Este joven patentó todos los elementos de la tabla periódica y la razón es bastante extraña

Compartir
Este joven patentó todos los elementos de la tabla periódica y la razón es bastante extraña

Un joven chileno patentó los elementos de la tabla periódica, buscando que las empresas paguen impuestos por generar productos químicos. Sin embargo, no quería quedarse con el dinero sino que perseguía un fin bastante noble.


[También te puede interesar:
Estas 3 cosas terribles le pasan a las orcas en cautiverio]  

Alberto Barriga es un joven empresario de Concepción (Chile) que el pasado jueves 26 acudió a una notaría de la ciudad para efectuar un curioso trámite: inscribió los 119 elementos de la tabla periódica a su nombre.


Alberto Barriga patentó los elementos de la tabla periódica

Recientemente, según publicó el portal Soy Concepción, Barriga declaró ser dueño de la partícula de cada uno de los 118 elementos: “Las primeras personas en el mundo tenían todo a su disposición y hoy ya no queda casi nada, todo tiene un dueño. Pero nos dimos cuenta que existe un vacío legal, del cual nadie se había hecho cargo. Se trata del átomo de cada elemento que acabamos de inscribir, no existe una ley química que regule esta área a nivel internacional”, sostuvo el joven.

Alberto Barriga y otro miembro de su fundación

Por una causa

La idea de Barriga es poder hacer un cobro de impuesto, mensual o anual, a todas las empresas que generen utilidades con el uso de los compuestos químicos de la tabla periódica, y con esos dineros -recaudados por la ONU-, a través de programas de inversión, desarrollar con SIDIS Foundation -su empresa- proyectos privados de educación y tecnología, “que sigan aportando al mundo y le demos una opción a la gente para que vuelva a creer en algo”, explicó Barriga.

Asimismo, en los próximos meses, Barriga y su equipo de SIDIS Foundation, se reunirán en Estados Unidos con representantes de la Organización de Naciones Unidas, para diagnosticar la mejor fórmula para recolectar y operar con los recursos de las empresas.  

Esta no es la única vez que un chileno hace noticia por inscribir un objeto raro ante notario. En 1954 el abogado chileno Jenaro Gajardo Vera reclamó ser el dueño legítimo de la Luna. El talquino pudo concretar su insólita petición oficial porque la ley chilena permitía solicitar un título sobre una propiedad no reclamada.

Fuentes:
Comentarios