Esto hacen los pulpos cuando los humanos no están mirando

Compartir
Esto hacen los pulpos cuando los humanos no están mirando

Los pulpos suelen ser solitarios y no se agrupan para buscar comida. Parecen animales tranquilos y el hombre siempre destacó su "inteligencia". Sin embargo, en las profundidades de las aguas autralianas, una especie demostró una conducta diferente.  


[También te puede interesar: Este es el espeluznante "monstruo marino" identificado en USA después del huracán]  

Los pulpos son animales solitarios, y el pulpo sombrío (Octopus tetricus) no es la excepción. Durante el día, se retira en su guarida en los arrecifes rocosos de Australia, que a menudo bloquea con rocas. Pero sale más a menudo por la noche, para buscar langostas, cangrejos y otras criaturas con sus brazos de un metro de longitud.


Los pulpos también pueden socializar

Una sorpresa para los investigadores

En 2012, los investigadores informaron que la especie es sorprendentemente social.

Al bucear en Jervis Bay, Australia, los científicos documentaron hasta 16 pulpos sombríos, todos viviendo en una gran pila de conchas desechadas -conocidas como Octopolis- que se acoplan y luchan, incluso durante el día. Para su sorpresa, los científicos descubrieron que la especie tiene conductas sociales y asombrosamente violentas.

Ahora, han estudiado una segunda congregación a unos cuantos cientos de metros de distancia, la Octlantis ligeramente menos meliflua, para confirmar si toda la especie se comporta así, o es una comunidad aislada.     

Pulpos observados durante la investigación

Qué hacen los pulpos cuando los humanos no estamos mirando
 
Un estudio publicado este mes en Marine and Freshwater Behaviour and Physiology muestra que la estructura, consta de tres parches de rocas, cada uno rodeado de montones de conchas.

La vigilancia por vídeo durante 8 días reveló hasta 15 pulpos que se acosaron y lucharon allí, informaron los investigadores los pulpos se dieron patadas unos a otros de las guaridas, siguieron las persecuciones y parecieron amenazarse mutuamente levantándose y oscureciendo sus cuerpos.

En un momento dado, ni siquiera parecían notar que un tiburón wobbegong que vivía en el fondo se escondía. Los investigadores sospechan que el espacio limitado de la guarida podría haber llevado a las condiciones de hacinamiento.

Según el estudio, el sitio actual fue ocupado por 10-15 pulpos en ocho días diferentes. Se registraron interacciones frecuentes: tales como señalización, apareamiento, defensa de pareja, desalojo de pulpos de las guaridas e intentos de excluir a los individuos del sitio.

Estas observaciones demuestran que la ocupación de alta densidad y comportamientos sociales complejos no son únicos para el sitio descrito anteriormente, que había sido afectado en cierta medida por los restos de la actividad humana.

Fuentes:
Etiquetas: especies marinas, pulpo
Comentarios