Esta sencilla técnica eliminará el 25% de las toxinas de tu cuerpo

Compartir
Esta sencilla técnica eliminará el 25% de las toxinas de tu cuerpo

Si quieres sentirte bien, y que además tu piel luzca increíble, te encantará esta técnica que te presentamos hoy.


Sólo necesitarás un cepillo de cerdas vegetales y un poco de constancia. Luego verás cómo mejora notablemente tu piel, además de sentirte más saludable.

cepillado en seco

La piel es el órgano excretor más grande que tiene el cuerpo, y es el último filtro de las toxinas. Además, es un reflejo de nuestra salud interna. Por eso, a través de ella podemos limpiarnos también por dentro.

¿De qué se trata?

Debes tomar un cepillo de cerdas vegetales, y cepillarte todo el cuerpo, en seco. Lo único que debes respetar es cepillar siempre en dirección al corazón. La dirección favorece al drenaje linfático.

Es una técnica cuya fortaleza está básicamente en el hábito. Puedes realizarlo una o dos veces por día, por la mañana o la noche, pero lo importante es que sea constante.

Este proceso ayuda a acelerar la eliminación de toxinas que afectan nuestro organismo: con ella puedes acabar hasta con un cuarto de las toxinas que aún no han sido eliminadas.

También favorece la regeneración de células, la circulación y la exfoliación. Por lo que tu piel se verá increíble rápidamente. Le dirás adiós a las molestas manchitas, y tu piel se verá más tersa y brillante.

El cepillado en seco, por otro lado, ayuda a ablandar los depósitos de grasa dura que están debajo de la piel, distribuyéndola de manera uniforme. Esto puede reducir notablemente la celulitis.

Cepillo de cerdas vegetales

Para que te dé resultado, primero, debes conseguir un cepillo apropiado. No tiene que ser de plástico, sino de cerdas vegetales.

El cepillado tiene que ser firme pero no doloroso. La piel puede quedar levemente rosada después de la sesión de cepillado, pero no roja. Siendo suave pero constante notarás mejores resultados.

Cepilla todo tu cuerpo, incluída las plantas de los pies, pero evita la cara, los genitales u otras zonas extremadamente sensibles o irritables.

Finalmente, sé constante. Verás los beneficios en tanto repitas el proceso durante todos los días. Lo ideal es que le busques un momento dentro de tu rutina diaria, así lo incorporas como un hábito.

Fuentes:
BBC
Comentarios