Esta popular y “milagrosa” dieta en realidad destruye todo tu cuerpo

Compartir
Esta popular y “milagrosa” dieta en realidad destruye todo tu cuerpo

El deseo por tener un cuerpo ideal es compartido por casi todas la personas, y eso es porque constantemente se nos impone un único ideal de belleza que no deja lugar a cuerpos diferentes. Lo más grave de esa imposición es que muchas veces nos hace desear que existan prácticas milagrosas y a seguir rutinas  que parecen dar resultados, pero en realidad nos están haciendo daño.


Una dieta que se ha vuelto muy popular en los últimos meses es la dieta CICO (Calorías in, Calorías out), que se ha vuelto viral por Internet por lo rápido que sus efectos se manifiestan en el cuerpo. Pero mientras que sus efectos no tienen demasiada lógica, es además terriblemente peligrosa.

La dieta CICO consiste básicamente en llevar un control de las calorías que entran (las que ingerimos con la comida) y salen (las que quemamos en el día a día o por el ejercicio) de nuestro cuerpo. En principio parece una buena idea: al reducir nuestro consumo calórico, dejaremos atrás esos kilitos de más, ¿cierto? Y los resultados realmente son inmediatos.


Casi todos los que la practican quieren perder peso rápidamente.

Pero este sistema tiene una falla fatal que puede afectar nuestra salud a largo plazo. El problema es que la dieta CICO no diferencia entre alimentos o ingredientes saludables, solo su contenido calórico. Según su lógica, podemos tener un maratón de comida chatarra, llevar la cuenta y simplemente quemarlas en el gimnasio. La realidad es bastante distinta.

Algunos alimentos ultra-procesados pueden ser bajos en calorías pero aun así contener un exceso de azúcar, grasas de baja calidad, sal y aditivos. A simple vista estamos perdiendo peso, pero nos arriesgamos incrementar nuestros niveles de colesterol, triglicéridos y tensión arterial, lo que nos hace vulnerables a enfermedades cardiovasculares.

Las dietas muy bajas en calorías pueden poner en peligro nuestra salud incluso cuando incluyen alimentos saludables. La clave es entender que la obesidad y la pérdida de peso no dependen únicamente de las calorías. Hay que considerar factores genéticos, metabólicos, el estrés, el sueño y mucho más. Es por eso que el conteo de calorías fue un fracaso desde el principio.

La dieta CICO no diferencia entre ingredientes saludables y procesados.

Por si fuera poco, la dieta CICO y otras similares son atractivas porque dan resultados rápidamente, pero nadie las pondría en práctica si los efectos secundarios también aparecieran de inmediato.

Según el especialista Giuseppe Russolillo, de la Academia Española de Nutrición y Dietética, lo mejor para perder peso es acudir a un nutricionista profesional. En casos  de obesidad, un seguimiento de un año es recomendable, porque de esta manera el paciente adquiere hábitos alimenticios sanos. Cuando solo se necesitan perder algunos kilos, un plan mucho más corto puede ser la solución.

Recuerda: no se trata de estar a dieta todo el tiempo, sino de aprender a comer de forma saludable, sin atajos ni riesgos para el organismo.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuente:
Etiquetas: salud
Comentarios