Este hombre salvó la vida de 2,4 millones de bebés... Y no es médico ni nada parecido

Compartir
Este hombre salvó la vida de 2,4 millones de bebés... Y no es médico ni nada parecido

¿Dos millones de bebés? ¿Realmente alguien ayudó a salvar tantas vidas? ¿Y no es médico? ¿Cómo lo hizo?


Si te suena asombroso, deberías replantearte algunas cosas, porque lo hizo de una forma que podría imitar casi cualquiera de nosotros: donando sangre.

¿Imaginas cómo sería el mundo si cada uno de nosotros no salvara dos millones, sino unas miles de vidas? No necesitaríamos demasiado esfuerzo para hacerlo.  La donación de sangre durante más de 50 años de este hombre australiano le ha salvado la vida a más de dos millones de bebés. ¡Todos deberíamos imitarlo!     

[También te puede interesar:
Qué es la autofagia y cómo puedes potenciarla en tu cuerpo para rejuvenecer tus células]  


Se descubrió que su sangre contenía un anticuerpo inusualmente fuerte y persistente llamado inmunoglobulina

¿Quién es James Harrison? 

James Harrison nació en 1936 en Australia. A la edad de 14 años, fue sometido a una operación quirúrgica en el pecho, que requirió la transfusión de trece litros de sangre y tras la que requirió de meses de hospitalización. Tras la experiencia, hizo la promesa de comenzar a donar sangre en cuanto cumpliese la edad legal para ello en Australia, entonces de dieciocho años.

Harrison comenzó a donar en 1954 y hoy se le conoce en Australia como “brazo de oro”. Tras las primeras donaciones, se descubrió que su sangre contenía un anticuerpo inusualmente fuerte y persistente llamado inmunoglobulina el cual se usa para evitar una respuesta inmune al tipo sanguíneo Rh positivo en las personas con el tipo sanguíneo Rh negativo.

Este anticuerpo que se obtiene de su peculiar sangre se administra a mujeres con Rh negativo madres de bebés de Rh positivo, durante y después del embarazo, para evitar la creación de anticuerpos contra la sangre de un niño Rh positivo. Esos anticuerpos, con el fenómeno de incompatibilidad posterior, hacen que aparezca la enfermedad de Rhesus, la forma más común de la enfermedad hemolítica del recién nacido (HDN).

La singularidad de su sangre se consideró tan importante que su vida se aseguró por un millón de dólares tras el descubrimiento.​ Las investigaciones basadas en su plasma acabaron en la creación de la inmunoglobulina anti-D comercial comúnmente conocida como RhoGAM.

Salvando millones de vidas

A través de las donaciones de su plasma, se estima que Harrison ha ayudado a evitar que mueran más de 2.4 millones de niños a causa de HDN. Harrison llegó a su donación número 1.000 en mayo de 2011. Esto se traduce en un promedio de una donación cada tres semanas durante 57 años.

¡Todos deberíamos imitar su generosidad!

Fuente:
Etiquetas: Donar sangre
Comentarios