Esto es lo que realmente le pasa a tu cuerpo en cuanto dejas de tomar alcohol

Compartir
Esto es lo que realmente le pasa a tu cuerpo en cuanto dejas de tomar alcohol

Entre mis amistades que rondan los 25 años, los jueves, viernes y sábados suelen tener en común cantidades a veces moderadas y otras no tanto de alcohol. Desde cerveza, whisky y de poco tiempo para acá algo de vino tinto.


Sin embargo, siempre hay algo que hace que alguien se aleje del alcohol por lo menos por un mes: próximas vacaciones, algún festival en la playa o alguna laguna e incluso maratones por venir son algunas de las razones. A veces comienza través de una apuesta, pero cuando alguien deja de beber al menos por unas semanas su cuerpo realmente le demuestra cuánto lo agradece.


beber

No se trata sólo de moldear el cuerpo y mejorar la condición, hay muchas cosas más por las que vale la pena dejar de beber. ¡Hasta tendrás más dinero! Incluso, al ver los beneficios, puede que decidas dejar para siempre el alcohol. Estas son algunas cosas que pasarán casi inmediatamente al dejar de ingerir estas y otras bebidas.   

Dormirás mejor

dormir

Aunque muchos creen que beber te ayuda a dormir más rápido y mejor, si lo consumes con frecuencia, te hace dormir, pero no descansar. Al dejar el alcohol puede que te cueste trabajo conciliar el sueño, pero es cuestión de un par de semanas para que veas que descansas mucho más.   

Tu piel brillará

piel

El alcohol es un diurético, por lo que al consumirlo vas mucho más seguido al baño. Al dejarlo, produces hormonas antidiuréticas que te mantienen más hidratado, haciendo que tu piel se vea mucho más sana y con color.  Además, el alcohol hace que acumules toxinas en el organismo, que cuando no van directamente a hacer daño a un órgano interno, acaban en la piel.

Perderás peso

perder peso

Las calorías que tiene una piña colada son excesivas. 450 calorías por trago, por lo que aunque se recomienda siempre hacer ejercicio, solamente con dejar de beber puedes comenzar a notar que pierdes peso. Además, también es probable que tengas menos apetito por las noches, aunque ten cuidado porque irónicamente al dejar de beber también incrementa tu apetito por la comida azucarada, así que deberás hacer un doble esfuerzo para mantenerla al márgen.

Serás menos propenso al cáncer

Aunque mucha gente se jacta de que beber puede evitar problemas cardiacos, al mismo tiempo eleva las probabilidades de padecer cáncer de boca, hígado, colon y recto. Sin duda puede que tengas que ver tu historial médico, pero dejar de beber casi siempre es la mejor decisión.   

Tendrás más dinero

Consumir alcohol más de una vez a la semana hace que tu cartera sangre de formas inesperadas. Cuántas personas no han despertado con la cartera vacía y el recuerdo de que cometieron muy malas decisiones financieras la noche anterior. Estudios demuestran que las personas que más sufren son las que toman vino y whisky.  Además, no solo se trata de perder el dinero por apostarlo ebrio: simplemente tendrás un dinero extra que será el que ya no gastas en cervezas.

Puede que sientas envidia de tus amigos, pues al ser el alcohol un lubricante social, tal vez te sientas fuera de lugar cuando la gente comience a ponerse más y más ebria. Pero es cuestión de acostumbrarse antes de que se te olvide por completo que no estás tomando. Estas son reacciones a corto plazo, pero no olvides que a largo plazo estás aumentando tu esperanza de vida por muchos años más.

Fuente:
Comentarios