Este hombre abusó de las bebidas energizantes y su vida no volverá a ser la misma

Compartir
Este hombre abusó de las bebidas energizantes y su vida no volverá a ser la misma

Un joven californiano perdió la mitad de su cráneo por el abuso de una sustancia que creía inofensiva: las bebidas energizantes.


[También te puede interesar:
Este cirujano inventó una forma de salvar "corazones que iban a la basura"]  

Austin White, nativo de California, Estados Unidos, tuvo un accidente que fue relatado por su esposa Brianna Jo en la red social Facebook.

El joven White publicó en septiembre del año pasado, que la relación “no ha sido fácil para Brianna ni para mí. Conmigo entrando y saliendo de la ciudad por trabajo”

Brianna estaba embarazada y hacía lo posible por mantenerse sana y emocionalmente estable, a pesar de no contar con la compañía de su amado durante los difíciles días en que presentaba problemas por su condición. Austin trabajaba día y noche, por lo que tenía que mantenerse despierto de alguna forma.


Brianna y Walter luego de las cirugias

Efectos colaterales

Austin se mantenía despierto mediante las reconocidas bebidas energéticas. Su costumbre por beberlas le causó una muy compleja hemorragia cerebral que lo dejó con la mitad de su cráneo.

“Se supone que estar embarazada es algo increíble. Creas nueva vida. Sientes amor incondicional por alguien a quien ni conoces”, recordó la chica. “Austin y yo estábamos emocionados por conocer a nuestro pequeño. Por llevarlo a casa y ser una familia”, continuó.

A pesar de eso, un día ella se fue a dormir y despertó con el llamado de su suegra. “Austin tuvo un grave accidente”, le dijo.

Condujo al recinto asistencial. Ahí se enteró de la cruda realidad: Austin había tenido una grave hemorragia cerebral y tuvo que realizarse una cirugía que duró cerca de 6 horas.  

“Tras esperar, pudimos verle. Mientras todos se fijaban en su cara casi irreconocible, enganchado a tubos y máquinas, yo sólo vi a sus padres. Vi la luz abandonar los ojos de su madre cuando vio a su hijo ahí tumbado. Vi a su padre romper a llorar mientras abrazaba a su esposa. No sabían si su hijo se despertaría", rememoró Brianna.

Luego de varios estudios, los especialistas determinaron que la causa de la hemorragia fue el reciente consumo excesivo de bebidas energéticas, un hábito que, aseguran, adquirió cuando comenzó a tener turnos de trabajo más largos. 

 “Hubo un momento, cuando estaba sentada junto a su cama rezando para que estuviera bien, que supe que no me rendiría. Nuestra vida se volvería un desastre, pero iba a estar a su lado a pesar de todo", escribió Brianna.

Su bebé nació al tiempo que Walter se recuperó

Un milagro

“Tras 2 semanas de vivir en el hospital sin saber si sobreviviría, volvimos a casa. Había llegado mi hora de dar a luz”, afirmó Brianna.

Todo estaba planeado para que Austin fuera quien cortara el cordón umbilical del pequeño y, juntos, lo vieran nacer. Pero no ocurrió así.  Sin embargo, de acuerdo al relato de la chica, “cuando estaba dando a luz, ocurrió un milagro”. Austin despertó.

Tras nuevas cirugías y tratamientos, Austin comenzó a mejorar, aunque es probable que no vuelva a ser el mismo, además de que perdió, como se ve en las fotogrfías, una parte importante del cráneo.

Brianna compartió su crudo testimonio esperando crear conciencia: no vale la pena arriesgar el resto de la vida para mantenerse alerta y trabajando unas horas demás.

Fuente:
Comentarios