¿Estás seguro de que estás lavando "bien" tus platos?

Compartir
¿Estás seguro de que estás lavando "bien" tus platos?

Dentro de las cosas que hacemos todos los días, lavar los platos es solo una tarea más, y la que, por cierto, muchas personas detestan. Pero al ser algo tan habitual, puede que ya lo hagamos como en "piloto automático", sin prestar atención a si realmente lo estamos haciendo "bien". 


¿Qué quiere decir esto? Que al lavar hay muchas personas que, por ejemplo, dejan corriendo el agua del grifo, o empapan de detergente la esponja cada vez que lavan un plato, sin darse cuenta que podrían hacerlo de otra manera, y que con ese pequeño cambio, ¡están ayudando mucho más de lo que podrían imaginarse! 

[Lee también: 14 peculiaridades del agua que te impactarán]

Dejar el agua corriendo mientras enjabonas los platos puede hacer que derroches, sin hacerlo a propósito, de 15 a 30 (¡y hasta 50!) litros de agua. Y esto no solo incide en tu casa, aunque así lo parezca. Si te alejas un poco y lo piensas en grande, hay alrededor de 663 millones de personas que carecen de acceso a fuentes de agua adecuadas en todo el mundo. ¿Vale la pena entonces no hacer un esfuerzo tan pequeño? 

[Lee también:  4 de cada 10 niños no tendrán acceso al agua en 2040 si todo sigue como está]


¿Cómo lavar los platos de forma consciente? 

  1. Usa un bol o el mismo fregadero con un tapón. Coloca alrededor de medio litro de agua (puede ser tibia si tienes cosas engrasadas que lavar; si no, procura usar agua fría para ahorrar energía). A ese agua ponle un chorrito de detergente, revuelve y usa ese líquido para enjabonar tus utensilios. Si hay platos u ollas con restos de comida que no puedes quitar tan fácilmente, déjalas un rato en remojo y luego lávalas. 
  2. Cuando hayas enjabonado bien todo, abre el grifo (¡recién ahí!) y enjuaga bien. 

[Lee también:  31 cosas que podemos hacer en nuestro hogar para cuidar el agua]

Otros consejos para lavar los platos sin poner el "automático"

  1. Revisa periódicamente tus grifos para evitar que haya pérdidas o fugas sin reparar. Un goteo de una gota por segundo desperdicia cerca de 10 mil litros de agua por año. 
  2. A los grifos se le pueden instalar mecanismos especiales para que el agua salga en menor cantidad y a mayor presión, para ahorrar más. 
  3. Si tienes un jardín, incluso puedes aprovechar el agua de lluvia (que juntas con solo dejar una cubeta afuera) para lavar. 
  4. Escoge un detergente que sea biodegradable; evita los que tengan amoníaco y lavandina, ya que además de poder dañar tu piel, contaminan el agua. Aunque sea un poco más costoso, usarás menos. O también puedes fabricarlo tú mismo con la receta que te pasaremos debajo. 

¿Cómo hacer un detergente ecológico casero para lavar los platos?

Ingredientes:

  • 2 tazas de vinagre blanco
  • 6 tazas de agua
  • 1 taza de jabón rallado (jabón natural o de glicerina) 
  • Jugo de 1 limón
  • 4 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Un puñado de sal gruesa
Preparación: 

  1. Ralla el jabón. Ponlo en una olla junto con el vinagre y el agua. Caliéntalo en el fuego. Cuando hierva, baja el fuego y déjalo en mínimo. Añade la sal, revuelve bien. Ahora haz lo mismo con el limón y el bicarbonato.
  2. Deja enfriar y rellena un recipiente (¡mejor si puedes reutilizar uno viejo!). 

¿Cómo desinfectar una esponja de cocina para no comprar una nueva?

Solo necesitarás agua oxigenada y un bol.

Para desinfectar tu esponja, añade de 2 a 3 pulgadas de agua oxigenada en el recipiente. Pon tu esponja. Verás cómo comienzan a formarse burbujas. Déjalo actuar. Luego, voltéala y déjala nuevamente otros minutos más. Por último, enjuaga bien.

Fuente:
Comentarios