Estilo de vida y salud

Compartir
Estilo de vida y salud

¡Hola a tod@s!

Hoy me gustaría hablar acerca de nuestros hábitos de vida, saludables o no, tenemos que tener en cuenta que nuestra toma de decisiones tiene un peso fundamental a la hora de decantarnos por unas prácticas u otras.

Hafand Madler, director general de la OMS destacó que:

”Las soluciones para los problemas de salud actuales dependen más que nunca anteriormente de lo que la gente haga o no haga por si mismo”, por lo tanto, el énfasis es nuestro.

Por su parte J.A. Califano, secretario de salud, educación y bienestar de estados unidos durante el mandato presencial de Carter, señaló en 1979 lo siguiente:


“Usted, el individuo, puede hacer mas por su propia salud y bienestar que cualquier otro doctor, cualquier hospital, cualquier droga o cualquier exótico recurso medico. De hecho, una abundante investigación científica revela que la clave acerca de si una persona estará sana o enferma, tendrá una larga vida o morirá prematuramente, puede encontrarse en diversos hábitos personales simples: los hábitos personales de dormir, alimentarse y de actividad; si uno obedece las leyes de la limitación de velocidad y emplea el cinturón de seguridad y otras muchas simples medidas. Existirá controversia, y debe de existir, acerca del papel que el gobierno debería jugar si es que debe hacerlo, en urgir a los ciudadanos a que abandonen sus hábitos placenteros pero peligrosos. Pero no se pueden negar las consecuencias públicas de estos hábitos privados.


De esta manera, si queremos conseguir una humanidad más sana, la gente tiene que cambiar y vivir de manera distinta para poder seguir vivo más años y reducir la morbilidad de enfermedades costosas en vida y dinero, pero sobre todo, en mi opinión tener una calidad de vida óptima.

Dicho esto, es por todos o casi todos sabido, por lo tanto, que uno o varios estilos de vida favorecen la salud y otros tantos la ponen en riesgo. Tras numerosos estudios se ha terminado por llegar a una conclusión simple: el estilo de vida es uno de los culpables del deterioro de nuestra salud y de muertes prematuras.
Alexander Leaf, médico e investigador que realizó numerosos estudios sobre estilos de vida de ciertas comunidades caracterizadas por unas excelentes condiciones de salud y longevidad, señaló cinco denominadores comunes:
  • La herencia, es decir, tener antepasados longevos.
  • Una dieta escasa, alrededor de dos tercios del promedio de calorías de la dieta estándar actual y con muy poca carne.
  • Actividad física mantenida, trabajar, caminar, jugar...en definitiva sentirse activo.
  • Una vida pacífica, lenta y relajada.
  • Social y sexualmente activos hasta muy avanzada edad.

Shirali Muslimov, uno de los individuos estudiados relata:

"Yo nunca he tenido prisa en mi vida y tampoco la tengo ahora para morirme. Hay dos fuentes para una larga vida. Una es un regalo de la naturaleza, y es el aire puro y el agua limpia de las montañas, los frutos de la tierra, la paz y el descanso, y el clima cálido de las tierras altas. La segunda es la gente. Vive mucho quien disfruta de la vida, no se pelea con los demás, no tiene malicia u odio en el corazón, canta mucho y llora poco, se levanta y se retira con el sol, le gusta trabajar y sabe descansar".

Belloc y Breslow junto a colaboradores publicaron diversos informes acerca de un estudio desarrollado por el laboratorio de población humana del departamento de salud pública del estado de California. Se llevó a cabo una encuesta en 1965 sobre una muestra de 6.928 personas adultas, a los cinco años y medio se volvió a encuestar a esas mismas personas. Los resultados de esa encuesta indicaron que siete hábitos de vida correlacionaban con un mejor estado de salud en quienes lo practicaban regularmente:

  1. 1. Dormir entre siete u ocho horas diarias.
  2. 2. Tomar desayuno diariamente.
  3. 3. No tomar alimentos nunca o casi nunca entre comidas.
  4. 4. Mantenerse en el peso adecuado a la altura o próximo a ello.
  5. 5. No fumar.
  6. 6. No tomar alcohol o hacerlo moderadamente.
  7. 7. Llevar a cabo una actividad física regular.

El primer seguimiento confirmó la correlación entre hábitos de vida y salud, mostrando que la proporción de hombres y mujeres para todos los grupos de edad que habían muerto a lo largo de los cinco años y medio era menor para el colectivo de aquellos que mantenían la práctica de los hábitos de salud anteriores.

Belloc y Breslow catalogaron la ausencia de dichos hábitos o la presencia de sus contrarios como factores de riesgo: dormir poco, una dieta irregular, exceso de peso, fumar, abusar del alcohol o un patrón sedentario de vida.

Dicho todo esto, sin duda alguna algo nos hace pensar que, al menos un alto porcentaje de salud/enfermedad está en nuestras manos. En la actualidad existe un bombardeo de información exagerado en cuanto a qué debemos hacer y qué no debemos hacer, qué hábitos de vida tenemos que llevar y cuáles son perjudiciales, pero ¿Qué información es válida y cuál debemos descartar? La respuesta es BASTANTE compleja...

En mi opinión, basándome en mi experiencia personal y lo que he aprendido hasta el momento diría que NUNCA nos quedáramos con una sola respuesta. Somos seres pensantes que deberíamos investigar, leer y sobre todo, escuchar a nuestro cuerpo/mente, cosa que hoy en día nos resulta bastante difícil a tod@s.
No creo que sea solo un cambio del tipo "voy a empezar a comer más ensalada", que también, se debería ir más allá y hacer un cambio de mentalidad en todos los sentidos: ser más críticos y exigentes con las cosas realmente importantes y ser conscientes a la vez de la repercusión y el efecto que provoca nuestro estilo de vida en nuestro entorno tanto más cercano como no tan cercano.Al mencionar palabras tales como críticos y exigentes parece que me refiera a una actitud irascible o incluso agresiva ante la vida y para nada es así. Más bien me refiero a simplificar nuestra vida en todos los sentidos ¡Un "take it easy" como un imperio!


Comentarios