Esto le está sucediendo a los niños por usar demasiadas tecnologías

Compartir
Esto le está sucediendo a los niños por usar demasiadas tecnologías

En la actualidad, los niños cada vez tienen más dificultades para sostener bolígrafos y lápices debido al uso excesivo de la tecnología, advierten los pediatras.  


[También te puede interesar:
Un estudio explica por qué amas a tu mascota como si fuera un hijo]  

  • El uso excesivo de teléfonos con pantalla táctil y tabletas evita que los músculos de los dedos de los niños se desarrollen lo suficiente como para permitirles sostener un lápiz correctamente, sostienen los expertos. 

"Los niños no van a la escuela con la fuerza de la mano y la destreza que tenían hace 10 años", dijo Sally Payne, la terapeuta ocupacional pediátrica principal de la fundación Heart of England NHS Trust. "A los niños que ingresan a la escuela se les da un lápiz, pero cada vez más no pueden sostenerlo porque no tienen las habilidades fundamentales de movimiento”.

"Para poder agarrar un lápiz y moverlo, necesitas un fuerte control de los músculos finos de tus dedos. Los niños necesitan muchas oportunidades para desarrollar esas habilidades". Antes, los niños obtenían estas destrezas en las actividades que hacían a diario: jugar (con bloques, muñecos, juegos para armar), dibujar, pintar. Usar tabletas y teléfonos para entretenerse no les da las mismas destrezas. 

Los niños cada vez tienen más dificultades para sostener bolígrafos y lápices

Payne dijo que la naturaleza del juego había cambiado. "Es más fácil darle un iPad a un niño que alentarlo a que haga un juego de construcción muscular como construir bloques, cortar y pegar, o tirar de juguetes y cuerdas. Debido a esto, no están desarrollando las habilidades fundamentales que necesitan para agarrar y sostener un lápiz".

Estudio de caso


En Inglaterra, Patrick, de seis años, ha estado teniendo sesiones semanales con un terapeuta ocupacional durante seis meses para ayudarlo a desarrollar la fuerza necesaria en su dedo índice para sostener un lápiz de manera correcta.

Su madre, Laura, ahora reflexiona: "En retrospectiva, veo que le di a Patrick la tecnología para jugar, con la virtual exclusión de los juguetes más tradicionales. Cuando llegó a la escuela, me contactaron: estaba agarrando su lápiz como si agarrara un palo. Simplemente no podía sostenerlo de ninguna otra manera y por eso no podía aprender a escribir porque no podía mover el lápiz con precisión.”

Cada vez hay más pruebas sobre el impacto de estilos de vida más sedentarios y el aumento de la interacción social virtual

Según los expertos

Mellissa Prunty, una terapeuta ocupacional pediátrica que se especializa en dificultades de escritura a mano en niños, está preocupada porque un número cada vez mayor de niños puede estar desarrollando la escritura a mano tarde debido a un uso excesivo de la tecnología.

"Un problema es que la escritura es muy individual en cómo se desarrolla en cada niño", dijo Prunty, quien también es vicepresidente de la Asociación Nacional de Escritura a Mano, dirige una clínica de investigación en la Universidad Brunel de Londres.

Karin Bishop, subdirectora del Royal College of Occupational Therapists, también admitió preocupaciones. "Es innegable que la tecnología ha cambiado el mundo en el que crecen nuestros hijos", dijo. "Si bien hay muchos aspectos positivos del uso de la tecnología, cada vez hay más pruebas sobre el impacto de estilos de vida más sedentarios y el aumento de la interacción social virtual, ya que los niños pasan más tiempo en el interior y menos tiempo participando físicamente en ocupaciones activas".

Las tecnologías tienen muchos aspectos maravillosos, como permitirnos una comunicación más fluida con nuestros familiares y amigos y disfrutar de contenidos casi ilimitados a los que accedemos mediante Internet. Pero es necesario que prestemos más atención a ciertos detalles, como el uso que le dan los niños y lo que dejan de hacer para reemplazarlo con otras actividades; para estar seguros de que no afecta su desarrollo.

Fuente:
Comentarios