos (no más de 5) antes de enjuagar con agua fría. Ten mucho cuidado, porque si dejas el bicarbonato sobre la piel por más tiempo del indicado puede provocar un efecto inverso e irritar más la piel.

[También te puede interesar leer: Termina con las espinillas, puntos negros y todas las impurezas con este truco]

Fuente:
Comentarios